28 feb. 2006

Vida entretejida

Hoy comencé una bufanda. Mi primer experimento siguiendo a cabalidad un patrón, en vez de guiarme por ese yo interno que me sugiere lanas y agujas aunque no combinen entre si. Ayer hice una muestra del tejido y me dio exactamente las medidas. Entonces, con la seguridad que me da ese cuadrado de tela de 4 pulgadas por 4 pulgadas hecho con dos palitos y una tira larga de fibra, encaramé mi lana café tabaco sobre las agujas de 4.5 mm a las 6:20 am en el bus y ya voy por la vuelta 19. El patrón es este., No es muy complicado, simplemente requiere concentración y un contador de vueltas... por eso sé que llevo 19, porque mi contador me lo dice.



Voy agarrando confianza a seguir patrones. Porque a veces se aprende por cabeza ajena. Anque pase por la vida pensando en que nadie más ha trazado los pasos que ya llevo, y por más que me insista a mi misma que uno se hace el camino y no hay que andar buscando planes de vida ajenos, creo que poco a poco comienzo a dudar de todas esas frases. Siento que puedo estar llegando a ese nivel en que uno decide aprender no solo de los errores ajenos sino también de los éxitos que otros tengan. Aprender por cabeza ajena pero con criterio propio. Me ha costado mucho llegar a esto.

Me cuesta seguir instrucciones, consejos y prestar atención a advertencias, al no ser que ya las haya considerado yo antes. Soy necia y orgullosa. Pero voy aprendiendo a paso lento pero seguro. Por dicha últimamente lo estoy logrando. Al rato no es ni consciente, es únicamente que las cosas han resultado de cierta manera y entonces me cae la peseta que todo se dio según los vaticinios ajenos. Ay! Mi terca independencia y orgullo para pedir ayuda se van disminuyendo, al igual que la mala maña de lanzarme a las cosas sin pensar.

Digo que se disminuye porque ahora no me voy de buenas a primeras en los proyectos que se cruzan por mi camino. Me detengo. Los estudio. Analizo sus posibles fallas. Los huelo, saboreo y toco para ver que tan factibles-prácticos-realizables son. Poco a poco aprendo a hacerle caso a mis instintos y sentido común y no solo a mis emociones. Generalmente se confunden y creen que "novedad" es sinónimo de "mejor", excepto cuando de pronto cambia y significa "pánico", y que "rutina" va mano en mano con "detestable" pero a la vez también lo relaciono con "cómodo". Ya me voy entrenando a ver más tonos grises, a no embelezarme con primeras impresiones, a no irme a los polos. Tal vez corra el riesgo de volverme más cautelosa y por qué no, aburrida. Pero ya no trato de apretar más de lo que puedo abarcar, estoy diciendo que no con más frecuencia, rechazando "oportunidades" que no son para mi. Pero también estoy aprendiendo a no ser tan paranoica, tan llena de miedo del fracaso. Y qué si mamo y me equivoco? Y qué si me pelo el rabo con un proyecto? Para hacer grandes cosas hay que tomar grandes riesgos. Cuestión de medirlos y considerar que "lo peor que puede pasar" puede que no sea tan terrible como parece.

Obviamente no todo esto tiene que ver con tejido, y con la bufanda. Pero en esa bufanda que estoy tejiendo va toda la energía que estoy encausando hacia organizarme, hacia tomar riesgos, a tomar decisiones que me ponen el estómago en la garganta pero que a la larga pueden traer muchas más cosas buenas que lo que me da la cotidianeidad. También hacia medir riesgos, a escuchar los consejos de las personas importantes en mi vida.

Grandes cambios se aproximan. Enfrentamientos que me gustaría posponer pero que ya no puedo ni debo. Me lo debo a mi misma.





7 Comentarios:

Blogger Humo en tus ojos dijo...

WOW! Está chivísima el modelo! Mañana lo veo y me explicás como! Yo hago cosas con patrones, pero siempre con un margen de libre interpretación porque a veces me parece que los escriben en un código morse de Marte.
Y de nuevo, bien por la actitud. No siempre hay que satanizar los patrones establecidos. Hay algunos útiles. Y saberlo reconocer, es una virtud.

10:45 p. m.  
Blogger Sil dijo...

Nos cuesta, eso de aprender por la experiencia ajena...
A todos nos encanta meter hasta el fondo los escarpines hasta darnos por entendidos por nosotros mismos.

A veces es mejor uno, a veces el otro.

Uy! yo quiero aprender a tejer! En este momento lo que hago es Quilt, pero me encantaría tejer... Jum... para las próximas vacaciones.

12:07 a. m.  
Blogger Denise dijo...

Qué bonita, te estás arriesgando mucho porque no es de esas que hace la gente que empieza... chica con retos ;-)
Yo no sé si sería capaz de tejer, me parece que se necesita una paciencia y calma que no creo que tenga.

4:56 a. m.  
Blogger Caro dijo...

Tejer... mmm nunca lo habia considerado, pero la idea de ponerme o regalar algo de ponerse hecho por mis propias manos está interesante. Quiero, quiero...

Con respecto a ir por la vida fijandose un poco en las experiencias ajenas, pues aunque no es lo más cómodo hay momentos en la vida en que se vuelve muy útil. Lo que pasa es que no es tan fácil, hay que sentarse con mucha calma a pensar y medir las cosas para poder evitarse futuros descalabros en los planes. Creo que es cuestión de tiempo, disciplina y costumbre pero creo que nunca es malo sobre todo para poder evadir situaciones penosas o dolorosas en el futuro.

Saludos

P.D.
De verdad que esta bonita la bufanda, me despertó las ganas de aprender a tejer...


:D

8:53 a. m.  
Blogger Jen® dijo...

yo quisiera aprender a tejer, lo único que sé hacer es cadenita :(.

9:08 a. m.  
Blogger Chris dijo...

La frase de la semana patrocinada por MEDEA:

"novedad no es sinónimo de mejor"

:bow:

Excelente por ti, tienes toda la actitud para salir avante!

2:28 p. m.  
Anonymous Lilly dijo...

a) Gracias por los comments. Al chile.

y 2) Mae, me limpiaste. una actitud de esas es la que ocupo yo. Así que de ahora en adelante, y por inspiración de Medea, bienvenidas las peladas de culo y demás posibles consecuencias de los retos. Claro, todo bien pensado.

Ah! Y tejer rocks the place, verdad?

7:47 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal