7 mar. 2006

Ley N 7476

La ignorancia si que lo agarra a uno desprevenido. De pronto voy a una charla y me doy cuenta que aunque crea manejar el tema, lo que sé es mínimo, y entonces agradezco haber asistido a la bendita reunión. Ayer estuve en una minicharla sobre el hostigamiento sexual. Al inicio me agarró esa sensación de "otra vez lo mismo?", pensando que habría poca información distinta a las típicas conversaderas de "respétese", "evite situaciones comprometedoras" y "denuncie". En este caso, el enfoque al hostigamiento fue mucho más real. Cómo reconocerlo, y soluciones un poco más tangibles sobre qué hacer en casos de acercamientos incómodos o situaciones sexuales no deseadas, ya fuera en el trabajo o en el estudio. Siendo víspera del día internacional de la Mujer, que éxito que de verdad se hiciera consciencia que los "piropos" no son taaaaan deseados por la población femenina, y que se acepte que cada quien establece sus límites, y hay que respetarlos.

Qué increíble que a pesar de tener un nivel educativo alto, un sentido social desarrollado y una cultura global, personas como yo caigamos en la misma mierda de estar juzgando otras mujeres, a veces sin darnos cuenta. Algo TAN sencillo como la reacción instantánea de cuando alguien cuenta que la tocaron 3 veces en un día: "pero diay, que ropa andaba puesta?" o "pero donde estaba caminando?" o "qué hora era?" Así de sencillo... Preguntas que sin querer hacen notar que quien pregunta considera que hay situaciones que justificarían esa manoseadera no deseada. Como si las mujeres no pudieramos andar en ciertas calles? O será que la noche es de los hombres y las mujeres mejor a la casa? Ese pensamiento ya internalizado de que uno se viste pensando en cómo hacerlo de una manera que no atraiga piropos cochinos ni miradas lascivas indeseadas, y mucho menos sea imán de manos extrañas.

Triste es que somos las mujeres muchas veces las más crueles jueces de las otras. Que si la mini es muy corta, que si la blusa es transparente, que si el pantalón es tallado...tanto hostigamiento puede haber en la persona que susurra esos asquerosos inuendos sexuales como de las mujeres que la juzgan y justifican las acciones de los hombres. Por qué putas una mujer no se puede vestir para atraer a ESA persona que me interesa sin que 101 Otros individuos crean que es para beneficio propio y además crean que el escote es un letrero de "bienvenido, pase adelante"? Hay años luz entre seducción y acoso. La seducción es bienvenida, en el momento donde se vuelve incómoda es acoso. Así de sencillo. Si me visto con un escote pronunciado, no tiene que significar que quiero atraer TODAS las miradas y en ningún momento debería asumirse que es para que cualquier nejas se sienta en la libertad de opinar sobre mis tetas. O sea, nejas? A ud no lo conozco y ud no me conoce a mi así que ni siquiera debería hablarme, perdedor. Respete. Si estoy en minifalda en el brete (ese día que el mercurio del infierno marque -40), NADIE debería opinar sobre el estado de mis piernas al no ser que les pregunte. Quien rayos dijo que el piropo es bienvenido por toda la población femenina? A quien se le ocurrió esa nacada? Que busque terapia aquel individuo desadaptado social que siente que está en la obligación de opinar sobre todo lo que sucede a su alrededor. Aguántese y si la gana es mucha llegue a su casa y lo apunta en su querido diario.

Y nada de los machos de dignidad herida de "huy, ya ni siquiera se puede saludar a la gente". Como se dijo ayer, hay buenos días de buenos días. Porque las palabras sean correctas no significa que la intención con la que son dichas lo sean. Un ¡Hey, buenos dias! es totalmente distinto a un Buenosssssss diasssss... Cualquier mujer lo aprende desde la prepubertad al pasar por una construcción. MENTIIIIIIIIIRA que están saludando "amablemente" a cualquier persona que pasa. Si ya están seleccionando a las mujeres unicamente para saludar, ya NO es un "inocente saludo" Así que también ud, el saludador compulsivo, muérase bacteria. Vaya a saludar a su abuela y a sus amigos del club de baile.

Que hacer con esos comentarios indeseados enmascarados en una cáscara de "yo no estoy haciendo nada malo"? Pues en caso de estar en el trabajo, pegarte la sonrisa de 1000 voltios colgate, respirar hondo, darse la vuelta y decirle al compañero-jefe-supervisor muy amablemente: Hey, buenos días a vos también, pero nada más quería avisarte que mi nombre es Fulana, y no mi reina, ni muñeca ni mi amor ni nada parecido, así que te agradecería si no las vuelves a usar conmigo. Gracias!" Lo peor que puede pasar es que le caigás mal y nunca te vuelva a saludar del todo: es decir, eureka, misión cumplida. Si repite el atorrante el saludillo al día siguiente, entonces otra vez le adviertes que ya le habías avisado, y que en serio te molesta, que no lo vuelva a hacer. A la 3ra va denuncia a sus supervisores. O por lo menos así es según la ley. Deceptivamente sencillo, porque además tenemos que lidiar con una sociedad que nos tacha de histéricas, de exageradas y hipersensitivas. Así que si hay manera de recaudar pruebas tales como emails condescendientes, papelitos, notitas, mensajes de texto o testigos presenciales, muchísimo mejor. Frustrarme por sentirme objetivizada o quedar tachada de "chichitas". Creo que ustedes adivinarán cual de los dos roles me cae mejor.

Muchas veces son jefes que llegan a hacerte "masajitos", a hacerte "cosquillitas" y cuando alguien reclama dicen "pero así trato a todas las demás y nadie nunca se ha quejado". AAAARGH. O será que cada vez que llegó alguien con un reclamo le echó el mismo discurso de nadie más se queja y se olvidó del asunto? Y cuando hay caso de acoso y al buscar testigos, los compañeros de trabajo se hacen los que no es con ellos el asunto para no perder el trabajo. Básicamente la única solución que ven muchas mujeres es presentar la renuncia y salirse de la situación, cuando quien está cometiendo las faltas sigue por ahí libre y campante, clavándole los colmillos a la próxima carne de cañón. Hoy por ti mañana por mi. Si no es contigo, podría ser tu hermana, tu hija, tu mamá, tu novia, tu mejor amiga. Y ya quisieras que alguien tuviera las agallas para dar la cara y denunciar al engendro que le prometió a esa mujer importante para tí un asenso con la mano en la pierna, y le zampó una amenaza de despido y malas referencias si lo denunciaba. Lo mismo sucede en la U, lo mismo en las oficinas, lo mismo en situaciones de poder donde la mujer siempre queda debajo del hombre, teniendo que pelear y luchar a capa y espada por obtener el respeto que le dan incondicionalmente a los hombres en la misma situación. Hay que tener una hermandad, apoyar, denunciar.

Ninguna solución es la panacea, ni van a quitarnos el chichón de cuando uno siente que la sangre se le sube a la cabeza y uno desearía haber entrenado con los Ángeles de Charlie para clavarles el tacón en el escroto a esos indeseables pachucos. Ya que no podemos hacer nada al respecto del asqueroso que nos grita una guarrada en la calle, por lo menos en los lugares que habituamos como el trabajo o la U deberían haber más soluciones y acciones a tomar para defendernos. Pero por lo menos una sencilla táctica de tener un lindo librito titulado
"ley contra el hostigamiento sexual en el empleo y la docencia" en el escritorio hace maravillas, al igual que un afiche de "no al acoso sexual" en el cubículo. Eventualmente, si todas realmente dijéramos las cosas como las sentimos en vez de tragar entero, tratar de ignorar al acéfalo boquifloja o hacernos de la vista gorda cuando llega el "chistosín ligador" a pulular por nuestro escritorio, tal vez las cosas serían distintas.






12 Comentarios:

Blogger julia dijo...

Excelente comentario, Medea...de estas cosas hay que hablar....

7:36 a. m.  
Blogger La Pulga dijo...

pues si tenes toda la razon, no voy a negar ni ser hipocrita, que la jupa de un mae siemre vera a las viejas ricas y todo eso, al menos auiq en el brete hay cada rica que no es jugando, PERO siempre hay que respetar ese espacio al cual no se es invitado. Lo que teus dice es cierto en los bretes hay cad actor que se la pasa en ese toqueteo y yo me pregunto que pasaria si se dieran cuenta que sus doñas en su bretes son toquetedas por maes como el!!!! me imagino que no les cuadraria

muy acertadoe l comentario....

8:58 a. m.  
Blogger amalia dijo...

Excelente comentario, realmente es incomodo lidiar con las invasiones al espacio personal y los "saludos inofensivos".

Hay que hablar de esas cosas sin tapujos, haciendose entender con claridad. Me parece que la comunicacion es mucho mas efectiva que andarse escondiendo para no ser molestada (que por cierto se da mucho en nosotras)

Saludos.

9:37 a. m.  
Blogger Denise dijo...

Toda la razón. Y muy bien dicho, además.
Hace como un mes le dije a un tipo en la calle eso de "Ud me conoce", al final de la discusión digamos que me sentí bien, pero el muy cabrón la concluyó diciendo "así son las mujeres feas, si uno por compasión les dice algo bonito se ofenden". Lo mande al carajo, claro, pero igual me fui con una rabia de colección.
En todo caso el problema es que es una práctica desgraciadamente asumida socialmente y, tenés razón, las mismas mujeres la permitimos y perpetuamos.

10:16 a. m.  
Anonymous iris dijo...

excelente comentario medea, ideas bien planeteadas sobre un tema del que nunca se podrá hablar demasiado.
a manera de ejemplo: cuántas cosas me toca escuchar diariamente cuando salgo a entrenar? y no sólo en la sabana de boca de los mejengueros, que va... no no no, el fin de semana pasada, un elegante señor en un automóvil de lujo se dejó decir una de las peores pachucadas que e he escuchado decir a alguien cuando me pasó a la par mientras yo iba corriendo por la autopista.
qué es? qué nunca han visto a una mujer en pantaloneta corta corriendo por la calle? o que no tengo derecho a ponerme esa panta sino que tengo que salir en buso y sweater para que no me griten nada?
el simple "adios mami", a mi me molesta; y no creo que sea como me dijo un amigo el otro día "porque soy una amargada". pienso que ese tono irrespetuoso no tiene cabida y punto, y que yo como mujer no tengo por qué tener que aguantar esas cosas!
i.

1:18 p. m.  
Anonymous Kaos dijo...

Es curioso, si uno se pone en el papel d la mujer uno pued decir: Q rico, q me toque todo y que me diga lo que quiera... Pero:

1) Sos hombre y pensás como hombre, ellas son diferentes.
2) Esta bien una vez por chingar, pero que te pasen manoseando y diciendo "piropos" puede llegar a hartar y mucho.

Yo respeto mucho a las mujeres, pero al igual q a la pulga y muchos otros hombres, por la mente nos pasan muchas cosas. Pero de ahí a decirlas en voz alta... hay una gran diferencia.

PD: Medea, gracias x ponerme en tus links! pero que pena, tendré q ponerle más para dar la talla :)

3:45 p. m.  
Blogger Romerix dijo...

Muy buen post. Aunque frente a uno pasen mujeres que sea imposible dejar de ver, nadie le da derecho gritar vulgaridades o parar el carro para decir estupideces. Eso es inaceptable, lo mismo con las cosas que describe acerca de un ambiente de trabajo, aunque igual los abracitos y otras carajadas de esas no son exclusivas de los maes.

5:41 p. m.  
Anonymous Andrea dijo...

Toda la razón!!!!! Pero si queremos que las cosas cambien, cada una de nosotras tiene que EXIGIR respeto, y ante cada mirada lasciva devolver un enjache, ante cada piropo no solicitado devolver un "ubicate, loser", y ante cada pellizco o roce un solo patadón a las bolas.
Yo puedo hablar por experiencia, los maes nunca esperan que uno les salga gallita, están acostumbrados a las tontitas que se chillan y bajan la cabeza... pero los que parecen más matones son los más aculados. A ver si cuando no andan "en jauría" se atreven a decir las pachucadas que dicen?
Si ellos usan el acoso como forma de violencia, usemos nosotras la ridiculización como método de defensa. Más de un "gallito" se va a arrepentir de haber abierto la boca.

6:52 p. m.  
Anonymous Lilly dijo...

Este post está genial. Y tenés toda la razón. Lo que pasa es que hay mujeres que no comprenden (o que tal vez no les parece) que es preferible andar dejando currículums que tener que soportarse a un capitán pingaloca hablándole vulgaridades 24/7, y que ni siquiera tiene las pelotas para hacerlo abiertamente, porque la gran mayoría lo hace de manera muy agazapada para que luego sea simplemente un asunto de "él dijo/ella dijo", y que los demás lo desestimen y una quede como la perra quejumbrosa que tiene que andar hablando por todo y POR QUE SE QUEJA DE UNA TONTERA COMO ESA?

Me lleva el demonio. Mujeres del mundo, uníos!

8:55 a. m.  
Anonymous Alex dijo...

"Muérase bacteria" jajaja casi me muero de la risa... me encanta tu manera de expresarte, esta muy acertado el articulo.

12:18 p. m.  
Blogger medea dijo...

ACK.. y parece ser que nosotras no lo tenemos tan feo. Este blog habla de "eve teasing", la forma de acoso sexual que se vive en la India.

Y las bloggers hindúes se unieron para expresar su rechazo al asunto.

11:14 a. m.  
Anonymous karol dijo...

A mi un dia un jefe que se creia muy "playboy" me dijo frente toda la oficina "Con esa blusa se le ven los pechos sabrosos!" Yo no soy pleitera asi que no arme el pedo ahi, pero despues lo confronte y aunque fuera mi jefe le deje saber muy claro que no le iba a permitir un comentario como esos. Luego, el gran HP me trataba como una cuita mientras que a las otras muchachas las alababa y toqueteaba a su gusto. Eso me hizo sentir muy orgullosa en vez de hacerme sentir mal. Despues todas las muchachas me pedian consejo porque no soportaban al energumeno. Quien sabe cuantas demandas de acoso tendra ahora mi jefecito, jejeje.

4:45 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal