11 ene. 2006

Madrugadas artísticas

Camino al trabajo inició una conversación sobre el arte contemporáneo y mi inhabilidad de fascinarme por el expresionismo abstracto. No tiene nada que ver con si es bueno o malo. Sé que hay cantidades de teoría respaldando las decisiones artísticas de los autores, que no es simplemente gente manchando lienzos por mancharlos ni que es "algo que podría hacer mi hijo en el kinder"... pero simplemente no me mueven ni conmueven. Entonces llega la pregunta del millón: qué es lo que si me mueve y me gusta? Acá va una lista de las corrientes que si han logrado sacarme reacciones. Aclaro para los lectores detractores que NO pretendo ser compendio de historia del arte y que NO estoy haciendo un resumen sobre lo que es cada corriente. Estoy expresando lo que cada una representa para mi, y algunas conclusiones sacadas a partir de lecturas y estudios. Es un recuento personal y es 100% subjetivo.


El hiperrealismo:

La técnica artística me fascina. Voy con la definición práctica del arte como "algo bien hecho". El virtuosismo me impresiona... con el hiperrealismo, se presenta arte más real que el objeto mismo, arte más precisa que una foto. El hiperrealismo ha sido tomado por Eco y Baudrillard como la manera de explicar el mundo postmoderno donde vivimos los signos como si fueran el objeto. Como lo explica sucintamente Borges, es como si tuvieramos un mapa del mundo hecho tan detallado que cubre el mundo real, y que nos dedicáramos a vivir en el mapa en vez del mundo. Como ejemplos podríamos tomar la bebida energética para deportistas con un sabor que no existe en la naturaleza, el arbol de navidad artificial que es mejor que uno de verdad, y por supuesto, RPGs hardcore donde un universo virtual es creado y vivido con más energía que el "real".

El Kitsch

Para mi, el kitsch transgrede la barrera del hiperrealismo. Tiene que ser más brillante, fuerte, colorido, espectacular e impresionante que cualquier otra cosa. Es dejar de tratar de ser auténticos y quedarse con la apariencia de lo auténtico. Puertas metálicas impresas y grabadas con venas y textura de madera, la madre teresa impresa en una sombrilla, la tarjeta de cumpleaños con escarcha, platinitas holográficas, perfume y musiquita. La naturaleza del arte kitsch me encanta por su mordacidad. Por su cinismo. Por presentar esa cosa horrible sabiendo que es horrible y que a pesar de eso "gusta", incluso a pesar del artista. Porque la virgen que brilla en la oscuridad en sí es kitsch, pero no llega a ser arte. Hasta que alguien pone a la virgen en un altar con candelitas eléctricas, flores plásticas escarchadas, un cuadro metálico con una catarata que se mueve y una caja de música plástica con algo de Richard Clayderman en el centro de una gran sala. Oh éxtasis de la incomodidad! En el kitsch me siento con permiso de disfrutar siendo pola, barroca y rococó en el presente, por un instante. Creo que nunca he disfrutado una visita a un museo tanto como cuando estuvo la exposición en los bajos del museo de Kitsch de lo Cotidiano. Ese vuelco de la panza al ver algo espantoso y maravilloso. Kitsch y Camp... una yunta deliciosa. Y para muestra, un botón: Boris Vallejo y sus superhéroes y Coolidge y sus perros jugando poker.

Surrealismo

Magritte en específico. Dalí es un genio, pero no logro identificarme. Magritte me llega, me apasiona, me pone a pensar y asumir y meditar. El dadaismo
también lo logra conmigo. Por ser tan tostado y tan molesto y representar el ridículo de los que se creen conocedores como para establecer la línea entre arte mayor y arte menor.

Pop Art

La cultura de lo popular. El estudio del humano pero sin irse hacia el pasado sino tratando de agarrar hilos para entenderlo sobre la marcha. Un poco kitsch, un poco masivo, un poco

El límite nebuloso

El arte que es difícil de separar. Instalaciones, performance art, intervenciones, arte a gran escala, happenings. Christo y Jean Claude, art brut. Lo que sea impactante, diferente, ocurrente. Robert Smithson,


Pero cuando me ponen algo así, o así, puedo apreciarlo, saber que es de buen gusto, arte mayor.. pero no logra hacer mella en mi. Seguramente es un defecto en mi, en mi incapacidad de síntesis, en cómo me cuesta eliminar lo superfluo y dejar lo básico. Tal vez en el momento que me deje de sentir amenazada por esa falta de forma les agarre cariño. Tal vez.

5 Comentarios:

Anonymous naty dijo...

jajaja, el "así" o "así"....
me quedo con el barroco y el impresionismo.
saludos medea. bonito post.

11:14 a. m.  
Blogger Humo en tus ojos dijo...

Medea: Perdón perdón perdón, me abusé de tu espacio y quedó enorme el comment ¡No lo vuelvo a hacer! Debí haber hecho un post…en fin este es.

No quiero comentar desde la perspectiva de 'conocedora' y mucho menos de 'iluminada' en materia del entendimiento de las artes. Ni en calidad de ‘portadora de la Verdad’. En calidad de persona con sus sacos de sentimientos, no acepto que con un ‘jaja’ se invalide así no más la obra de un artista.

Sí quiero tratar de decir algo que lleve un poco de luz a la comprensión de corrientes artísticas que son a veces difíciles de digerir. El arte se puede interpretar desde posturas de mera contemplación estética (de ideales y cánones de belleza), desde la razón, la provocación, la interrogante, el cuestionamiento y la burla, la del cambio, la de las sensaciones y las emociones.

Dudo muchísimo que la cuestión se limite al saber enciclopédico de clasificar con rigor una obra, establecer el círculo correspondiente de relaciones: autor, época etc. Como bien escribe Medea, esto se resuelve con la capacidad de accesar una buena biblioteca, hacer una buena búsqueda en google, o conocer un experto en el tema para que te lo aclare. Como tal cosa aclaro que al trabajo de Christo y Jean Claude, así como al de Robert Smithson se le llama Land Art.

Nathy -aquí tu vecina de la casa verde ;)-el impresionismo pasó hace más de cien años, como propuesta de un grupo, fue algo muy corto y romántico, fue repudiado y rechazado por buen tiempo, y es hasta ahora, 100 años después que se hizo algo 'popular' y 'entendible'. A lo que voy es que tuvieron que pasar años de reeducación del 'gusto' colectivo para que lo que era ‘horrible y malhecho’ se convirtiera en algo 'cool' (el término impresionista fue en su origen algo peyorativo) del que abundan imitadores de feria de mall. Para nada invalido sus aportes, pero tampoco se vale invalidar algo solo porque no lo entendés y no lo has visto antes (que para todos es sabido lo que ocurrió con nuestros ancestros en este continente). Si se tratara solo de gustos, pues bastaría que diga con el barroco yo paso, aunque me hayan dicho tantas veces que yo como persona estoy llena de barroquismos (para muestra este post que va quedando larguísimo).

La compresión muchas veces se relaciona con nuestra capacidad (incapacidad más bien, pues nunca nos la enseñaron) de emplear ambos hemisferios cerebrales. Muchos de nosotros fuimos educados desde pequeños con una visión en la que prima el uso de nuestro lado izquierdo del cerebro y sus funciones: racionalizar, leer, pensar, sumar, restar...mientras que el lado derecho, de la visión holística, las asociaciones, las sensaciones, las emociones, camina atrofiado por las calles del mundo. La cosa es seria, porque desaprender y reaprender las barbaridades que hacen 11 años de educación 'formal' atropellada, solo en lo que refiere a las artes -que es casi nulo- es un trabajo titánico. Aprendimos de memoria el alfabeto, las tablas, sumar y restar pero ¿cuántos aprendimos los caminos posibles para acercarnos a una obra? ¿cuántos profes de artes hay que enseñan un poquito de eso? Lo de la pluralidad de entendimientos aplica para otras cosas, no creo que sea una habilidad de tipo secundario. Poder entender las cosas desde diferentes posiciones, no unilateralmente, es una habilidad que ha escaseado a lo largo de la historia y que necesitamos incorporar en nuestro planeta.

Termino con un ejemplo de mi propia persona: alguna vez en la U vimos en clase imáneges de Mark Rothko (Color Fields) -el del link 'así'-, y nos contaba Merce que sus cuadros provocaban lágrimas y alteraciones anímicas profundas. En ese momento pelé los ojos, apunté como de costumbre hasta los pestañeos de la profe, y me pareció hasta snob la anécdota. Un tiempito después en un par de museos tuve chance de ver algunas obras, a las cuales internet desmerece rotundamente haciendo diminuto algo que en grande tiene un efecto profundo. En ambas ocasiones me tomé mi tiempo para verlas. Van a decirme ¿qué se le puede ver a un cuadro que todo él es azul?? Bueno, se ve eso, el color azul, el naranja, el negro o el verde que pintara Rothko, aplicados de manera que además tienen una textura riquísima, ¿qué como es una textura riquísima en un cuadro que no se come? bueno... cinestesia muchachos. Luego de la observación-contemplación, que no sé tampoco explicar racionalmente cómo, pero que se vuelve más meditativa que estética, quedaba con sensaciones super intensas de vida, ojo, no necesariamente placenteras, fue tristeza, plenitud, gozo, según el cuadro. Llegué a un entendimiento de su trabajo desde un punto de vista sensorial (he ahí donde digo que nos pesan los años de educación formal, no aprendimos a aceptar que también es válido entender las cosas desde el plano sensorial e intuitivo). La última vez que ví un Rothko me quedé sentada al frente como una hora –y en realidad no me quería ir-. Me enamoré. Yours trully se fue sintiendo que si hubiera conocido a Rothko hubiera hecho lo que fuera para enamorarlo y casarme con él. Un hombre que es consciente de todas las sensaciones que logra provocar –a tanta gente- con solo un lienzo, textura y uno o dos colores tiene que haber sido un ser maravilloso.

3:58 p. m.  
Blogger Ana dijo...

Es como eso de una pintura de fondo blanco con una líneas blancas transversales que se pueden apreciar al cerrar un poco los ojos no??

8:49 p. m.  
Anonymous naty dijo...

Humo en tus ojos... alicia acaso?

"Para nada invalido sus aportes, pero tampoco se vale invalidar algo solo porque no lo entendés y no lo has visto antes (que para todos es sabido lo que ocurrió con nuestros ancestros en este continente). Si se tratara solo de gustos, pues bastaría que diga con el barroco yo paso..."

Supongo que eso no era para mí, creo que era para los que en su momento desprestigiaron al impresionismo. Porque yo no estaba desprestigiando nada.... solo dije mis preferencias.

Entendí bien? Porque me quedé batiadísima.

9:07 a. m.  
Blogger e-rick dijo...

no sé dada de arte...

pero definitivamente me gusta aprender con los que más saben que uno...

en esto del arte desde mi humilde opinión me gusta lo que me transmite la pieza, muchas veces es pasión, intensidad, locura, tranquilidad... eso habla mucho del autor...

12:19 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal