5 dic. 2005

Pronoia: El Antídoto para la Paranoia

Gracias a un conecte pseudo-laboral, tengo acceso a maravilloso material de lectura periódico: la revista The Sun, una mensual producción literaria sin fines de lucro y libre de publicidad. Cuentos, ensayos, entrevistas, poemas e historias cargan sus páginas de material que indudablemente me dejan mucho que rumiar. Hay lecturas que tengo que detener a la mitad, respirar hondo y continuar. A veces continúo hasta haber digerido lo leído, incluso días después. Hay otras donde me río en voz alta. Hay historias ajenas y extrañas, otras que me llegan al tuétano. Una de ésas últimas fue la entrevista con Héctor Aristízabal, un Colombiano que trabaja en USA con personas en alto riesgo, grupos minoritarios y brindando tratamiento y terapia para torturados, prisioneros, pandilleros, pacientes con SIDA, marginados.

Durante
la entrevista el Sr. Aristizábal retrata una Colombia desnuda de la que salió bajo peligro de muerte y a la que ha regresado en varias ocasiones a enterrar familiares torturados o asesinados. Desde su perspectiva de hombre que ha vivido la tortura y los conflictos armados en carne propia, le quita el caparazón y la venda a las conecciones entre la "Escuela de las Américas" , ahora conocida como "Western Hemisphere Institute for Security Cooperation" y los torturadores en Colombia, y el lazo entre la guerrilla, los paramilitares y los proveedores de armas norteamericanos.

Al terminar de leer la entrevista quedé sacudida. En el mundo suceden cosas horribles, y sin embargo, aquí hay alguien que ha vivido la corrupción y violencia en carne propia y aún insiste en ver el mundo de una manera positiva más, en crear historias de las vidas y mitificar a quienes las viven. Habla con aquella mujer embarazada de 7 meses que cruza el Rio Grande nadando, ve ahogarse a sus compañeros de viaje frente a ella, cruza el desierto sin tener qué comer ni tomar para llegar a un país buscando un mejor futuro y vida para su nueva familia... y describir la reacción de ese hijo, ya crecido, cuando escucha por primera vez la aventura a la que se lanzó su madre por él, y saber que él fue parte vital de esa historia. Darse cuenta que todos somos héroes de nuestras historias, de nuestras vidas.

A los días abro el siguiente número de la revista y me topo de frente con un concepto desconocido para mi: la pronoia.El concepto "anteojos rosa" de la pronoia pareciera estar en completa oposición con el mundo en el que estamos. No es nueva, pero si subversiva. Y si un señor como don Héctor puede vivir su vida mpleando mucho de la pronoia, por qué yo no? La pronoia me permitiría eliminar la parálisis de la que soy presa cuando veo que hay demasiado por hacer y ningún lugar obvio por donde comenzar. Cuando sé que me espera una larga lucha en frente. Como si estuviera en la cocina del hotel frente a una pila gigantesca de platos y vasos por lavar, sin saber por donde entrarle ni cómo empezar. La pronoia sugiere estrategias para desbloquear la cabeza y me daría el chance para que se me ocurren estrategias sin quedar paralizada con la idea que cualquier cosa que vaya a mover derribará la montaña sobre mi. La pronoia también me invita a darme cuenta que el hecho que tengo mi cuerpo intacto y completo cada mañana que llega es un milagro. Que pueda escribir, leer, plasmar mis ideas, caminar, familia que me quiere, un techo sobre mi cabeza y un trabajo digno son cosas por las que debo agradecer a diario. Abro un tubo y sale agua limpia, fresca y que puedo tomar sin preocuparme: recuerdo cuando no tenía agua por semanas y había que esperar al camión cisterna y acompañar a mi mamá con baldes, cubetas y botellas para llenar y que rindiera hasta la próxima vez que pasara, agua que después había que hervir para poder tomarla, cocinar o lavarse los dientes. Cuántas personas ni siquiera tienen acceso a agua a kilómetros a la redonda? Pronoia no significa ignorar lo que está mal, sino ponerlo en perspectiva y darme cuenta que el hecho que se haya caido el cepillo de dientes a la taza no es tan importante en el transcurso de mi día y mucho menos de mi vida.

Y qué si a veces pienso en mi vida como una épica? Que soy un personaje en una historia que va en una dirección desconocida. Eventualmente llegaré a mi destino y encontraré obstáculos y enemigos en el camino: después de todo la bondad de un héroe es proporcional a la maldad del villano. Que las trabas y los bloqueos que se me ponen en frente podrían ser una herramienta más a mi favor. Pongamos de ejemplo un embarazo. Si estoy esperando un bebé, puedo estar completamente preparada a tenerlo a los 4 meses. Por más que quiera que salga, que considere que tengo todo el conocimiento para ser excelente madre o que ya no tolere tener esa panza que sigue creciendo, el bebé no está listo para nacer hasta la semana 40, me guste o no. No tiene que ver con mi habilidad o conocimiento, sino con algo que está fuera de mi control. Los enemigos son aquellos que nos dicen que no puedo coger la manzana, que no debo bajarla del árbol. Lucho contra ellos, trato de eliminarlos, peleo hasta que finalmente, después de un tiempo, desaparecen. Entonces me acerco al árbol y agarro una manzana y con delirio le pego el mordisco: no sólo está en su punto perfecto de maduración sino que sabe aún mejor por que representa el sabor del triunfo. Si el enemigo-obstáculo no hubiera estado, hubiera comido una manzana verde, inmadura, inapetecible.

Es un reto enfrentarnos al mundo armados de pronoia y el deseo de ayudar a otros a encontrar felicidad: que la sociedad está desbaratada, que se deshace, que ya no se puede vivir. Pero acaso nos va a ayudar a vivir estar sumidos en la angustia de ver enemigos y amargarse constantemente por lo que no podemos cambiar? El tener una perspectiva diferente no va a cambiar nuestro rumbo, pero si puede cambiar la forma de llegar a nuestra meta. La vida es corta como para estar constantemente frustrada por todo lo que me sucede que no controlo. Tengo que aceptar que hay muchas cosas que no sé, y eso está bien. Si hasta los científicos admiten que en el universo hay muchas cosas que no entienden y que no entenderán, por qué cuesta tanto admitirme que hay situaciones en mi vida para las que no tengo respuestas? Que no sé si van a funcionar, si valen la pena, si se justifican los riesgos, si me lleva en el camino de mi felicidad. Pero estoy bien no sabiendo.

Así que hoy me propongo una meta para Diciembre: Voy a emplear todo lo aprendido sobre cómo la bendición está junto a la herida y cómo cada evento es un peldaño que me acerca a mi destino para enfrentarme de una manera positiva cada vez que cruce San José centro durante el avenidazo. Puña. Hasta me cuesta escribir esto sin que se me salga la angustia. "Un poco de confetti no ha matado a nadie" (excepto cuando es rejuntado del piso, lanzado violentamente a los ojos y genera una septicemia). Voy armada con paciencia y con una cartera llena, no de ladrillos, sino de mantras cortesía de The Sun:

"If you break your neck, if you have nothing to eat, if your house is on fire, then you got a problem. Everything else is inconvenience."
Robert Fulghum

"The sun shines and warms and lights us and we have no curiosity to know why this is so; but we ask the reason of all evil, of pain, and hunger."
Ralph Waldo Emerson

"That some good can be derived from every event is a beter proposition than that everything happens for the best, which it assuredly does not."
James K. Feibleman

"The best years of your life are the ones in which you decide your problems are your own. You do not blame them on your mother, the ecology, or the president. You realize that you control your own destiny."
Albert Ellis

"Since the house is on fire, let us warm ourselves."
Italian proverb

"I know God will not give me anything I can't handle. I just wish that He didn't trust me so much."
Mother Theresa

"Joy, happiness... we do not question. They are beyond question, maybe. A matter of being. But pain forces us to think, and to make connections,... to discover what has been happening to cause it. And, curiously enough, pain draws us to other human beings in a significant way, whereas joy or happiness, to some extent, isolates."
May Sarton

3 Comentarios:

Blogger Sneaksleep dijo...

Eso!! Bravo!!! Has dado palabras a lo que he creido (a veces sin saberlo) por mucho tiempo. A tu lista de frases, añadiría esta, que viene de la tradición zen: "No snowflake falls in an inappropriate place." Viva la pronoia! (A todo esto, creo haber recibido una invitación a subscribirme a esa revista pero nunca lo hice--ahora tendré que hacerlo)

2:59 p. m.  
Anonymous Ana dijo...

Ya q estamos en frases me tomare la libertad de añadir una mas: "Life's too short to be afraid, step inside the sun".
Me encanto todo lo q escribio, asi es como hay q vivir la vida!!

11:23 p. m.  
Blogger medea dijo...

De hecho, así me gustaría vivirla.. aunque he de confesar que es un gran esfuerzo!

Claro, que creo que vale la pena decidir en qué va a estresarse uno y en qué no se justifica gastar la energía.

11:32 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal