18 ene. 2006

hikikomori

En Japón hay jóvenes anti-sociales no son violentos, mafufos y mafiosos...Simplemente se convierten en asociales que se alejan completamente del contacto real con personas. Algunos se encierran en sus cuartos y no salen ni a comer, sencillamente compran algo en el super de la esquina convenientemente abierto las 24 horas... y hacen esto por semanas, meses, años y aún décadas.



En otros países los jóvenes sacan pistolas y le disparan a sus compañeros en ataques de ira, muchas veces como represalia contra aquellos quienes los hicieron sentir menos que ellos, poco populares, tontos o feos, como sucedió en Columbine. Otros deciden convertirse en góticos y aceptar todo eso que los hace diferentes.

No sé por qué me llegó particularmente esta diferencia. Que jóvenes de un lado del planeta se consuman en si mismos y que al otro lado del planeta más bien consuman todo lo que se les atraviesa. Será que en los países "mediocres" (que estamos en el medio) los jóvenes se pasan de un bando al otro? O que sencillamente no escuchamos de los casos de adolescentes hermitaños así como no escuchamos de la cantidad de adolescentes que se suicidan al año en Costa Rica? O será que en realidad es algo TAN cultural que solo se convierten en hermitaños jóvenes japoneses, y no existe la posibilidad de hermitañas ticas de 20 años?

Tal vez haya algo de ocultar el polvo debajo de la alfombra, de limpiar por donde pasa la suegra, de teñir las canas y ocultar esqueletos en el armario. Me pregunto si es más preocupante el joven que se rebela dejando su rastro pintando graffittis en paredes ajenas, tatuandose, embriagándose como parte de una manada humana en la vía pública, que aquel que simplemente decide dejar de existir para los demás y se dedica paulatinamente a desaparecer.

Cada vez pareciera que los medios y la gente solo hablan de un tipo de adolescente problemático.. y creo que escogieron al que les da más oportunidades de señalar con el dedo a "obvios" culpables como la música rock y los juegos de video. Quisiera saber a quién acusarían como culpable del fenómeno hikikomori. La iglesia? Los padres involucrados y exigentes? El cálculo diferencial? La meditación trascendental?

5 Comentarios:

Blogger Humo en tus ojos dijo...

Tangencialmente algo de esto hablábamos hoy en una reunión del brete... pareciera que el mundo -y ya no digo occidental, porque pocos rincones se salvan del progreso esquizofrénico- se convierte tantas veces (cada día con más frecuencia) en un lugar frustrante, castrante, carente de interés para los que dan sus primeros pasos en la vida adulta, para algunos -y no son pocos- desde la niñez. Y aparecen todas estas 'salidas' alternas, unas más otras menos escandalosas que convergen en un punto: el de la incapacidad, o la anulación del poder de los seres humanos para manifestar por algún canal saludable los sentimientos que llevamos dentro.

pd: hoy no lo logré, entre una cosa y otra me quedé tomando un café provenzal y se me hizo tarde. Next week ;)

7:40 p. m.  
Blogger Sardina albina dijo...

En el occidente creo que la culpa es la psicología moderna. Nosotros estamos autorizados a hacer gala de nuestras psicopatologías porque al fin y al cabo, son culpa de la misma sociedad (en la forma de la madre, padre, escuela, estado, iglesia, pobreza, etc.). La sociedad no tiene más tren que permitirnos manifestar nuestra frustración porque reprimirnos haría la torta más grande. Además, ¡es super buen negocio venderle alcohol, drogas, armas, cigarros, etc. a un montónd e adolescentes! Es un ciclo vicioso de culpas, que dice humo que se venden. No la encontré en los clasificados, pero ahí me avisa :P

¿Cuándo hemos visto un campesino deprimido? Lo que hace falta es oficio.

9:14 a. m.  
Anonymous Kaos dijo...

(Yo si he visto a un campesino deprimido... y es por que ya no vendía sus cosechas... :))

Creo que el "delincuente juvenil" occidental no hace otra cosa que tratar de llamar la atención a una sociedad que lo ignora. Al convertirse en problema, es notado. Al ser notado, recibe la atención que tanto buscaba. Simplemente de la manera errónea.

Los japoneses (y la mayoría de orientales) son muy orgullosos de sus familias y tradiciones. El vandalismo, si se llega a saber, se convierte en algo deshonroso para la familia, y ningún japonés que se respete soporta la deshonra para él mismo o para sus seres queridos.

Por eso muchos optan por el suicidio o por "desaparecer".

¿Qué es mejor?

YO diría que ninguna de las dos. Pero sin duda hay una que es más popular que la otra aquí en Tiquicia... y son más de los que creemos.

1:20 p. m.  
Blogger Humo en tus ojos dijo...

por eso, ¿por qué alguien busca llamar la atención de las maneras más rebeldes o exóticas? vuelvo a lo mismo, porque no puede, no sabe, no debe, no tiene como expresarse de manera más sana.

6:02 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

no se plantearon que quizá no buscan llamar la atención, que únicamente han abierto los ojos y se han dado cuenta de que nada vale la pena, que llegará el día en el que cerrarán los ojos y olvidarán todo, dará igual haber sido pobre o rico, feliz o desgraciado. si al final nada importa, para qué seguir las reglas de una sociedad en la que no eres nada.

5:15 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal