1 mar. 2006

Censura vs. Libertad de Expresión

El artículo de hoy está fuerte. Fue complicado escribirlo y para algunos puede que sea chocante leerlo. Quiero que quede algo claro antes que sigan leyendo: no estoy sugiriendo que alguien debe o no debe seguir un camino específico en la vida, ni tomar X o Y decisión, sino en que cada quien está en total derecho de escoger por cuenta propia. Así que si no están de acuerdo con la libertad de expresión y les molesta el derecho al libre acceso de información, al igual que ver desnudos, entonces mejor evítense el derrame de bilis y vayan a leer otra cosa.


En Boing-Boing se está dando una batalla tipo guerrilla contra la censura, después de haber sido incluido en la lista de "desnudez" en un filtro muy popular llamado irónicamente "SmartFilter". Esto ha causado que la página haya sido bloqueada en varias empresas y en algunos países. A pesar que BoingBoing si acepta que ha publicado fotos de desnudos, está en desacuerdo con la clasificación: el porcentaje de contenido de desnudez en relación al resto de la página es mínimo, y algunas de las fotos de las que están hablando son de las torturas en Abu Ghraib, no pornografía. El resto de las páginas bloqueadas no tiene nada que ver con personas sin ropa, pero el susodicho filtro inteligente tiene una política cero tolerancia. Quiere decir que si en su empresa bloquean páginas utilizando Smart Filter, ud no podrá accesar muchas páginas de arte y museos, ya que el solo hecho de tener una imagen del David de Miguel Ángel es causante para quedar catalogado bajo "desnudos".

BoingBoing lo resume sucintamente:

"Secure Computing nos comentó que el sistema de categorización protege a los niños de kindergarten de ser expuestos a la pornografía. Nosotros argumentamos que productos como SmartFilter no sólo son incapaces de bloquear todas las páginas inapropiadas para niños, sino que además, ¿Cómo justifican el tratar a países enteros, a corporaciones enteras llenas de adultos que trabajan, como niños?"

Una buena pregunta. ¿Quién debe ser responsable por controlar lo que ven los niños (y al final de cuentas, todos) en la televisión? Hoy en día son menos los padres que están pendientes de sus hijos, y es cada vez más frecuente ver niños criados por la niñera moderna: la televisión. Cuántos padres existen que no se preocupan por sus hijos, o que simplemente no tienen la menor idea de cómo controlarlos o guiarlos. Hay padres ausentes, desentendidos. Padres que a pesar de querer darles lo mejor a sus hijos se ven obligados a trabajar para mantenerlos y no tienen tiempo para dedicarles. No es tan fácil como achacarle la responsabilidad a la familia... es iluso pretender que siempre haya un padre junto a su hijo controlando que no accese información "no apta para menores de edad", como si todos los menores de edad tuvieran una vida pareja. Hay niños criados en barriadas donde asesinatos, robos y violaciones son las realiades de cada día, y otros que viven unas vidas de cristal, encerrados en una burbuja donde la realidad nacional es un espejismo lejano. En el grueso de los casos, una advertencia de "incoveniente para niños" era sinónimo de "divertido" cuando yo era pequeña, y creo que eso no ha cambiado mucho, comenzando porque "inconveniente" podía ser violencia, programas donde se hablara de drogas, de sexo, asuntos políticos o pornografía. O simplemente algo como Porkys o el Retorno de los Muertos Vivientes. Entonces, los teletubbies llegan a ser sinónimo de algo bueno para niños, y el noticiero algo malo.

Por eso estoy en desacuerdo con la censura por parte de los medios: si los medios editan toda la información "inconveniente" por riesgo a que un niño la pueda ver por error, se está cagando en nuestro derecho, como adultos, de escoger lo que queremos ver o conocer. Y también se abre a abusos: de pronto "censuran" un programa que critica el status quo, editan comentarios que no benefician al canal, bloquean el acceso a información a petición de ciertos grupos de poder.


Entonces, a mi parecer, la solución es dejar abierto a que todos, niños incluidos, estemos en contacto con información que en algún momento pueda ir contra nuestros principios. Porque es obvio que no manejamos los mismos intereses, y aquel que sea ateo, le levantará roncha ver programas religiosos, y al religioso le levantará roncha ver un documental poniendo en tela de duda la existencia de Jesucristo. A mi no me gusta que haya tanta violencia gratuita en televisión: Rocky, Rambo y Duro de Matar podrían desaparecer de la faz de la tierra en lo que a mi respecta, y que vengan las tetas y los penes a la televisión: a mi criterio ver personas haciendo el amor es menos nocivo que ver personas matando a otras despiadadamente. Pero sé que hay otros que piensan lo contrario, y que la palabra Orgasmo es kriptonita para los oídos de Superman que tienen sus hijas adolescentes. Pero prohibiendo lo que nos disgusta en lo personal significará que pronto no existirá nada permitido. Siempre habrá alguien en desacuerdo con una idea, concepto o noción, entonces la única opción equitativa sería la apertura total. Que la información esté libre, y cada quien decida que quiere o no quiere ver, sin tratar de imponerse a los demás. Aunque eso signifique que en algún momento veremos algo que nos incomode o que no nos guste.

Por ejemplo, hoy topé con un artículo de BoingBoing y he estado toda la mañana tratando de digerir la información que ahí aparece. Hay diás en que pienso en mi apertura de mente, en el pensamiento progresivo, en la liberación de patrones y modelos pre-establecidos, y me doy una palmadita en la espalda por cumplir con los requisitos para ser una persona de mundo. Basta que me siente un momento en esa pileta de autocomplacencia para que me salga algo por una tangente que me confronta con la disparidad de mis criterios. Como hoy. Algo como esto.

La página, para quienes no siguieron el enlace, es sobre cómo armar un centro de abortos y practicarlos, ya que parece que pasarán una ley que los declarará ilegales en Dakota del Sur. La información siempre ha existido, en Monteverde se hablaba de un libro de herbología que circulaba entre las muchachas del colegio con instrucciones para elaborar abortivos, y desde mucho antes de la existencia de internet las mujeres han decicido no continuar con embarazos, o utilizar tratamientos del día después para evitar la fecundación. Sólo que una cosa es saber que algo existe y otra es tener la información en mis manos, tan tangible. Sentí que había entrado en el ámbito de lo prohibido. Tal vez estoy acostumbrada a que el tema se trate de una manera oscura, llena de telarañas. Es algo que sucede pero de lo que no se habla. En Costa Rica, según entiendo, es ilegal, al igual que la fertilización In Vitro. Algo tan aleatorio como que a un lado de la frontera se puede y al otro lado no. Creo en el poder de la mujer para elegir lo que quiere hacer con su cuerpo, o por lo menos creo en MI derecho de elegir. De poder tomar YO una decisión. Ya sea de casarme, de no casarme, de tener hijos, de no tenerlos, de sacar una carrera y dedicarme a mi profesión, o decidir quedarme en casa y criar una familia. Porque si no confío en el poder de decisión de una persona, si me pongo en la posición de decidir por ellos porque considero que piensan "mal", cómo entonces justifico el hecho que les estoy confiando la vida y desarrollo de un ser humano? Si no creo, como mujer, que cada una de nosotras es capaz de tomar decisiones sobre su cuerpo, sentiría que estoy negando nuestra capacidad de tomar decisiones, punto. Entonces, por qué me siento dividida? Por qué me concentro en el potencial de hacer mal uso de esta información y no en que el conocimiento es poder? Que sabiendo exactamente lo que sucede durante un aborto, muchas mujeres podrán tomar una decisión con el criterio más formado, sea cual sea su opción. Por que no estarán basándose en mitos y rumores por terceros. Pero no dejo de pensar en la posibilidad que alguien utilice la información incorrectamente... clínicas clandestinas insalubres, abortos forzados, adolescentes tratando de hacerlo por cuenta propia en casa sin controles de ningún tipo.

Hago yoga mental y recuerdo que la información como cualquier herramienta: tiene potencial para hacer bien o para hacer mal. Un machete es útil, es vital para el trabajo de muchas personas y les da de comer a través de su función. Sin embargo, un machete también puede ser utilizado para matar. Nadie consideraría declarar ilegales los machetes porque a alguien se le pasaron los tragos y le dejó la marca del Zorro en el pecho a otro, pero pareciera que la información sobre ciertos temas es tratada como espada de Samurai, mortal. Sé que mis peores temores con el uso de esta información ya se están dando, porque sin necesidad que existiera esta información en internet YA existen clínicas clandestinas, mujeres que mueren por infecciones o desangradas y chicas que se envenenan tomando quien sabe que poción extraña que una amiga de una amiga les recomendó. Entonces, por más que pueda estar o no en desacuerdo con lo planteado, independientemente de si pudiera ser una decisión que yo tomaría, sé que la información en sí no es dañina. Que el conocimiento en sí no es nocivo. Y que queda a cada quien darle un uso inteligente a la información, pensando en su propio bienestar, y basandose en sus propios valores morales y espirituales para tomar una decisión bien pensada. Si nos consideramos promotores de la libertad de expresión, de la libertad de escoger lo que nos conviene como adultos, tenemos que respetar la libertad de otros a escoger un camino diferente al nuestro. Si quiero tener la opción de visitar un museo y ver a las esculturas de mármol en toda su gloria y no con hojas de parra, si quiero tener el derecho de ir a una tienda de juguetes sexuales, si creo en el libre acceso a la información, si considero que tengo derecho de opinar en contra del gobierno de mi país sin que peligre mi vida, tengo que promover la libertad de expresión. Aunque a veces incomode.








13 Comentarios:

Blogger jdclarke dijo...

* aplausos *

6:33 p. m.  
Anonymous josepablog dijo...

Qué tal de movimientos pro-odio? Está bien que por ejemplo nazis asoleen su propaganda, llamando a filas de odio a la gente menos educada y más marginada?

Qué tal de pornografía hard core a las 9am que pone a la mujer como objeto sexual? Se dice que el efecto de la pornografia en la mente de un niño es igual al de la violencia.

Concuerdo que con tratar de callar a la gente no se arregla ningún problema, pero por supuesto que con esta excusa mediocre, no se debe desregular la información. No se va a evitar el sucidio adolescente por hacer los frascos más difíciles de abrir, pero no por eso deberíamos quitarle el seguro contra-niños a las pastillas.

My 2 cents.

6:20 a. m.  
Blogger medea dijo...

JosePablo, esas mismas preguntas son las que me hago constantemente, y lamentablemente no tengo respuestas claras. Algunas posibilidades, que traen consigo bastantes defectos, pero todas basadas en responsabilidad.

Si yo compro un televisor y lo pongo en mi casa, soy responsable de su uso. Si tengo niños pequeños TIENE que ser mi responsabilidad encargarme de regular su uso para no exponer a mis hijos a imágenes nocivas: ya sea que objeto pornografía, desnudos, violencia o malas palabras o programas estúpidos.

Si no estoy dispuesta a asumir esa responsabilidad, no consigo un tele. Suena duro pero tener un tele no es un derecho. Si no me tomo el trabajo de preocuparme por mis hijos, no hay razón para que espere que otros que lo hagan por mi.

Demostraciones de odio y violencia... en la medida que atentan contra los derechos humanos creo que hay otras entidades qeu se pueden encargar del tema, como para que además sea un departamento de censura. Creo que gritar consignas de muerte a fulano ya no es un asunto de libertad de expresión, así como asesinar a alguien no entra bajo el rubro de "estaba expresando mi desacuerdo con esta persona".

Y de acuerdo con la metáfora del frasco de pastillas. Sin embargo, en Costa Rica las pastillas que da la caja no vienen en frascos anti niños... acaso significa que nuestros niños se envenenan más? Creo que no se trata de prohibirle a los niños a meterse a las piscinas porque se pueden ahogar, sino de enseñarles a nadar.

7:24 a. m.  
Blogger julia dijo...

Yo estoy totalmente de acuerdo. Desde que se siente que alguien puede tener el derecho de decir qué es bueno y qué es malo, esos alguienes están poniéndose por encima de los demás.

las cosas malas pueden vencerse si la gente buena no se queda de brazos cruzados, pero no para reaccionar a aquello, sino para plantear otras cosas.

8:17 a. m.  
Anonymous itzpapalotl dijo...

Es una lástima que el Estado (o la iglesia, que en este país es lo mismo) se hiciera cargo de una vez por todas de proporcionar el derecho a un aborto seguro y escaso. Qué quiere decir eso? Que tendría que proporcionar las condiciones para que las mujeres no llegaran a abortar (o no llegaran a quedar embarazadas sin querer), y despenalizar el aborto cuando es seguro y consciente, acompañado y con muchas muchas alternativas a él. Nisiquiera tiene que hacerlo en la CCSS, nada más NO meter a la cárcel a quien lo proporcione.

Si todas esas condiciones no se quieren dar desde el Estado, entonces las personas vamos a tener que empezar a construirlas desde abajo, y la información, aunque sea contraria a los valores de mi vecina, debe estar en manos de todos. Cómo sabe uno cuáles son las "malas manos"? Para mi las malas manos son las que tienen posibilidades de evitar muertes y no lo hacen.

En Internet hay una plétora de información sobre cómo matar y torturar individualmente y en masa, incluso desde el Estado. Pero yo no soy quién para andar cuidando a los demás de lo que leen o no leen.

8:39 a. m.  
Anonymous Kaos dijo...

Lo que hace falta es enseñarle a la gente (y a los niños) a tener criterio.

Puede que leer sobre odio y violencia te haga cambiar de manera de pensar acerca de algún grupo étnico, pero si tras eso tienes una buena educación (de tus padres o colegio) que te ha enseñado a respetar la dignidad humana y a ser tolerante, leer eso es más bien triste y no causa más efecto que repudio.

La pornografía es un mal de nuestra suciedad moderna creo yo que nacida del mismo tabú y oscurantismo que le ha dado la religión al sexo desde tiempos inmemoriables. Nunca se ha enseñado al sexo como algo normal y una conducta SANA del ser humano. De ahí nace la necesidad de ver sexo y usar a la mujer como objeto... la misma prohibición genera deseo.

En pocas palabras, no se necesita prohibir, se necesita enseñar que no todo lo que se lee es verdad, ni bueno. No todo lo que entra por los ojos te va a ayudar.

La violencia vende, por eso la vemos en los noticieros y periódicos. Y donde está la censura aquí?

9:08 a. m.  
Blogger Javier el Gusanoide dijo...

Concuerdo con Kaos, un problema de los ticos es que creemos q al tener bejos indices de analfabetismo somos "educados o hasta cultos".

Me es casi chistoso ver a mucha gente recitar ideas como grabadora, y al momento de una discusión, te das cuenta que ni convicción tenían.

Cierto, en manos inapropiadas la información se vuelve peligrosa.

Saludos

9:20 a. m.  
Blogger Jaqui dijo...

Medea: Mis más sinceras felicitacione por el comentario/artículo más acertado que he leído en mucho tiempo.

Como madre (soltera), como mujer y como profesional siento que no podrías haberte expresado mejor. La censura de este tipo, promueve, desde mi perspectiva la malicia, y contrariamente genera un deseo de conocer lo "prohibido, lo malo".

El ser femenino, ha sido invadido desde hace mucho tiempo por prejuicios y afirmaciones a medias que simplemente no nos dejan ser.

9:28 a. m.  
Anonymous josepablog dijo...

Voy a tratar de mantenerme largo del terreno escabroso...

No soy mojigato. Por supuesto que como adulto prefiero la libertad de expresión. Por supuesto que entiendo que mi línea sobre lo qué es nocivo no es la misma que la de de nadie más. Yo no quiero que me prohiban nada. Incluso la "no-línea" de medea, puede ser una línea para los nazis que quieren promover odio y muerte, por decir algo.

Pero ... ¿y la gente que no quiere/puede ejercer su responsabilidad de auditar el qué ven sus hijos?

El problema no es mío, ni de la gente que lee este blog.. a fin de cuentas nosotros si no nos gusta algo, no lo vemos y ya.. muy fácil...

Pero el caso de las familias más marginadas, con menos recursos, donde tal vez hay mucho dolor para preocuparse por el televisor... o quizá no hay tiempo para supervisar la television... ¿qué con ellos? ¿no deberían comprar tele si no se pueden hacer responsable? ¿no deberían tener hijos? La otra opción es responderles: ¡allá ustedes! ... De por sí, con tanto problema que crecen estos niños, ¿¡que vean cualquier cochinada!? ... ¿Sería esta una propuesta?

Concuerdo 100% con los comentarios de las raíces de la pornografía, pero esta explicación no evita que la vean los niños y que continúe de generación en generación el machismo y la idea de la mujer como un chunche más.

Por supuesto que en un mundo perfecto no habría censura:

Los padres tendrían los recursos y serían responsables por sus hijos. Lastimosamente esto no pasa. Lastimosamente los que ejercen regulaciones tienen una línea distinta a la nuestra.

11:01 a. m.  
Blogger Caro dijo...

Este tema es por excelencia polémico. Con respecto a la responsabilidad que tiene un padre/madre de velar porque sus hijos no sean expuestos a violencia, pornografía, malas palabras u otras situaciones que se encuentran en la tele, eso es cierto. El otro problema empieza donde un papá/mamá puede controlar lo que sus hijos ven en casa, pero no cuando está por ejemplo en casa de un compañerito y tampoco se puede pretender encerrar a un niño en su casa toda la vida hasta que este muy grande como para estar conciente de lo que debe y no debe ver por tele o hacer con los otros niños. Si se hiciera eso se estaría criando una generación de niños antisociales.
Es complicado porque tampoco se puede decir que las nuevas generaciones sean angelitos, por el contrario cada vez se ven más cosas que lo dejan a uno boquiabierto, cosas como que un chiquito le grite al papá/mamá frente a la gente y este simplemente le agache las orejas. La exposición a la violencia y esas cosas si son responsabilidad completa de los padres así como educarlos desde chiquitos, enseñarles que la autoridad se respeta y que hay límites que están ahi por una razón y no solo porque sí. No tiene sentido dejar "el frasco de pastilla sin seguro" pero casi es regla que entre mayor seguridad le pongan más curiosidad le va a provocar eso a un niño y más rápido va a ir a ver como le entra por algún lado, es como la teoría de la "pintura fresca" cuando alguie ve eso más rápido lo toca...

Saludos

11:02 a. m.  
Blogger medea dijo...

Será ese el precio de la libertad? El problema de las "malas juntas" de los hijos ha estado desde siempre. Incluso antes de la Tele. Que hacían los padres? Conocer a los amigos de sus hijos, preguntar a los padres por las reglas de la casa y especificar SUS propias reglas para los hijos, ej. No darle gaseosas, que no puede ver demasiada tele, que no lo dejen jugar sin supervisión.

Siempre han habido padres descuidados, pero por dicha las influencias externas no siempre son dañinas. El niño puede aprender de personas cercanas muchos valores positivos. Como decían antes: se necesita todo un pueblo para criar a un niño.

Un niño que se deja solo sin una "adecuada" supervisión o cuidado, verá material objetable por la sociedad en general, como pornografía, violencia y material "subversivo" independientemente de la censura. Inclusive tal vez lo busque con más ganas por ser prohibido.

Si no que lo digan todos los que tomaron guaron antes de cumplir 18 años, y aquellos que se echaron la primera película de pelos en su adolescencia. Igual los que han consumido drogas ilícitas o fumaron cigarrillos estando en el cole. La censura y las prohibiciones no están dando la talla para controlar el problema, por lo que podríamos aseverar que tal vez es hora de buscar cómo resolverlo por otro lado.

Yo abogo por la educación, no la censura.

11:27 a. m.  
Anonymous marcelo dijo...

Te contesto.

12:25 p. m.  
Blogger beto dijo...

Janet Jackson se pela una teta por accidente ante millones de telespectadores en el planeta, y se arma el gran apocalipsis.

CNN, en gran despliegue mediatico-orgásmico (wargasm), muestra al mundo en vivo y en directo cómo los autodenominados "salvadores del mundo" pulverizan a una bandada de sucios y harapientos iraquíes. Y nadie objeta. Es más, algunos hasta aplauden.

¿Dónde está la verdadera pornografía?

9:52 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal