3 nov. 2005

Insatisfacción-confusión

Que genial regresar a esa época donde estar satisfecha con mi vida era más fácil. Cuando por haber pasado todos los cursos del cole ya había cumplido con mis metas. Cuando el paso a seguir era obvio: ir al siguiente año y eventualmente graduarme. Ahora tengo la sensación de estar encerrada en una centena de oportunidades y opciones. Una multiplicidad de caminos para seguir, solo que es necesario tomar la decisión de cual rumbo voy a seguir y encaminarme. Escucho con envidia a aquellos que parecieran tenerlo todo estructurado y arreglado, con planes alternativos en caso de encontrarse inconvenientes en el camino. También me sorprenden aquellos que sin planes a futuro viven felices, sin esa molesta preocupación y sentido de culpa que me invaden cuando me siento a pensar en el asunto.

Ya lo veo como algo casi que patológico, mi falta de planificación: Cuando pinto, rara vez hago croquis o borradores. Cuando escribo no hago lluvias de ideas sobre papel ni esquemas para direccionar el texto. Cuando hago ropa improviso y calculo los detalles, solo me encargo de las medidas principales y estoy dispuesta a descoser, desarmar y variar el diseño hasta que quede satisfactorio. En el mejor de los casos hago un patrón en papel periódico antes. Cuando cocino casi nunca uso recetas y las pocas veces que si, termino improvisando sazones, e instrucciones de preparación y presentación. Tejo sin usar un patrón establecido, y cuando hago hago reparaciones o arreglos ahí voy jugándomela.

Lo que me preocupa es que la vida no es como una blusa que si te quedó terrible la podés esconder en el fondo del closet y no volverla a usar, o razgar y utilizar su tela como limpiones o para algún otro proyecto. La vida no es desechable, y si le eché ingredientes equivocados no puedo dárselo al perro o tirarla a la basura. Sin embargo, tampoco hay patrones para ella, y por más que me siente con reglas, escuadras, curvas francesas y pliegos de papel de periódico, será difícil que me salga un patrón a prueba de tontos.

Cómo hacer un mapa del recorrido cuando ni siquiera reconozco el país en el que me encuentro, ni sé si voy a permanecer en él? Cómo voy a definir quien juega o quien no si no he visto las cartas que están sobre la mesa? Es como escoger el elenco de una obra sin haberla leído. Estaré defininiendo mi vida como monólogo y mañana me daré cuenta que es un musical? O correré el riesgo de comprometer a múltiples personas y resulta que será un "one woman show"?

No sé si quiero desconectar mi cerebro para vivir el presente y dejarme llevar por los instintos o si sería mejor planificar y eliminar la posibilidad de arranques de último momento que vayan contra el plan pre establecido simplemente porque se siente "correcto" para ese momento. Debería agradecer por lo que tengo o siempre desear por más o algo diferente?


7 Comentarios:

Blogger Caro dijo...

He llegado a pensar que a todos los seres huanso nos pasa eso.
A veces pienso que planear es lo peor que se puede hacer, porque si el plan no sale como se trazó todo simplemente se cae.
Por otra parte, a veces no planeo y por culpa de ello pierdo tiempo valioso.
Es un dilema increible. Siempre he querido volver a ser niña, sin preocuparme de que ropa ando puesta, si me llevaron en pijamas a hacer las compras o si de no le caigo bien a alguien que puede causarme problemas.
Es simplemente impresionante ponerse a pensar y descubrir todas las cosas que hay flotando por ahi en nuestras vidas y que tantos cabos sueltos tenemos por ahi.
Yo me declaro miembro del club de los insatisfechos. No he terminado mi primer carrera, no logro ahorrar lo suficiente para sentirme tranquila si pasa una eventualidad, no se que hago con mi tiempo. Parece que hay una oruga como horas que pasa y arrasa con todo mientras yo solo la veo pasar.
También conozco esa confusión que empeora con los "qué hago?" y con los "y si no lo hago qué pasará?".
La zozobra de no saber hacia que dirección ir.
Espero que se aclaren los nublados de su día...
:)

7:03 p. m.  
Blogger Onironauta dijo...

yo me hago esa pregunta todos los dias :(

8:10 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Puña ni la bondad de decirme algo mas medea en el comentario pasado? que gracias mas seco me pusiste.

Usted no me valora, acabo de llegar del brete son las 10 de la noche tengo sueño y tras de eso enciendo la compu SOLO para leer su pagina y ni siquiera unas palabras que digan mae anonimo pura vida, vieras que tal y cual, aunque sea hablada.

Con respecto a este mensaje le voy a decir algo. Usted no sabe nada de la vida y eso la hace maravillosa. Viva su vida sin pensar en como vivirla solo vivala, haga las cosas con la intension de que sean de la mejor manera y lo mejor posible. Lo demas llega como resultado.
No se preocupe por su futuro porque usted no sabe si despues nos vamos a conocer en un bar, yo la invito un trago y simplemente nos enamoramos y vivimos felices para siempre... jijij

Me interesa algo cuente como fue la primera vez que alguien le dio un beso?

att: el ano-nimo

10:22 p. m.  
Blogger beto dijo...

No puedo menos que solidarizarme con tu dilema, A mi edad y sin compromisos realmente importantes de índole sentimental, siempre me asalta el pensamiento de si realmente es aquí donde debería "echar raíces" o hacer como algunos conocidos, rodar mundo y vivir la vida arrastrado por el destino sin preocuparme más que por llegar a vivir un día más. Hay cosas de la vida que ya quisiera tener resueltas pero no se han podido, ya sea por factores económicos o sentimentales, y esos cabos sueltos siendo yo alguien que detesta las cosas inconclusas, se vuelve algo a veces difícil con qué convivir. Yo solo espero que de aquí a diez años no siga haciéndome esas mismas preguntas...

11:47 p. m.  
Anonymous Lia dijo...

Medea nunca se sabe...y si lo tienes todo supuestamente estructurado y va según lo planificado y empiezas a cuestionarte si es eso lo que realmente quieres? Yo creo que dudaré siempre...

6:14 a. m.  
Blogger medea dijo...

caro: a mi también me llevaban al super en piyamas o disfrazada de rockera.. por lo de la oruga, FIJO son un gremio que no solo comen horas sino energía e impulsos.

sanator: y esa fotillo? casi no lo reconozco sin el pelo rojo ronald mc donald :D

beto: y qué vamos a hacer si en 10 años todavía nos estamos haciendo estas preguntas?? Yo creo que siempre dudaré sobre si debo echar raíces o mejor crecer como los "tumbleweeds" en el desierto, o las flores de loto que echan raíces que no las anclan a un lugar.

lia: Gastar todo el tiempo haciendo el plan perfecto para que por un detalle pequeño se imposibilite totalmente. Habrán metas genéricas como "ser feliz"? O será mejor seguir esa máxima de "cria un hijo, siembra un árbol, escribe un libro" para sentir que se dejó huella?


estimad@ anónim@ (porque en estas épocas ya ni se sabe)

Genial que le guste mi página, que llegue a leer y tenga algo que decir al respuesto, aunque no sea capaz de firmarlo. Me parece extraño que haya decidido poner su interés por estos lados sobre todo porque no lo conozco a ud. y ud no me conoce a mi.

Si no digo más al respecto es porque no le doy pelota a los mensajes anónimos. De la misma manera que no me tomo en serio un mensaje anónimo de odio, tampoco me tomo en serio los mensajes anónimos de otra índole. Nada personal... porque al dejar mensajes anónimos renuncia a la individualidad.

8:24 a. m.  
Blogger Sirena dijo...

Iba a decirte quién sabe cuántas cosas pero la verdad es que ese es el dilema existencial de todos y ¿qué podríamos decir? Yo, lo que hago es sentir, tratar de conectarme y sentir si lo que hago es lo que quiero y si lo que siento me hace bien. Si no, pues busco otros horizontes. Eso no me exime, por supuesto, de sentirme bien mientras el otro se va a otros horizontes... pero al menos sé que no me traiciono.

9:30 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal