25 oct. 2005

Cuatro ojos son mejores que dos

Ya me había acostumbrado a mi vista borrosa e incapacidad de leer placas, de observar naturaleza o leer los nombres de los buses. Me la jugaba reconociendo los colores de pintura, distinguiendo más o menos la forma de las letras y en cualquier cas en Monteverde no había buses con cuales confundirse. Disfrutaba la naturaleza a mi modo: distinguía cantos y aleteos y así reconocía algunas aves, las flores las veía de cerca, la luna me acostumbré a verla gris parejo, y recordaba las estrellas que ya no distinguía en el cielo: de por si en Monteverde siempre estaba nublado y cuando no, hacía un frío endemoniado y uno no saldría a ver estrellas al no ser que tuviera con quien compartir colchoneta y calentar la sábana y para tal caso las estrellas como que rápidamente perdián protagonismo. Eventualmente regresé a San José y para sorpresa mía, los buses azules con rojo de Sabanilla-Betania los habían quitado, y cambiado por carcachas de diferentes colores, unicamente distinguidos por un papel pegado a la ventana. Fui a ver Shrek2 y me perdí de todos los chistes que suceden en segundos y terceros planos por no poder leer los nombres de las tiendas o los avisos en el pueblo de Fiona. Pedía un combo en un restaurante y después me fijaba en el precio en la factura, o casi que me encaramaba en el mostrador a tratar de descifrar el menú: abriendo, cerrando, haciendo bizco y apretando los ojos lograba leer el menú luminoso. Había llegado el momento de hacerme un examen de la vista.
Para ese entonces recibí mi pago por un protagónico en una radionovela y con ese dinerito me dirigí a la óptica. Me hicieron el examen, escogí los aros y me pidieron hacerme el examen nuevamente por que los números estaban un poco raros. No había nada malo con los resultados y el diagnóstico se mantuvo: Astigmatismo en ambos ojos, miopía en uno e hipermetropía en el otro. O sea, mi córnea irregular hace que en un ojo no vea de lejos y en el otro no vea de cerca y en ambos vea borroso. A la semana pasé por mis nuevos anteojos y al salir, descubrí que estaba en una Costa Rica diferente. Los lentes me abrieron nuevamente el panorama: distinguía las hojas en los árboles! Los anuncios en los buses! Los precios en los restaurantes! Podía ver rostros y distinguir facciones, subirme a los buses correctos, ver películas en el cine en idiomas extranjeros leyendo subtítulos y en aquellas raras noches despejadas, voltear la vista al cielo y disfrutar de las estrel.. bueno, de venus o marte. La luna nuevamente tenía mares y el hombre de la luna me guiñaba el ojo en compañerismo. Por otra parte... Demonios! que montón de chingas de cigarro! Que asco las ventanas de mi casa... y estas pecas en la cara.. de dónde y cuándo salieron? Mis anteojitos los conseguí con lentes transitions así que hacían de lentes de sol también. Ya no podría esconder la mirada detrás de vidrios oscuros cuando estuviera a la sombra, pero como ventaja no tendría que andar cargando lentes oscuros en un estuche para que cada vez que los necesitara recordara que los había dejado metidos en la otra cartera.

No soy novata en el mundo de la corrección de visión: hace unos 6 años usaba anteojos hasta que un día que me estaba probando ropa me olvidé que los tenía puestos, me quité la camisa y al chocar con los anteojos me rompí el párpado con ese colochito metálico que los mantiene posicionados sobre la nariz. Desde ese día los pensioné. Los lentes de contacto eran demasiada responsabilidad para alguien como yo, quien se olvida de desmaquillarse en las noches o se queda dormida en cualquier lado. Así que mi opción era conseguirme unas "gafas": ojalá de pasta moldeada para que no tuvieran colochos mutiladores oculares. Sin embargo, como compré los anteojos en oferta, solo podía escoger de una selección particular de aros en las que no habían de pasta, solo metálicos. Adiós mis sueños de usar anteojos a lo Lisa Loeb. Ahora ando con ganas de comprarme otro par para poder variar el look de vez en cuando y también tener un par de emergencia. Ayer llegué al trabajo y no tenía anteojos. Me entró un malestar en el estómago, sudaba frío y me sentía mareada solo de pensar en que me podría dar dolor de cabeza el trabajar sin ellos todo el día. Por dicha mi hermana pasó a dejarmelos y nuevamente respiré tranquila. Ya no es solo una necesidad física sino sicológica. Dependo de mis anteojos, los uso todo el día y solo me los he quitado de noche cuando salgo a algún bar como el RetroviSauna o un bus lleno en una tarde lluviosa donde odiosamente se me empañan.

Creo que los anteojos son atractivos. Son un marco para la mirada y le agregan un no se qué a la personalidad. Me gusta que con anteojos tenga expresiones que sin anteojos serían imposibles. Como mirar a alguien por encima de los anteojos, quitármelos y limpiarlos pensativamente, bajarlos por el puente de la nariz para ver algo con detenimiento, etc. Alzar las cejas es mucho más divertido cuando hay una línea horizontal sobre la que se elevan. Hasta son un arma perfecta de seducción: tengo grabada en la mente una ocasión donde estaba con un chico que me gustaba mucho mucho conversando tranquilamente, hasta que con una sonrisa toda malosilla se quitó los anteojos, y sin desviar la mirada de mis ojos los dobló lentamente, los puso sobre la mesa y se acercó para besarme. Quedé derretida. De lo que se pierden aquellas personas que creen a Dorothy Parker con su: "boys don't make passes at girls who wear glasses". Esa frase ha sido el dolor de cabeza de generaciones de chicas inseguras: traducido libremente dice que "los niños no le hacen ojos a las niñas con anteojos". No se dieron cuenta que lo más probable es que los niños que lo creen son los mismos que las prefieren rubias además de tetonas, flacas, tontas y culonas así que tampoco hubiera sido la gran pérdida. O inclusive puede ser una conspiración de los lagartos nocturnos: entre la oscuridad, el humo y la falta de anteojos, va a ser bastante difícil para la presa saber a ciencia cierta si el que está al acecho es lindo o feo. Embellecedor garantizado.

Tom: “You know, without your glasses, you don't look half-bad,”
Heather: “You know, without my glasses, neither do you.”

8 Comentarios:

Blogger Javier el Gusanoide dijo...

Pues yo tambien soy 4 ojos, lo que pasa es uso lentes de contacto xq soy demasiado inquieto y termino despedazando mis anteojos, tengo unos de pasta, pero no me siento "yo".... Y feo y con anteojos.....DAMMIT
A las chicks si me gusta como se les ven....menos a Analú (LOL broma!!)

Apenas tenga plata me opero !!!!!!!

4:16 p. m.  
Blogger Jen® dijo...

hace no mucho tiempo, llegaron a hacernos examen de la vista a la oficina. les mandaron lentes a todos... menos a mí!! a mí no me molestaría usar lentes, al contrario, estoy de acuerdo con su descripción de un buen look. en fin. algún día los necesitaré en serio.

saludines medea!

8:26 p. m.  
Blogger J.S. dijo...

Uno más del ejército 4 ojos :D Aunque desde hace ya un par de años que necesito cambiar los lentes porque mi vista ha empeorado un poco, particularmente mi ojo derecho.

Por algún motivo mejorar la visión no es una prioridad para muchos. Yo necesitaba anteojos desde quizá 1997, pero no fue sino hasta el 2000 que fui a hacerme el examen de la vista y compré los anteojos.

Con anteojos nuevos se ve uno un poco más "simpático", pues no anda arrugando la cara para tratar de enfocar.

10:11 a. m.  
Blogger medea dijo...

gusano, lleguelé a los anteojos! ahorrese la plata de la cirugía e inviértala en un carro sin maleficio... de por si, los anteojos se le ven bastaaaaaaaaante bien.


jen, jeje, así es mi hermano. De los 6 miembros de mi familia, 5 usamos anteojos... él es el único con vista 20-20... grrrrrrrr

js.. además que se elimina esa arruga entre las cejas de estar "squinting" para tratar de enfocar :P

3:15 p. m.  
Blogger amalia dijo...

Yo soy 4 ojos para evitar la migraña. Tuve anteojos de esos asesinos, molestan demasiado.

Ahora tengo unos de pasta y los asesinos, por si acaso. Hablando de más, fui a ASEMBIS y los aros costaron como 8K. A mi me gustaron!

5:00 p. m.  
Blogger EricJ dijo...

Empecé a usar anteojos hace como dos semanas.

Fatiga ocular... Ir a la U es malo para la vista, jeje.

Todavía no me acostumbro y siempre se me olvida ponérmelos. A veces me lo recuerda cuando mi retina se está calcinando por la radiación de la compu.

6:05 p. m.  
Blogger Caro dijo...

Yome negaba al formar parte de los cuatro ojos, pero 6 años viedo compus todos los días me arrastraron del pelo.
Yo opté por los que no tiene aros exactamente, sino que son las patitas pegadas a los lentes directamente. Los primero ni siquiera tenian tormillos, sino que eran flexibles.
Ahora me hacen falta y la ausencia de ellos me llevo a 2 semana de crisis migrañosa cuando se me quebraron.
De acuerdo con Asembis ahi compre los nuevo, del mismo estilo pero esta vez si tienen tornillitos.
Es cierto uno cambia un poco y lo que se ve muchas veces cambia para mejor.

Go Glasses team!

6:42 p. m.  
Anonymous sergio dijo...

Soy otro más de ustedes, desde el 98 me di cuenta que no veía bien la pizarra en el cole, lo más divertido es que cuando uno empieza usar lentes, anda así como descubriendo el mundo, desde hace como 1 año uso lentes de contacto por varias razones, no se empañan, no se ven gotitas de lluvia delante de los ojos, y son más cómodos, pero hay que ser cuidadoso en cuanto higiene, por lo demás puedo usar lentes oscuros y poder ver al mismo tiempo :D

~medea, tengo un amigo con un problema similar al tuyo, miopia en ambos, astigmatismo en uno e hipermetropía en el otro.

10:34 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal