6 sep. 2005

Conversaciones panzistas

Todo comenzó al darme cuenta que con mis hermanos tengo conversaciones a un nivel que hace rato no experimentaba. Tal vez porque acá y con ellos siento que sí tengo derecho de comentar sobre la situación política, de hablar sobre problemas de la actualidad, y que puedo criticar lo que veo y nadie me va a decir "Love it or leave it". Argumentar con ellos es enriquecedor, aprendo tanto independientemente de cual posición esté defendiendo que me siento como ganadora aunque me trasteen con los argumentos que manejan: simplemente aprendo demasiado de ellos. Aplican técnicas de debate en cualquier discusión, donde defienden sus puntos con argumentos convincentes y ejemplos que el otro comprenda, basado en buena información, jamás dirían que "así siempre se ha hecho y por eso hay que hacerlo así" . Hay apertura al diálogo a pesar de nuestros puntos de vista divergentes, y no necesariamente en la búsqueda de un punto en común. Simplemente es nuestra manera de hacer inventario ideológico, de analizar que es lo que sucede en nuestras cabezas y que nos está influenciando. Cuando conversamos de un tema, se discute para buscar conclusiones, rebotar ideas y es casi un brainstorm. Si se habla de "el huracán", hablamos sobre "la velocidad de respuesta para los afectados de Katrina" lo mismo que podriamos hablar de experiencias en huracanes pasados, causas o razones para que las personas no hayan salido de Nueva Orleans, efectos a largo plazo, la reaccion del gobierno y más.


Tal vez el culpable de que no tenga conversaciones enriquecedoras más a menudo es el pesimo habito que tengo de jugar del abogado del diablo, solo para saber como piensa la otra persona. No lo que piensa, sino como : la forma que lo hace, como hila ideas, saca conclusiones, infiere datos de diversas fuentes para llegar a probar hipotesis. Es como una lucha mental, como un jogo de capoeira. Enfrentarse, no para hacer papilla del contrincante sino para experimentar y aprender nuevos movimientos y contra ataques. Supongo que a la población general no le gusta, le parece que estoy "peleando" y que no los voy a querer si no estan de acuerdo conmibo. Por eso, generalmente aviso que voy a hacer de abogado del diablo, pero otras veces, sobre todo cuando no estoy muy convencida del tema, agarro el punto de vista contrario al otro para escuchar sus argumentos y abrirme a la posibilidad que me convenzan. Mi último encuentro en tierra tica de ese tipo fue respecto a Sin City, gracias a esas conversaciones he pasado de odiarla a entender su rol en el mundo cinematográfico del momento. Mis hermanos entienden esta dialéctica, despues de todo, fue aprendida en el seno paterno. Ellos juegan conmigo y es una competencia donde ninguno pierde y uno sale energetizado, con las neuronas en movimiento y muchas ganas del "rematch". Estas conversaciones surgen no solo cuando el conocimiento esta presente y se maneja bien, sino que independientemente de si tenemos una perspectiva definida al respecto... en el mundo externo podemos no estar convencidos, pero para fines de conversación nos agarramos del punto A o B. Es casi como un ejercicio de sofistas, olimpiadas de solipsistas, demagogia y retórica. Es divertido y enriquecedor. Terminando las discusiones ya conocemos argumentos en pro y en contra y la mente mucho más clara con respecto al asunto. Por lo menos hasta que hablemos con alguien que nos de argumentos mejor sustentados y nos demuestre que hay otros puntos que no conocíamos a tomar en consideración.


No es tampoco polemizar solo por buscar el conflicto, porque no tiene que ver con atacar o sentirme personalmente atacada, es el comprobar que la persona piensa por si misma. Que si me dice algo es porque lo cree asi, no porque es lo que piensa que quiero escuchar. Tampoco es que tengamos que ver la vida desde polos opuestos, pero hay graduaciones y variaciones de tono y fuerza en argumentos... yo puedo creer en el derecho de la mujer para decidir si aborta o no, y la otra persona puede estar de acuerdo excepto para X, Y o Z situaciones, o simplemente solo lo consideraria aceptable cuando ambas vidas corren peligro o lo que fuera. El poder compartir las opiniones, no para llegar a un acuerdo, sino para saber como piensa la otra persona, que hay en su cerebro y como razona.


Esa naturaleza de polarizar las conversaciones, de utilizar la conversación como una herramienta que me dice no tanto lo que piensa alguien respecto a un tema sino cómo llega a sus conclusiones es parte de mi formación. Por lo general me llevo mucho mejor con gente que piensa opuesto a mi en muchos aspectos pero quienes pueden sustentar su posición con argumentos coherentes, y no tan bien con alguien que puede que digan pensar lo mismo que yo en ciertos aspectos pero que no lo puedan justificar. Alguien que es agua tibia, panzista, amigo de todos y de confianza de nadie... me dan mala espina. Básicamente me levanta roncha el panzismo. Ya desde hace unos días vengo rumiando esa reacción. Desconfio de alguien que oculta sus fallas, a quien todos le caen bien, que no se deja decir un comentario negativo sobre nadie ni nada. Que igual puede ser amigo de skinheads neonazis y de hippies, y no se da cuenta que su falta de compromiso deja mucho que desear. La persona que no insulta de frente sino que serrucha el piso. Que habla y habla sobre un tema pero se reúsa a dar su opinion. Cuyos estudios o escritos son un rejuntado de textos encontrados en otras fuentes y no creacion propia. Cual es el punto de escribir algo de lo que uno no tiene una perspectiva definida? O dar un discurso de algo que a uno no le importa? Para que esta gastando su tiempo y el nuestro si no tiene nada que aportar al tema? Aunque sea aportar un lado cómico, una sátira, reirse del asunto, criticar la situación, compartir su confusión.


El conversar, el discutir y el dialogar es un arte. Un duelo de ideas, un debate de conceptos. Alguien que sea capaz de conversar conmigo en ese nivel se lleva todos los puntos. Alguien quien no sea capaz de conversar deliciosamente aunque sea de un par de temas se pierde de un maravilloso pasatiempo.

3 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Talk To Me!

I'm smart!

9:12 p. m.  
Blogger Onironauta dijo...

ya voy entendiendo! ja! cuando quiera podemos entrar en debate! ;) sentimientos sobre razón! :)

12:28 a. m.  
Blogger akxi dijo...

Discutir es genial! aunque admito q ese tipo de conversaciones enriquecedoras en realidad sólo las puedo tener con mi hermano menor, los otros dos, sobretodo el q me sigue a mí, es una discusión muerta, siempre acabamos peleando y el mae no respeta mis opiniones, es más me trata d imponer las de él, eso no lo soporto, es 0 dmocrático y cree q es dueño de la verdad...

Pero ni modo, ya c en q temas no meterme con él.

Me uno al club de los abogados del diablo incomprendidos.

Saludos.

10:01 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal