20 sep. 2005

Equipaje

Si empacar bien una maleta es un arte, el viajar con mochila debe ser una expresión de arte postmoderno. En las maletas de antes, uno tenía una superficie plana y rígida en la que yacía las camisas, pantalones y demás aditamentos del viajero de tal manera que no se arrugaran. Había recomendaciones para envolver las blusas con papel de seda para evitar que se mancharan, poner los zapatos en sus bolsitos especiales con lanolina para brillarlos y mantener el cuero en perfecto estado y utilizar la barrita para poner los pantalones sin que se les hicieran muchas arrugas.

Una mochila? Meta todo a como pueda con tal que ocupe el menor espacio y las capas exteriores protejan cualquier cosita quebrable que haya en el interior. Dese por vencido con las arrugas y cargue una planchita viajera, o aprenda a viajar con ropa que no se vea tan mal arrugada o se planche facilmente con el calor del cuerpo. Que hacer rollitos con la ropa... que empacar por niveles, que utilizar la técnica del armario, que utilizar las medias para rellenar zapatos, esquinas y ángulos del maletín, que las cosas livianas van abajo y las pesadas arriba, que las pesadas van contra el cuerpo y las livianas hacia el exterior. Mi técnica? Meter lo esencial y usar la ropa sucia como el equivalente viajero de los packing peanuts. Calzones, bufandas, brassieres, camisetas, pantalones... todo va metido en esquinas. Lo que me toca es rogar que no sea el agente guapo de aduanas al que le toque rebuscar entre mis medias cochinas. Si es la señora amargada, pues me da igual.

Equipaje de mano? Averiguar el máximo tamaño permitido y llenarlo con las cremas, cosméticos, lociones y champú. Cualquier botella que vaya en la maleta explotará y llenará todo de pasta blanca... mejor prevenir. Zapatos cómodos, cartera con pasaporte listo, y esperar que no haya límite de peso para el equipaje.

Tengo en mis genes esa manía de cargar tiliches. Conzco gente que para la playa una semana empacan una de esas bolsitas para cargar los tacos d fut. 2 bikinis, un vestido, un short, el cepillo de dientes, jabón y una peinilla. 2 pares d calzones 1 brassiere 1 camisa y listo. Yo? viajo hasta con botiquín de primeros auxilios. Tengo varios libros, porque no sé si me cansaré de uno, y mejor tener opciones. Llevo mi diario, ropa elegante para paris, muchos pares de zapatos, cosméticos, y decenas de bufandas y pañoletas. Creo que hay algunas prendas que con costos usé una sola vez. Otras que ni las miré. Sin embargo no puedo evitar empacarlas porque tengo la certeza que de no haberlas llevado se me hubieran presentado mil y una oportunidades para lamentarme de su ausencia. Mañana salimos de casa a las 4am. El vuelo de mi hermana sale a las 650 y el mío a las 8:15, pero llegamos a San José con apenas 15 minutos de diferencia. Mañana se termina este hiato en mi vida y pasado mañana regreso al laburo. A ver a los compañeros de trabajo, a la rutina diaria y al despertarme a las 5am. A los cafés con amigos, las reuniones de tomar vinito y comer queso, las caminatas por el boulevard central. A los buses ineficientes, un tren que ojalá y esté funcionando y ganas de seguir para adelante. A mis gatos, la subida de 3 pisos para llegar a mi casa, y el típico desorden con las comidas por falta de tiempo y organización.

Mi vida para muchos podrá ser como mis maletas, llena de cosas necesarias y otras superfluas. Pero todo tiene su razón de ser y justificación para estar ahí, y aunque sean cosas que a la larga no me serán de provecho, si no estuvieran sé que me harían falta.

2 Comentarios:

Blogger Javier el Gusanoide dijo...

Espero que no haya empacado mi CD con sus calzones LOL

Al fin aparecio su maleta??

12:29 p. m.  
Blogger medea dijo...

si. Su cd iba con mis calzones y todo el resto de mi ropa :(

manana en el SJO sabre si llego mi maleta o no...

1:16 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal