15 abr. 2006

Insomnio

Son las dos de la mañana y aquí estoy. Por más ocupado que esté mi día los momentos de soledad llegas y me atacas y me pongo a llorar. Dormir es una ilusión porque para lograrlo debo pasar por el horrible momento de quietud con mis pensamientos y regresas a mi mente y tengo que esconderme entre las cobijas para guardar la compostura y que la tristeza no arranque un sollozo de mi garganta que el eco me devuelva amplificado.

No puedo seguir en cama, donde antes guardaba ese momento de pensar en tí como algo precioso y valioso. No voy a conseguir dormirme, mis hombros están hechos un nudo y hace un frío de perros que por más que me envuelva en frazadas y edredones no logro disipar. Me levanto, me pongo unas tenis y un sweater, agarro mis cigarros y salgo a fumar. Necesito aire, necesito un lugar que no me recuerde a ti. Me siento en las gradas y fumo cigarrillo tras otro. Afuera también hace frío y el viento seca mi cara. Espero a que se pase este mal momento, a que de pronto me entre el sueño y pueda ir a recostarme y pasar de despierta a dormida en segundos y no sentir esa horrible transición. Pero estoy en las horas de hule. Las horas que pasan lentamente y no se acaban. Espero que pueda cansarme e ir a dormir y que la almohada se haya secado.

Me haces falta. Qué más puedo decir.

4 Comentarios:

Blogger Chris dijo...

Awwwwwww!!! Con qué coños opino? Es exactamente lo que me pasaba a mí, cuando iba a dormir y no quería pensar en ella, o sí quería pero al mismo tiempo dolía.

No quiero asustarte, pero aún pienso en ella cada noche, aún después de casi 8 meses de que se fue... Y ni cigarros a esta hora (4am) ni caminatas de la mano del frío me sirven... No la he podido olvidar, a lo cual solo puedo atribuir el simple hecho de que no quiero hacerlo. Tal vez es una idiotez o un simple capricho el querer mantenerla viva en mi corazón, pero irónicamente el sentirme triste porque ya no está también me hace sentir vivo.

La cosa es sentir algo, lo que sea para no caer en cuenta de que poco a poco voy quedandome sin sentimientos, algo qué sentir o alguien a quien echar de menos todo el día.

Saludos.

5:07 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Y si murieran hoy? No les daría chicha saber que dejaron pasar mucha vida extrañando, estando aguevados por alguien que decidió irse?

Aferrarse así a recuerdos es nocivo para la salud. Sentir algo es mejor que no sentir nada, pero estar "comfortably numb" puede ser más sano que estar con ese mal de amores sin poder dormir y dando vueltas como alma en pena.

Fuerzóooooonnnnnnnn!!!!!

11:35 a. m.  
Blogger Chris dijo...

Adoro a los entes anónimos ^^

9:16 p. m.  
Anonymous naty dijo...

Pues no creo que sea tan fácil como lo pone el usuario anónimo...

No es tan fácil como decir "ya, suficiente", y tampoco es que uno se aferre a recuerdos o a personas. Es un proceso totalmente natural de duelo, hay que llorarlo, hay que sacarlo, hay que hablarlo, porque si no nunca se va.

Hace unos dias estuve así. Y aunque en algún momento, hace mucho, llegué a pensar como el usuario anónimo, durante esos días en que estuve triste volví a recordar que basta que le pase a uno para darse cuenta en realidad de cómo funciona la cosa.

Y bueno, para muchos no es la primera vez. Y tampoco será la última.

Yo tuve suerte esta vez. El decidió regresar. Pero una vez anterior no fue así, y luego de mucho mucho tiempo, logré sanarlo.

No va a salir de tu vida en dias, meses, tan vez ni siquiera en años. Tampoco lo vas a dejar de querer, porque el amor nunca se muere, solo cambia de forma. Solo hay que tratar de ser fuerte y de bendecir el bien que tiene oculto este mal momento.

Animo Medea.

7:41 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal