21 feb. 2006

El tiempo es oro

Cierro los ojos y sigue girando mi cuerpo, aunque sé que estoy sentada. Me late el corazón en la cabeza, tengo hielo en el vientre y un azadón candente se mueve entre mis vértebras. Expando el diafragma y mis pulmones se resisten a llenarse de aire. La comida rebota en el estómago y espero que surta efecto la medicina.
Estoy entre enferma y estresada. O más bien nuevamente estresada, lo que me enferma.


Ya veo un patrón entre el PMS y mi insatisfacción con mi trabajo, lo cual pone muchas cosas en perspectiva. Como por ejemplo, lo mucho que me gustaría que se regresara a la tradición de apartar a las mujeres durante su ciclo menstrual en una casa de mujeres. Maravilloso! Vacaciones de 5 días una vez al mes, en que solo se cocina para una misma, y se descansa. Siento nauseas, y generalmente eso significa que terminaré pagando taxi para irme a mi casa, simplemente porque no quiero estar en un bus repleto de gente que se sacude y zarandea. Entre mis cosas por hacer está pasar por una farmacia a comprar migra-dorixina, para poder pasar el resto de la tarde con cerebro en vez de marimba.

Mis tardes se van convertiendo en sagrados momentos para dedicarme a mi misma. Decompresionar. Eliminar nocivos aires laborales. Usualmente después del trabajo y durante el fin de semana tengo mucho para hacer. Hay reuniones a las que voy, ensayos, grupos, amigos y el tiempo que comparto con Ojos Cafés, así que cuando tengo unas horas no estructuradas y sin planes, es todo un acontecimiento. Ayer era una de esas tardes, y gracias a la ineficiencia de su servidora, terminé casi que llorando camino al bus porque las hormonas me impiden comportarme como una persona normal y balanceada. Salí del trabajo, llegué al centro y saqué plata para enviarle a mis padres. Había una fila larguísima en el supermercado donde iba a hacer el envío. Tres sudokus después había llegado a la ventanilla, y me di cuenta que no había sacado plata suficiente, que me estaban cobrando casi que 20% del dinero enviado para hacer el cochino envío, y para hacer el asunto peor, se dañó la impresora. El haber perdido 1 hora entera haciendo un mandado que hubiera tomado a cualquier otro unos pocos minutos me hizo sentir como la persona más ineficiente del planeta, y cuando descubrí que esa agencia que usé para hacer el envío no solo es más cara sino que les queda incomodísimo a mis papás no ayudó a sentirme mejor. Eran ya las 6:30, y tenía una reunión a las 7:30... definitivamente no me daba tiempo para ir a la casa de Ojos Cafés como tenía pensado. Así que hecha un saco de chicha amarga me bajé del bus y me receté una hamburguesa y una caminata como antídoto. Caminé sin rumbo, dando vueltas por San Pedro, esperando que el tiempo avanzara y mascando una hamburguesa. Deseaba que se me atravesara por el camino un regalo perfecto, algún mágico elemento que cumpliara de talismán, quitándome el mal humor, sustituyéndolo con un tiliche que no sería lo más util. No encontré ningún regalo pero de igual manera se me bajó la chicha, aunque no la frustración con tener cada vez menos tiempo para hacer lo que realmente me gusta y motiva.

El tiempo para tejer casi que se reduce a las reuniones semanales, a la hora del almuerzo hago sudokus y ya casi no leo más que en línea, y la máquina de coser se va a herrumbrar por falta de uso. No he cocinado en semanas, subsisto de cereal, frutas y comida de restaurantes. Y me duele pensar que paso tanto tiempo frente a este monitor cumpliendo con planes y proyectos ajenos. Sin embargo, una luz se va filtrando entre todos los proyectos alternativos que voy gestando. Un proyecto que cuando levante vuelo será exactamente lo que estoy buscando. Y eso me mantiene acá, ignorando momentáneamente las dos horas que pierdo a diario en trasladarme de la casa al trabajo, el trabajo monótono y repetitivo. Porque algún día ya no tendré que estar acá, y estaré camino a lo que en realidad me hará feliz. Y puede que ese día sea en los próximos meses, y entonces tendré un trabajo que será placer, y tiempo libre para disfrutar también.

12 Comentarios:

Anonymous itzpapalotl dijo...

Estoy segura que así será. Habrá días mejores, vas a ver... esas horas de náusea son sólo interrupciones en una vida tuya que de verdad vale la pena.

4:34 p. m.  
Blogger Humo en tus ojos dijo...

Si tenés claros tus próximos pasos para llegar donde querés no debería ser tan terrible el drama... y un consejo chatarra de mí para tí: si el tiempo es oro, abandona el Sudoku, es un hábito bastante neurótico, yo lo estoy dejando desde que caí en cuenta que es invertir a veces 30 minutos de tu día en algo cuyo procedimiento de solución ya conocés, que no va a cambiar ni a aportarte nada nuevo... si es por preocupación precoz contra el Alzheimer, la tejida cuenta igual y el producto es más bonito que el papelillo arrugado del periódico... jojojo seré la presidenta del club de apoyo a los Jugadores de Sudoku Anónimos!!!: Hola todos mi nombre es Humo. Yo solía hacer un Sudoku diario, hasta que empecé a descuidarlo todo por el Sudoku... jajajaja

pd: Mañana no puedo. En la noche me toca acomodar las 3 desgracias en el horno, y hacer una danza para que todo salga bien. Regreso la otra semana.

7:35 p. m.  
Blogger Jaqui dijo...

En mi caso personal el SPM ataca de maneras inesperadas, y generalmente va acompañado de rachas de pesimismo con mala suerte.

Pero vos misma lo decís: el tiempo es oro...y horas. Que poco a poco vamos aprovechando más y que espero logres acomodarlo para tu satisfacción.

8:27 p. m.  
Blogger julia dijo...

Medea: no tengo tu e-mail ni tu teléfono.
En el mensaje no se escucha bien.

9:22 a. m.  
Blogger Caro dijo...

Menstruación, es una de esas condiciones que son un mal necesario o bueno tal vez obligado.
El SPM me da todos pero absolutamente todos los meses. Me frusta saber que conosco personas que ni conocen el significado de eso. Yo en cambio hay meses que me dan legítimos achaques con nauseas y todo, si no me dan dolores de cabeza o me duelen las piernas, me da asco la comida... simplemente frustrante.
Eso del retiro de 5 días sería una idea simplemente genial.
Por otro lado medea, lo bueno es que ud ya sabe hacia donde quiere ir. Si estuviera incómoda y tras de todo no supiera que es lo que quiere, eso sería un problema.
Siga a delante, ud por lo que leo d eud se que es una persona emprendedora que siempre tiene en mente un proyecto que implica tiempo para hacer cosas que le gustan y eso se puede traducir en tiempo para ud.
Espero que llegue rápido el tiempo en que se pueda dedicar a su proyecto para que ya no se sienta frustrada o inútil, eso fue solo algo de un día y todos tenemos días así...

Saludos, suerte y ánimo!

:D

9:49 a. m.  
Anonymous Kaos dijo...

"Casa para mujeres" ->> Jaja... Q mala!

"Despues de la tormenta siempre viene la calma", "Nunca es mas oscuro que cuando va a amanecer", "Camaron que se duerme amanece en el menu" *(a no, ese no era)

Los adagios y la sabiduria popular no puede estar equivocada. Siempre habran momentos dificiles. Es nuestro deber ser fuertes, pasar por ellos, superarlos y aprender de ellos.

Tiempos mejores vienen medea, esto es solo un pasaje malo...

9:55 a. m.  
Anonymous Kaos dijo...

equivocada. -> equivocados.

Maldita dislexia! Me pasa por escribir sin leer...

En fin.

9:57 a. m.  
Blogger tugocr dijo...

Peguese un tiro diría la pulga, pero no soy la pulga y tampoco quiero poner palabras en la boca de él. Que aguevazón, espero que al menos escribirlo y pasarlo la haga sentir mejor. Y como todos, siempre esperamos algo mejor en el futuro.!

12:55 p. m.  
Blogger Chris dijo...

Tal vez es solo la rutina de siempre tener que pasar por lo mismo lo que la agueva. No piense que es una inútil cuando algo tiene los resultados esperados, no se eche la culpa de todo!

Lamentablemente los tiempos han cambiado y eso de aislar a las que andan en regla ya no se hace... Hay que sobrevivir a duras penas y a como dé lugar.

Saludos.

12:55 p. m.  
Anonymous cigarra dijo...

Todavía hay culturas en las que si se aislan las mujeres cuando están menstruando, sólo que no es en la que vivimos.

Me hizo gracia el post, justo el lunes me tocó un día de "mi misma: así o más inoperante?" y severo pms-ing... incluído un nuevo moodswing cada intervalo de 5 min jiji.

5:23 p. m.  
Anonymous Lilly dijo...

Pues como dicen Les Luthiers:

"Time is money.
El tiempo... es un maní"

No te estresés por eso, que muchos estamos en el mismo lugar. haciendo algo que no queremos mientras las circunstancias nos permiten dedicarnos a lo que realmente queremos. La diferencia es que ya vos vas viendo la luz al final de túnel.

Además, esta espera lo que va a hacer es que cuando llegue el momento sea más gratificante. (O bueno, por lo menos eso es algo reconfortante qué decirse).

3:26 p. m.  
Blogger Sirena dijo...

Pues nada de PMS... vos sabés que el asunto es cíclico pero no tiene que ver con eso... Hay que moverse, sobre todo si te molesta tanto. Moverse no significa dejar ese trabajo, es moverte vos, ponerte en otro lado (aunque físicamente estés parada en el mismo lugar).

3:57 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal