3 ene. 2006

hamstereando

Primer lunes del año. Me bajo del carro y con la mochila al hombro entro al gym. Hay una turba de personas alrededor de la recepción, y con un estiramiento de brazo la muchacha me recibe el carné y me da una llave a cambio. Veo hombres que se observan detenidamente en los espejos. Se levantan las camisas, se acarician los surcos que se han creado en su abdomen sólido. Es un ping pong visual donde miradas se cruzan con otros que también hacen lo mismo. Envidia? Deseo? Curiosidad? No sé que se diran esos ojos de macho herido, de esos para quienes no es suficiente hacer el ejercicio, sino que tienen que convertirlo en un evento social donde la aceptación propia no es tan vital como la aprobación ajena.

Arriba, la sala de cardio está llena. Veo algunos de los mismos asistentes del año pasado, pero también hay caras nuevas. Por lo menos nuevos asistentes a este horario. Siguiendo con energía los propósitos de año nuevo. Yo también estoy ahí por propósitos. Porque llevo mucho tiempo huyendo al compromiso. El no comprometerme conmigo ni con los demás. Esta vez va en serio. Empujo la puerta de vidrio opaco de los vestidores. Entro a ese ambiente gélido y me fijo en el número de la llave. Me tocó un casillero pequeño y en el nivel más alto, casi que tengo que ponerme de puntillas para meter el maletín. Saco mis tenis, las medias, mi ropa de gimnasio nueva para estrenar. No hay nadie más en el camerino, y después de años de cambiarse detrás de tramoyas no me da pudor ni necesidad de encerrarme en un cubículo. Hoy tampoco he traido paño, usaré la camiseta que planeaba ponerme sobre el tank top.

Sentada en esa banca, de frente a los espejos me doy cuenta que hay algo extraño de todo esto. Me pongo ropa especial, tenis especiales, tomo agua especial cargada de electrolitos. Subo a máquinas especiales en un salón con aire acondicionado que simulan actividades especiales al aire libre. Puedo escalar, remar, montar bicicleta, correr, empujar, jalar, competir con otros y demostrar mi fuerza. Solo que no hay aire libre. Corro, pero no soy mejor que un hamster, que recorre todas las barras de su ruedita sin llegar a ningún lado, solo porque a alguien se le ocurrió que sería genial hacerlo.

Tampoco tengo muchas opciones, pienso, mientras ingreso mi rutina a la computadora de la banda sin fin. A las 530 ya es de noche, y San José no está para salir a correr ni hacer ejercicio, menos si tenés dos cromosomas X y carencia de la Y. Hombres que consideran que la mujer en la calle es pública. Que tienen derecho a dar su opinión sobre lo que sea que tiene o no tiene la mujer que pase frente a ellos, y peor, que también pueden tocarla, solo porque está ahí al alcance de la mano. Pensar en esto me da chicha, aumento la velocidad y la pendiente también crece. El golpeteo de las tenis sobre el hule que se mueve a una velocidad que me permite ir a 8 km por hora, mi corazón late 149 veces por minuto. Ya de noche la ventana no me deja ver el panorama exterior, sino que refleja lo que sucede dentro del salón de ejercicios.

Detrás mío ha iniciado la clase de Power Pacing. Más hamstercitos pretendiendo estar en las calles montando bicicleta en asientos violadores. En las pantallas frente a mi hay varios programas distintos. Todos ya a la mitad, ninguno con subtítulos y tampoco tienen volumen. No hay manera de mantenerse atento. El instructor se estaciona a la par de mi caminadora. Qué hace ahí? Por qué no dice nada? Caeré demasiado mal si le pido que se retire, que me distrae, que invade mi espacio personal? Decido ignorarlo. Sigo corriendo, pero mi corazón ya llega a los 180 latidos por minuto. Ni en el gimnasio siento que puedo bajar la guardia, olvidarme que hay otra gente. Bajo la velocidad, y sigo escalando. Siento como mis palpitaciones disminuyen.

Llega alguien a la máquina a mi lado. También inicia la carrera sin llegada. Tiene un reproductor de mp3. Yo no escucho más música que la que ponen en los parlantes del gimnasio, no veo tele, me dedico a leer. Cada semana un libro nuevo, apoyado sobre la pantalla del computador. Así sí me olvido que estoy en un salón cerrado, haciendo ejercicio porque hemos evolucionado a tal grado que nuestro cuerpo se descompone si no le mete uno 45 minutos de actividad forzada. Nadie corta leña, camina hasta los pozos con agua, carga paquetes pesados... En cambio en los libros no esucho de historias de gente en un gimnasio. Adoro las partes de batallas, mis piernas se mueven rápidamente, bato los brazos... pero cuando están meditando, o caminando por placenteros caminos en los bosques también yo le bajo velocidad y energía. Me relento. Inicio mi tranquilo promenade, pero esta vez en la bicicleta estacionaria. Atrás el instructor de spinning le dice a sus secuaces cómo moverse: donde estoy yo, tengo todo un asiento amplio para apoyarme, y el computador va cambiando la rutina, a veces duro, a veces rápido, pero yo decido.

Ya ha pasado 1.5 horas... en la historia han pasado 10 años. Termina el circuito montañoso y me bajo de la bicicleta, agarro mi botella de agua, el paño y libro y voy a quitarme este traje de roedor para ponerme ropa de calle. El sudor ha hecho piscinas en mi vientre, ha empapado la ropa. Me cambio, pero siento que el hamster ahí queda, igual que la zorra, perra, cabra, víbora, lemming, perezoso, babosa, oveja, mangosta, gata y de vez en cuando, homo sapiens sapiens.



29 Comentarios:

Anonymous Francisco Duran dijo...

Yo por pura necesidad, me he convertido en un hamster de esos que vos describis, desde el pasado diciembre. Uno llega a ciertas edades donde la salud le cobra a uno los descalabros de la vida por partida doble y no queda otra que tomar actitud de hamster 2 horas cada dia, 3 dias a la semana (por lo menos).

Al menos en este tiempo se me ocurrio una idea de que varias personas pedaleando en una maquina, se podria generar energia electrica como para sostener un barrio y asi la gente no perderia su tiempo. Pero un amigo que es ingeniero electrico me dijo que se ocuparian como 25 personas a cierto ritmo para sostener solamente un gimnasio y que para un barrio se ocuparian cientos de personas entonces bueno... la idea no fue tan buena, pero igual aprovecho el tiempo muerto para seguir pensando en otras cosas.

1:44 p. m.  
Blogger julia dijo...

De los gimnasios mejor yo no hablo. 160 de estatura y 180 libras de peso...y aún estoy pensando cómo adelgazar desde adentro...porque desde fuera con ejercicios, dietas, centros de adelgazmiento, gimnasios y nutricionistas he adelgazado ya unas 7 veces en mi vida, y no hay caso: me vuelvo a engordar...por eso ando en la onda de las terapias de hipnosis y eso para ver qué razón poderosa le dice a mi cuerpo que debe ser gordo, cuando yo, que lo habito, soy más delgada....decime vos...
bueno, lo que te quiero decir con este texto es que es una joya, una verdadera joya. Y voy a enviar el enlace a mis amigas y amigos, porque a mi todo eso de los gimnasios hace tiempo que me parece patético, y de paso, quizá patético esa obsesión por tener un cuerpo deseable, que luego muchos o muchas desean y nadie ama, ni vos misma...otro rollo....y bueno : Felíz Año!

4:33 p. m.  
Blogger Javier el Gusanoide dijo...

Bonito post siempre me ha gustado como ilustrás todo con palabras.

Que diré, tambien soy un Hamster, lo que ha cambiado es que ahora hago deporte mas por ser mejor en el, que por verme mejor.............ya creo que no lograré ganar mi lucha contra la maldita llanta de bici abdominal

Saludos

5:04 p. m.  
Blogger Ana dijo...

Algo es algo, al menos tenés los libros para salir de la jaula, a diferencia de muchos que se quedarán atrapados en ella.

5:33 p. m.  
Blogger EstefaniaV dijo...

Me gusta mucho. Nunca he sido un hámster de esos, bueno siempre he practicado ballet, pero no me parece una jaula de hámster. Más bien me pusiste a pensar cómo igual que en el gimnasio se puede correr, remar y tal, como si se estuviera al aire libre; por medio de estos aparatos electrónicos y de toda la red y esto, se puede aparentar la intimidad de un encuentro cara a cara, con la impersonalidad de una conversación dicha a puros teclazos... No niego su practicidad, pero ay, si tan sólo eso no hiciera que perdiéramos la costumbre y la magia del encuentro personal... Me digo yo...
Bueno, escribiré algo al respecto, y gracias por darme en qué pensar. :)
Saludos y feliz año!

7:14 p. m.  
Blogger Sirena dijo...

He sido Hamster, pero lo he soportado como máximo dos meses y sólo porque hacía Pilates, lo cual no es para hamsters. La verdad, no está en mi naturaleza andar en bici sin salir del salón, o esquiar sin conocer la nieve. Por eso ando en el asunto de hacer Tai Chi, al aire libre, en la terraza del edificio donde voy a vivir. Ya sé, te aviso pronto.

8:03 p. m.  
Blogger Humo en tus ojos dijo...

Yo también, bajo este humito que me cubre, fui hamster por muuuchos años. Solo que ocurrió algo curioso (bueno no tan curioso, ya voy viendole la lógica): Hace como año y medio decidí hacer algo como medida urgente o lo próximo iban a ser sesiones de anger management con un terapeuta. Ahora básicamente voy al gymnasio por el yoga, casi que dejé tirado todo lo demás. Y cada vez me convenzo más de que poca falta me hace, y que si no fuera x el frío de las piscinas q me quedan cerca, lo complementaría con natación.
Feliz año y apoyo total a las sesiones regulares de yoga-tai chi!

9:54 p. m.  
Anonymous iris dijo...

hola hola... te mandé un mail xq se me hizo muy largo pa postearlo acá.
saludes!

10:30 p. m.  
Anonymous hamster dijo...

Bien por usted, la felicito por ser mejor que todos los demás animales que describe en su post.

Pobres ellos que son como bichitos descerebrados en su competencia social. Pero usted? No, usted es superior. Y, a diferencia de ellos, sí tiene una buena razón para estar ahí. Kudos.

11:53 p. m.  
Anonymous iris dijo...

buenas!
aqui, iris, del foro...
me cayó pésimo tu post de hoy, no que te tenga que preocupar si me gusta o no lo que escribís (lo cual generalmente no me gusta, me encanta!!!).
´por qué me cayó pésimo? bueno, xq siempre me han molestado las generalizaciones, o la gente que juzga por apariencias, y en este caso siento que fue lo que hiciste: no todos los que estamos en una bici de spinning somos "hamstersitos", dando vueltas en una rueda sin ningún sentido ni finalidad. en mi caso - ya que sólo voy a hablar por mi, el entrenamiento de gimnasio no es para "bajar de peso", "ponerme linda", o cualquier otra frase cliché que pueda pasar por tu mente (y ojo. en mis años de cole probablemente llegué a un gym alguna vez con esa intención). voy al gimnasio xq es el complemento de mi entrenamiento de atletismo, y además, porque disfruto de hacer ejercicio... las clases de spinning complementan mi entrenamiento principal que es la carrera, al igual que lo hacen las pesas y la hora de cardio que hago en el elliptical trainer en zona de quema grasa: eso se llama cross-training, una de las tendencias más efectivas de entrenamiento para atletas que quieren mejorar rendimento.
muchos de esos "hamstersitos" al igual que yo, ya hemos ido a correr a la sabana (a al aire libre, para no limitarlo... gran placer por cierto), a andar en bici en la calle, a nadar a la piscina de la sabana a las 5am, con el agua más fría que te podás imaginar xq se jodió la calefacción y no hay presupuesto para repararla... entre esos hamstercitos hay profesionales que -a diferencia mía, que corro en las tardes o a las 10 de la mañana, por ejemplo- madrugan y salen a correr para cumplir con su programa de entrenamiento, el cual a su vez complementan con lo que pueden llegar a hacer en la tarde dentro de las cuatro paredes de un gimnasio.
lo reconozco, ahora me la puedo tirar rico, me doy el pequeño gran lujo de hacer lo que siempre añoré cuando estaba en la u y en el cole: entrenar cuando quiero, es más, prácticamente dedicarme a eso (bueno, después de 6 o 7 años en las aulas universitarias y 2 títulos es más que justo tener tiempo para mí, la ventaja de ser mi jefa!). y es por eso, xq no siempre pude hacerlo, que respeto mucho a los "hamstersitos", que talvés por horario, o por otras responsabilidades, no tienen otra opción que esa sobre la que comentás... y también respeto a los atletas, que llegan a buscar opciones para mejorar su rendimiento en distintas áreas con entrenamientos cruzados
a toda esta retahila, que seguro te tiene muerta de risa o pensando "que vieja más bañasa o ridicula o cualquier otro adjetivo", agregale el factor diversión: las clases de spinning son muy divertidas... diferente de cuando salís a andar en mountain bike o en bici de ruta, pero divertidas al fin y al cabo. Como siempre, hay gente para todo: supongo que simplemente no sos una de esos que sabemos disfrutar de una buena sesión de gym. O simplemente caíste en el mal de muchos: criticar sin conocer...
quedás cordialmente invitada, cuando querás a hacerme compañía en una clase de spinning... a lo mejor así, podés ver un poquitín más allá de lo que tenés al frente.
saludos,
iris

11:55 p. m.  
Blogger medea dijo...

Lamento si alguno lo tomó como hachazo o personalmente, lamento no haber especificado que el sujeto del que hablaba era yo en el último párrafo. Porque soy todos los animales. Si suena un poco a que "ahí queda" es en el gym... pero se refiere a que con quitarme la ropa no me quito lo hamster, sino que todo está ahí, diferentes facetas de uno mismo.

"Me cambio, pero siento que el hamster ahí queda, igual que la zorra, perra, cabra, víbora, lemming, perezoso, babosa, oveja, mangosta, gata y de vez en cuando, homo sapiens sapiens."

De hecho, soy un hamster más. Después de todo, cumplo con los requisitos. Estoy en el gym, solo que mi mini rebelión es usar bici estacionaria en vez de unirme a spinning.. pero haciendo exactamente lo mismo: pedalear sin ir a ningún lado. No es malo que el hamster de vueltitas en su rueda, porque lo hace feliz en su cautiverio. Pero sería mucho más feliz corriendo por los campos verdes y floridos. Pero no puede. Ya está domesticado. Se lo comería algún animal o se perdería. Y nosotros vamos a un gym.

No les parece en extremo vacilón eso de estar pedaleando frente a un espejo? O caminando frente a un tele? Es bizarro, pero es la solución de estos tiempos contra el sedentarismo.

Si no me gustara ir al gym, no iría. Pero hay algo que no me encanta.. y es el hecho que el ejercicio ha dejado de estar orgánicamente en nuestras vidas, sino que hay que meterlo en un ámbito aparte.

7:32 a. m.  
Anonymous naty dijo...

Hola Medea. Feliz Año. Ojalá sigás haciendo buenas críticas de cuestiones artísticas-culturales para publicarlas en Red Cultura como la vez pasada.

Me gustó el post. Muy bien escrito.

Y con respecto al tema.... pues yo fui hamster, pero por un problema en la espalda me tuve que retirar de las canchas. De todos modos esa vara de hacer cardio en un gym nunca me gustó. Y en todo caso, prefieron hacer aeróbicos.

Y bueno, ya es cuestión de gustos, pero es más chiva bailar. Se comparte con otra gente, se ejercita la memoria, la agilidad y la coordinación. Bailen, bailen! merecumbé, flamenco, jazz, ballet... lo que sea. O hagan artes marciales.

11:24 a. m.  
Blogger Jaqui dijo...

Bonita forma de describir una sesión de gimnasio. Siempre me han dado lástima los hamster que corren hacia ningún lado. Y hasta ahora me he puesto a pensar en la similitud con las sesiones cardio.
Este fin de semana pude andar mucho en bici, es genial. Cuando se va al gimnasio es forzoso, y tras de eso hay que pagar...Y TENGO que ir, a huevo, tengo que ver como me inscribo a uno :)

12:13 p. m.  
Blogger Confetti dijo...

Diay, si querés sentirte un hamster, sos un hamster. Ahora el asunto es por qué queres sentirte un hamster?
Por qué no buscás una alternativa que te satisfaga?
En mi caso, NO SOPORTO EL GYM, me siento aburrida me distraigo no me gusta no me gusta y me siento en la galleta NO ME GUSTA.
Pero me encanta hacer ejercio, entonces busco alternativas, salgo a correr todos los dias, mejengueo de vez en cuando con los compas (y procuro no apuntarme a la tomada de guaro post partido), entreno capoeira, que si bien la academia está en un gym, no paso entre maquinas ni hamsters o atletas o gente q hace cosas que a mi me aburren, porque al final si lo disfrutás o no es cosa tuya, así que vos decidis, ponerte un trajecito de hamster, hacer las cosas porque te apasionan o ver a ver que haces, que pereza hacer las cosas solo por que se supone que deberías...

tambien me toca jalarte las orejas, porque vos no sabes en que plan anda la otra gente del gym y ellos tampoco merecen ser etiquetados con la etiqueta que te pones vos en la frente.

Busca alternativas no seas masoquista si tanto te tortura ser un hamster, sabes bien que podes escojer ser algo más.

2:44 p. m.  
Blogger Caro dijo...

Es difícil... yo empece el año pasado, primero en una sala exclusivamente de spinning. Luego decidí entrar al gimnasio y las dos las dejé botadas para estas alturas. Estoy por reiniciar en el spinning y es que yo aparte de la limitante del tiempo por el trabajo tengo otra limitante, nunca aprendi a andar en una bici de verdad. Así que para mi al menos por ahorita no existe nada que tenga que ver con paseos en bicicleta.
En cuanto a la idea de aprender ahorita como que no me suena andar todas las rodillas llenas de raspones, no tengo buen equilibrio. Los gimnasios me parecen una buena solución a nuestro increible nivel de sedentarismo del que pacedemos todas las personas que vivimos en la linda Costa Rica.
Ahora todo depende de la constancia y determinación de ir constantemente.

3:11 p. m.  
Anonymous cigarra dijo...

No se trata de que alguien se lo tome como hachazo personal, ejemplo: el instructor a la par te habrá molestado, pero si en ese momento te da un ataque de asma o lo que sea y el instructor no está, fijo te quejás y hasta démandás al gym porque no hubo personal que atendiera tu salud. O me equivoco? El instructor está cumpliendo su trabajo, inseguridades del cliente van aparte así como generalizaciones a atletas, profesionales del deporte y personas que están ejerciendo su derecho a disfrutar como sea su tiempo.
Decís que te referías a vos misma al compararte con los animales. Válido, y evidente. Pero pudiste no utilizar el plural para evitar confusiones de que juzgabas en ese caso.
Decir que el ejercicio ya no es parte orgánica de "nuestras vidas"? La tuya talvez, la de otros(as) no. Si querés confinarte vos a ser un hámster feliz en cautiverio, adelante. Si querés confinarte a ser un hámster infeliz en cautiverio, adelante. Dejá que los demás decidan si ellos (as) también son hámsters, en el gym o cualquier otro ámbito de sus vidas.
Y por aquello, hay tantas pero tantas opciones de ejercicio que no requieren ir al gym... si te sentís incómoda, será porque no has encontrado la opción correcta.

1:51 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

totalmente de acuero con el Confetti. La solución al sobrepreso no es convertirse en hamster si no cambiar su estilo de vida por uno mas saludable. Por ejemplo, pasa tiempos mas activos en vez de otros tan pasivos como tener o leer.
No es nada contra la lectura, es muy saludable para el cerebro y para el alma, pero estar sentado por horas no es bueno. Atrevase a disfrutar más del mundo real en vez de tanto mundo imaginario. Salga, camine, corra, brinque juegue. Aprenda un arte marcial o algun otro tipo de deporte. La danza es muy buena opcion. ;)

1:49 p. m.  
Blogger analu dijo...

Creo que muchos comentarios hicieron tajante la respuesta a este tema.

Está bien para los que ven eso del gimnasio como lo ves vos, pero está terriblemente mal planteado el tema del modo en que generalizaste.

En todo caso, no entiendo que haces yendo a un lugar en el que te parece que todo está tan mal... es criticar al pedo.. sobre la nada, cuando bien podrías no estar ahí.

Supongo que es una cosa de respeto... quizá.

2:23 p. m.  
Blogger Jen® dijo...

lol. criticar al pedo. no conocía esa expresión :P.
hola medea!

2:44 p. m.  
Blogger medea dijo...

Pareciera que toqué un nervio profundo al escribir sobre un día de tantos en el gym.
Tanta polémica! Pareciera que eso de ir al gimnasio es tema tabú. Que levanta roncha. Yo que me siento a escribir un poste porque sí, porque me pareció gracioso lo que pensé ese día, porque no es la primera vez que me siento así, porque a veces tengo esa habilidad de salir de mi misma y analizar con otros anteojos diferentes a los usuales lo que hago con mi vida. Me encanta hacerlo. Darme cuenta que mis opiniones no son genéricas, que hay quienes comparten lo que escribo y quienes están en desacuerdo. Que se arma un debate del que nadie sale perdiendo. Leo el comentario de Julia y me alegra que tomó el artículo positivamente. Que leo a Iris y me abre los ojos a la posibilidad de salir a correr por la Sabana, o de hacer clases de spinning con alguien que le contagie a uno las ganas. Y me gusta aprovechar nuevas oportunidades. Leo a hamster y la cigarra y me imagino que por casualidad podrían ser el instructor del gym.. y yo aquí comodísima hablando del mae (nada personal, por siaca!). Leo el reguero de comentarios de quienes sacaron algo de provecho del poste, porque se sintieron identificados, retratados o simplemente porque les arranqué una sonrisa o risa. Y bueno, eso me incita a seguir escribiendo. A seguir posteando aunque no a todos les agrade mi opinión... porque después de todo, es eso, una opinión. Una foto de un momento vivido. Un artículo que revuelve pensamientos y creencias y que consigue que cada quien establezca momentáneamente el lado de la baranda en la que están parados. Y lo maravilloso que la gente pueda llegar y responder, retroalimentarme. Y no falta quienes posteen protegidos por el anonimato, o aquellos cuyos comentarios son serialmente negativos, que les cuesta encontrar algo bueno para decir. Y eso también está bien. Porque por eso no tengo verificación de palabras, porque por eso permito comentarios anónimos. Porque en el momento en que posteo algo queda en dominio público, libre para que cada quien lo lea e interprete. Y me enriquezco yo, y creo que todos, al darnos cuenta que hay cosas que no se dicen, que hace falta decirlas, que no sabíamos que creíamos en algo hasta que estamos defendiéndolo. Y podría escribir todos los postes "politically correct". Podría no generalizar... pero porque el poste era subjetivo, desde mi punto de vista, lo escribí cargado de emoción: así lo sentí en ese momento. Si escribiera todos los días sobre el gym, cada día sería un mundo distinto.

Gracias por los comments, sigan poniéndole vida al blog!

4:09 p. m.  
Anonymous iris dijo...

medea... escribir acerca de ir al gym no es un tema tabú, y no fue lo que motivó mi comentario. criticar abiertamente a un grupo de personas que no conocés, no sabés quiénes son o qué hacen, sin conocimiento acerca del por qué están entrenando, y estereotiparlas de conformidad con TUS estándares es lo que no me pareció correcto y me molestó. y por supuesto, estás en todo tu derecho de hacerlo, es tu blog. yo por mi parte insisto: metete a la clase tan criticada -digo, para al menos criticar con conocimiento de causa, si es tanta la necesidad que tenés de hacerlo... o salí a correr si tenés el chance, ya que es más entretenido - en todo caso- que correr en una banda frente a un ventanal, sobre todo cuando tenés la sabana justo cruzando la calle (y no, nunca me han asaltado y he corrido hasta las 6pm lo más tarde).
saludos

10:04 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Armar roncha? Hey q triste tomar las cosas asi, que falta absoluta de de todo, mirá no te lo digo en mal plan, pero será q las opiniones de otras personas son nada más como las palabras de la maestra de Charlie Brown? O sea, hasta parece gracioso el hecho de juzgar el estilo de vida de otras personas, simplemente porque no lo compartís? entonces cual es el punto de todo? Que divertido opinar pero a las palabras de los demas ser una tapia?
hmmm no se, no me convence mucho, si bien es cierto q el anonimato ayuda a decir muchas cosas te fregaste porque en este caso, no solo hubo gente q se identificó, si no que tocaste un nervio de gente que sabe quien sos... Tocar un nervio? Eso de donde sale anyway, en vez de abrir los ojos y ver que no solo insultaste a un grupo de personas que no conocés, por su decidir esforzarse por vivir de manera sana y lejos de esa escoria de contaminacion y demas cosas que vos misma criticas? Definitivamente no estas viendo más allá de tu nariz...

y esto definitivamente no es para armar roncha. Al igual que lo que todo el mundo responde, es solo una opinión...

10:55 a. m.  
Blogger Damian dijo...

En parte las comodidades del gimnasio es la de hacer ejercicio sin desplazarte.

Regularmente remando, caminando, pedaleando, etc avanzas y te desplazas...

Hacer ejercicio sin desplazarte. just like Hamsters do :)

Le guste a quien le guste, le ofenda a quien le ofenda, la comparación es válida... y graciosa.

Perfectamente se podrían realizar actividades al aire libre, pero estas ocupan tiempo, además de la existencia del espacio con aire libre (en San José es difícil).

Personalmente no soy amante al ejercicio, pero cuando lo hago prefiero hacerlo al aire libre. Como un deporte, con amigos...

Para divertirme, a diferencia de los hámsters.

Otra de las críticas de Medea es también cierta. Muchas veces la gente hace ejercicio para complacer a los demás. Para que los admiren, para que lo aprueben. No es muy agradable.

Si van a hacer ejercicios como hámsters, no lo hagan por vanidad. Hagánlo por salud.

1:11 p. m.  
Anonymous Raen dijo...

Kaos: quién sos para decirle a los demás que el ejercicio se debe hacer por x razón y no otra? Personalmente estoy de acuerdo con que hacer algo por complacer estándares de otra gente no es ningún valor deseable. Pero cada quien con sus valores y decisiones.
Decís que te divertís a diferencia de los hámsters... cómo diferencias quién es hámster y quién no? Cómo medís su "nivel de diversión"? Y si, los hámsters harán ejercicio sin desplazarse así como cualquier persona en una bici estacionaria. Pero la comparación no se refería a el hecho del no-desplazamiento, sino a lo supuestamente vacío de tomar parte de esto. Ahí está la falta de conocimiento y de respeto.

4:20 a. m.  
Blogger Caro dijo...

Yo no conozco a medea más que por su blog. Nunca le he visto en persona, pero por lo que su blog me deja ver yo creo que ella no intentaba ofender a nadie. Lo que puedo concluir de todos estos comentarios de gente molesta u ofendida es que hay gente que se pellizca para enojarse sola. Esta bien que le aconsejen a uno que al aire libre es mejor o que es bueno primero ir y después dar una opinión, pero total este el el blog de MEDEA y ella puede escribir lo que quiera. Además insisto, no creo que estuviera tratando de acribillar al grupo de gente que hace spinning ni nada de eso, solo opinaba.
Por qué entonces las necesidad de arremeter contra una persona que dió SU opinón en SU sitio web???
Si le quieren dejar una incertidumbre o invitarla a hacer algo, ya sea a ella o a cualquier dueño de un blog, pues creo que es algo bueno. Pero no hay necesidad de atacar a la gente.
Como no esta el país colapsando de violencia y todavía se vienen a pelear a los blogs...
Sorry medea si me metí en algo que no era tema para comentario del post, pero no me parece que la gente esté entendiendo lo que se quiso decir con el post y también me parece que no dijeron las cosas con el tacto que se debe cuando se le habla a la gente.
De veras sorry, simplemente no lo soporte...

:S

Saludos

9:37 a. m.  
Blogger Confetti dijo...

sorry pero al igual que es el blog de ella y puede postear lo que se le de la gana, al publicar algo y ofrecer un espacio para respuestas, se expone a que le contesten, de eso se trata un blog no?

2:25 p. m.  
Blogger Sirena dijo...

¡Qué montón de hamsters saben usar la internet!

5:09 p. m.  
Blogger Damian dijo...

Raen:

Perdona si te ofendi o a alguien mas, pero en ningun momento dije que alguien era o no hamster. Solo dije que los hamster hacen lo mismo... ejercicio sin desplazarse en un lugar cerrado. Una comparacion, sin animos de ofender.

Ademas, no critico a nadie... si alguien hace ejercicio porque quiere lucir bien para los demas, que lo haga! Despues de todo somos criaturas sociales y la apariencia es importante, nadie lo niega. No es lo mejor, pero cada loco con su tema. Solo di un consejo...

Tambien dije que es mejor hacer ejercicio al aire libre. Otro consejo, que de paso no veo nada de malo.

No se si los hamster podrán divertirse (lo dudo), pero si sé que lo que hacen en su ruedita no es por diversión, sino por necesidad.

Creo que estas haciendo una tormenta en un vaso con agua. Lei y re-lei mi post y no lo considere ofensivo...

y ojo que en este mismo blog ya he puesto comentarios ofensivos... (que lo diga Medea que dedico a mi estupidez uno de su posts :D)

1:49 a. m.  
Blogger blogworkorange dijo...

Y en enero la gente quiere rebajar las libras de Navidad en un día.

11:52 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal