10 nov. 2005

la chaise d'ombre

Quisiera una Espada del Augurio, para ver más allá de lo evidente. Sé que hay algún sentido en lo que hago, y que de cierta manera hay un plan mayor para el que he estado trabajando, nada más que todavía no sé donde voy a terminar. Las decisiones tomadas en mi vida: estudiar teatro, terminar con parejas en momentos clave, sacrificar mis amistades y conecciones por mudarme a Monteverde, regresar a San José, dedicarme a mi actual trabajo... ninguna se siente equivocada, pero me hacen dudar de cuál será el resultado final y si lograré hacer algo productivo con mi vida a largo plazo. Me asusta la idea de despertar un día y darme cuenta que han pasado 30 años y nada ha cambiado. Hace muchos años soñé que me presentaba en un salón totalmente de blanco, donde había una tarima con 7 o 12 tronos en los que descansaban hombres vestidos de blanco.




En el sueño me comentaron que me habían traido ahí para aclararme algunas dudas de mi vida y asegurarme que iba en buen camino. Me advirtieron que algo se iba a presentar en mi futuro que iba a sacarme de base y habría una larga ausencia y por eso creyeron necesario hablar directamente conmigo. Se acercaba la toma de una decisión aparentemente errada que sin embargo me llevaría a mi destino. Que aunque era una manera más larga, era la correcta. En el viaje que daría aprendería lecciones valiosas que me darían herramientas para surgir, cosa que no sucedería si tomara la decisión más fácil y la ruta más corta. Querían que estuviera tranquila y siguiera el camino escrito. Hay días donde recuerdo más cosas del sueño, otros días donde se me olvidan partes... incluso considero la posibilidad de haberme equivocado de camino y estar ahora en la ruta corta. Por momentos me suena como los horóscopos que se prestan para cualquier interpretación y aplican a cualquier persona, también existe la posibilidad que me lo esté inventando o que sean recuerdos creados. He soñado con esa habitación blanca dos veces en mi vida, y desde este sueño, no lo he vuelto a ver.


No estoy segura si fue un sueño, si estaba soñando despierta o lo leí en algún lugar y me convencí que me había pasado. Indudablemente refleja lo que sucede en mi cabeza... una inseguridad de estar tomando un mal paso, de tambalearme y terminar cayendo, pero con una corriente debajo que me tranquiliza recordándome que si me caigo será porque hay una lección que aprender y esa es la mejor manera de hacerlo. Que hay un patrón en todo lo que sucede, un orden coherente en la vida, nada más que estamos demasiado cerca para verlo.
silla de sombrasComo estar a 3 cm de una pintura de Seurrat y tratar de distinguir de qué se trata el cuadro, o un periódico que de lejos se ve nada más gris con manchas y es apenas de cerca que distinguimos las letras y su contenido. Tal vez dentro de varios años podré ver hacia atrás y darme cuenta de cuál era el sentido de mi recorrido y saber si estuve caminando en círculos, dando vueltas, perdiendo el tiempo o siguiendo un patrón que no es coherente hasta que se tengan todas las piezas en mano. Y justo hoy reviso las fotos que tomamos en Francia y me encuentro la representación plástica del enredo que hay en mi cabeza.



Evidencia tangible que lo obvio no lo es tanto, y el sentido común es el menos común de los sentidos. Que lo que podemos tocar no nos es util, pero lo que es útil es solo una sombra y por lo tanto inalcanzable. Podría pasar horas imaginándome cómo hubiera sido mi vida si ese 13 de febrero me hubiera despertado e ido al TEC a recibir mi primera clase de Diseño Industrial, en vez de quedarme entre las sábanas pensando que llovía demasiado y de por si el primer día nunca se hace nada, pero nunca sabré si hubiera sido buena, si me hubiera gustado o dónde hubiera terminado al graduarme. En esa ocasión y muchas otras he tomado la decisión menos coherente, el camino menos transitado y como diría Robert Frost, eso ha hecho toda la diferencia. O así lo espero.



8 Comentarios:

Blogger Caro dijo...

Ahhh! Spam!

Ahora si, con respecto al post.
Eso es algo que todo ser humano se pregunta en algún momento yo creo. Si es por el TEC le puedo contar que yo se lo que se siente, deje la carrera a medias después de 2 largos años y un curso perdido 3 veces.
Ahora estoy por entrar a la UCR y hace aprox. 4 meses entre a un nuevo trabajo. A veces pienso que todo va de maravilla, pero luego me entra esa duda de "y si no hubiera dejado el TEC???"
Creo que uno nunca sabe a cuál es el lugar exacto en el que debe estar y es que cómo saberlo. Qué puede darle a uno esa certeza, yo al menos no tengo idea.
Ahora pensar en empezar otra vez con otra carrera, aunque parecida, no igual y en otro lugar me da escalofríos a veces y me pone a pensar, me hace sentir un poco insegura.
Vamos por la vida como con una venda en los ojos y tomados de la mano de alguien a quien no podemos ver. Solo nos queda seguirlo, ir por el camino tomando lo que en el momento y de acuerdo a las circunstancias parezca lo mejor. Es como un juego de azar, no hay certeza de nada.
Lo único que hoy por hoy se es que las malas decisiones del pasado han ido concluyendo en cosas no tan malas. Experiencia y cosas que hechar par mi saco.
Por el momento al menos mis decisiones parecen buenas, pero nunca se sabe que hay a la gente de la esquina.


Espero que se aclaren los nublados de su día...
Saludos :)

6:39 p. m.  
Blogger Onironauta dijo...

uff... el tipico "que hubiera pasado si..." es horrible... y nunca tendra respuesta.

8:53 p. m.  
Blogger Cherrish dijo...

Funny...Creo que fuise vos una de las que me aconsejaron vivir el momento, Buenop segui tu consejo y funciono...Ahora me toca a mi: Viví el momento. ..
Talvez ese salon blanco esperaba ser decorado y los hombres esperaban un poco de color en sus vidas.

9:46 p. m.  
Blogger beto dijo...

A juzgar por este post, creo que si al final hacemos lo de las tardes de café tendremos algunas cosas de qué hablar... a mí también me asalta de cuando en vez ese pensamiento de estar ya a mis treinta y tantos y preguntándome si realmente estoy tomando el camino o decisiones correctas en la vida -como si hubiese un guión a seguir- o si más bien estoy perdiendo el tiempo espantosamente dejándolo pasar como arena entre los dedos. Supongo que por eso algunos dicen que es a los cuarenta que realmente se empieza a vivir :S

11:34 p. m.  
Blogger El Reverendo dijo...

lo que pasa es que uno se mete a enredos que no hace falta, pensando en el pasado o tratando de ver el futuro, la idea es concentrarse en el momento y ahi con el tiempo ir viendo que se hace con lo que va cayendo del cielo. si hoy caen limones hacemos limonada y si luego caen sandias pues ahi vera uno que carajo hace con sandias, pero a veces uno se complica mas alla y no aprecia el solo hecho de estar vivo y respirando.

dicen que siempre la fila para atras es mas larga, nosotros solo nos quejamos de la fila que vemos hacia el frente.

1:38 p. m.  
Blogger Caro dijo...

no me imagino que se podría hacer con sandías...

:D

Saludos

2:42 p. m.  
Blogger medea dijo...

hm... llenarlas con vodka y ofrecerla como refrigerio en un congreso o reunión de oficina.

3:51 p. m.  
Blogger El Reverendo dijo...

a decir verdad, un compa siempre me hablo de las sandias inyectadas con cacique, que eran de lo mejor.

en ese entonces hablar de guaro era algo sacrilego para mi por lo que nunca lo intente, sin embargo nunca es tarde............

2:49 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal