9 abr. 2006

Living cliché

Estoy aca sentada en el desayunador de mi casa, viendo como se desata una tormenta. Las gotas son grandes, como no las veía desde hacía muchos meses. Caen con fuerza y rebotan de los techos, generando una niebla al ras del techo, compuesta de miles de gotitas que se quiebran al estrellarse contra el techo. Un rayo cae cerca y lo veo partir el cielo, el trueno le sigue poco tiempo después.


El clima hace eco a mi estado de ánimo. Este es un breakup post... si les estorba, les parece superficial, inútil y poco interesante o prefieren no enterarse, simplemente no lo lean.

No hay buena manera de terminar una relación. Y aunque me lo sospechaba y lo ví venir, no deja de doler. Los ojos los tengo hinchados y rojos... pasé mucho rato aguantando las lágrimas, y en el momento que me sentí en libertad de dejarlas caer, lo hicieron con tanta fuerza como la lluvia al otro lado del vidrio. Mi hermana trató de consolarme, pero tanto ella como yo sabemos que no hay nada que me pueda decir que ayude. Me sirvió un chocolate caliente, me abrazó y se aguantó mi silencio. Tampoco tengo mucho que contar. Lo usual: it's not you, it's me.

Debo dejar de pensar en el karma, en los agüizotes, en qué hice para merecerme esto. No hay explicaciones para algunas cosas. Ya no me quieren. Anda buscando soledad. Qué argumentos saca uno para defenderse de un "ya no me interesa que estés en mi vida?"

Y qué se le va a hacer. No sólo lidiar con el fin de la relación sino la pérdida de la amistad. Despedirse de las confidencias, de las conversaciones eternas, de las carcajadas entre las cobijas, de las rutinas que hacían mi vida más feliz... porque esa felicidad no fue suficiente, ni siquiera el recuerdo de esa felicidad bastó para darnos un chance.

Tal vez de ahí vienen los votos para los recién casados: "for better or for worse". No tanto porque uno se vaya a ir cuando la situación se pone difícil sino para que no lo saquen a uno del panorama cuando la vida se torna gris. El noviazgo duró lo que duró el año, lo suficiente para sentirme segura de que me correspondían y me querían y resulta que nada de eso valió porque ya no es así.

Traté de mentalizarme que no dolería. Me preparé para lo peor. Escribí postes que nunca subí, hablé con amigos, pedí opiniones, actué como que lo estaba tomando todo con calma, madurez, con estoicismo. Y no sirvió de ni mierda. Ya no me importa ponerme dramática y cursi y actuar como una adolescente.... porque así siento las cosas y no tengo nada para perder. Y necesito encontrar razones y algo que me sirva para aprender a no repetir esta situación en el futuro. Mi egocentrismo, mi necesidad de tener estabilidad, mi búsqueda de planes a futuro, de sentir un mínimo de control sobre lo que sucede en mi vida han resultado elegidas. Necesito estar en control, sentir que puedo hacer algo para que no vuelva a suceder, para no meter las patas, y la explicación de "asunto fuera de mis manos" no me convence, no me da alivio ni me tranquiliza, porque entonces en realida no hay nada que pueda hacer, y la próxima vez que me enamore esto sucederá nuevamente y así sucesivamente y no podré hacer nada para evitarlo o preverlo. Tengo ganas de gritar que es injusto, de reclamar porque esto siempre me sucede a mí de la misma manera. Tengo las marcas de mis uñas en el dorso de mis manos, un tic nervioso que creía haber eliminado hace años y que regresó con venganza hoy. Y por más extremista y ridículo que pueda ser, siento como que tengo un gran hueco en mi interior... que antes estaba lleno de felicidad y fé en cosas buenas por venir y ahora no sé con qué llenarlo. Veo las cosas que me daban alegría y tranquilidad y me traen recuerdos. En el pasado eliminaba todas esas cosas y las cambiaba por otras libres de carga emocional, pero demasiado de mi vida ahora está entrelazada y no quiero renunciar a ellas.

No sé cómo manejarlo. Sé que no lo estoy haciendo bien, que debería aceptar que no fue nada personal y listo, dejarlo ir, pero no puedo. Que nada gano buscando explicaciones donde no hay, y que lo peor que puedo hacer es engañarme pensando que ya se le pasará y que no todo está perdido. Me siento tan cliché.


Es todo tan defintivo, tan triste. Y lo que me quedó es el recuerdo y un libro que no quiero abrir porque sabe a premio de consolación.

11 Comentarios:

Anonymous Kaos dijo...

Yo soy el menos indicado para darle consejos. Creo que yo he creado una defensa tan rígida que no sé si alguna vez podré llegar a enamorarme... y me asusta, tal vez a lo que le tengo miedo es a lo que te está pasando... a salir herido.

Yo he perdido varias amistades femeninas por lo mismo, por esos rompimientos, que no siempre son "bonitos".

Hay que ajustarse a la realidad. El amor es algo mutuo, si una de las partes falla, el otro (disculpen el lenguaje soez :D) "mamó". He estado en ambos lados y en ambos lados se sufre (obviamente, en un lado más que en el otro).

Dos consejos:
1) El mae se puede arrepentir por lo que ha perdido. Y si eres como escribes, creo que puede estar perdiendo bastante. ;) Si eso te puede reconfortar, tal vez el mae no se arrepienta muy tarde...

2) Y si no... hay muchos peces en el mar (típico, lo sé, pero es verdad). A seguir besando sapos. No queda de otra. Por insistencia alguno tal vez sea príncipe, o al menos duque o conde...

8:08 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Eres muy joven.
He seguido de cerca tus escritos y me parecen salidos de una fuente maravillosa.
Entiendo que se te acabe el mundo.
Cuando el mundo se acaba a los veintitantos parece una hecatombe.
Cuando se nos acaba a los más de cincuenta es una hecatombe.
Si la hecatombe es producida por una bomba de un año es mucho. Si la hecatombe es producida por una bomba de quince años es demasiado.
Esto no te aliviará el dolor, pero te ayudará a pensar.
Busca a Ranier Maria Rilke. Encontrarás respuestas.
Alguien que te quiere... y te admira

9:43 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Discúlpame la distracción.
No importa si ya lo presentías. Nunca le hacemos caso a esos presentimientos porque no nos conviene... o más simplemente porque no nos gusta y cierto, sabemos que el cielo se nos vendrá encima pero no nos movemos. No es que seamos masoquistas, es que no nos podemos mover. Es parte del show. Hoy sientes mucho dolor, dentro de un tiempo te reirás montones y cuando tengas mi edad tu corazón ya no se resentirá tanto como el mío lo hace hoy. Ahora es imposible que le encuentres sentido a mis palabras, quizás mañana sí. Cuídate.

10:06 p. m.  
Blogger Caro dijo...

Tengo una lista de ocasiones de corazón roto bastante extensa así que le puedo decir que entiendo perfectamente.
Son momentos en los que uno no le encuentra sentido a las cosas y en los que no hay nada que consuele lo que uno siente. Son vacíos que no se llenan con cosas y definitivamente tampoco con otras personas. Esos son los momentos en que uno le ve el lado injusto a la vida, uno se pregunta que hice mal o que le pasa a esa persona. Que acaso es que no ve todo lo que teníamos???
y luego devolverse, a recordar y llorar la perdida. Puede parecer tonto y a la gente le parece un desperdicio o salen con un va a pasar, eso no es nada. Pero para uno simplemente de desarmó el mundo. Ese vacío por dentro se siente crecer cada momento que pasa y esa persona ya no está ahi.
Llore, deje salir todo eso, no lo reprima que reprimirlo solo hace que dure más tiempo en sanar. Ignorarlo solo empeora las cosas porque para cuando uno lo reconoce ya es demasiado tarde y puede que nunca sane. Eso se lo digo por experiencia.
No se si duele más tener que aceptar el rechazo o simplemente tener que dejar a esa persona, pero el tiempo es sabio y sabe acomodar las cosas del corazón.
Si me atrevo a decirle que no todo el tiempo tiene que ser lo mismo. Uno a veces pierde la esperanza, pero debe haber alguien en este mundo capaz de revivirla.
Por ahora solo desahoguese como ud prefiera, no es de tontos llorar, sino de valientes porque aquel que llora es capaz de aceptar y reconocer sus sentmientos y fragilidad.
Animo medea, si quiere puede darse una vuelta por mi blog y buscar un post que se llama corazones rotos. Va ver la cantidad de gente que ha pasado por lo mismo.

Saludos y ánimo!

:)

4:45 a. m.  
Anonymous Andrea dijo...

Apoyo al usuario anónimo que dice que estos escritos deben venir de una persona maravillosa... no te conozco personalmente pero siempre te leo y tenés una sensibilidad muy especial.

Como una mujer a la que le han roto muchas veces el corazón, te digo que todo este dolor pasa (a veces no tan rápido como uno quisiera, pero hay que ayudarse).

Como dice Kaos, uno está más seguro si se cierra y no se enamora, pero también se sufre más.... personas con tanto que dar no pueden prohibirle al amor que fluya, es corrosivo. Cuando el objeto de nuestro afecto es otro, tarde o temprano terminaremos llorando y es así siempre, todas las historias son iguales.

Lo único positivo que te puedo decir es que te volqués a tu interior, donde está todo el amor que necesitás. Querete mucho, lamete las heridas, encontrá a esa niña interior que se siente rechazada, chineala bastante y volvé a levantarte. No te olvidés que uno vale por quien es, no por quien tiene a la par.

Un abrazo!

10:55 a. m.  
Anonymous Francisco Duran dijo...

Yo tambien soy del club de los que no te conocen en persona pero que lo que he leido tuyo es muy cool... asi que para seguir con el cliche... lo unico que te puedo decir es: "Arriba el animo!"

Siempre que pasan cosas medio weizas me pongo a pensar que en la vida todo pasa por algo y la mayoria de las veces no podemos ver claramente los por qués. Casi siempre el por qué de las cosas uno lo viene a ver al tiempo.

11:37 a. m.  
Blogger Denise dijo...

No es extremista ni ridículo nada de lo que decís.
Te entiendo, no hay mucho que decir porque esos son los momentos en que los "vas a estar mejor" se sienten como habladas de caquilla, así que te dejo un abrazo.

2:27 p. m.  
Blogger Chris dijo...

Medea, yo hace 7 meses pasé por eso, nada más imagínese que mi relación duró casi 4 años... Y fuí "cambiado" como reemplazado sin más alarde que un "quiero disfrutar mi juventud" de su parte y miles de pensamientos negativos de la mía...

Con el tiempo te sentirás mejor y si se tiene que llorar se llora... A veces también es necesario que llueva por dentro.

Saludos.

4:00 p. m.  
Blogger Javier el Gusanoide dijo...

ooops sorry, hasta hoy paso x aqui, q te diré, lo siento porque si me di cuenta q estabas muy feliz, pero ni modo, a seguir adelante, y mantenerse ocupado.

Espero te recuperes pronto

5:54 p. m.  
Blogger medea dijo...

muchas gracias! Pues aquí seguimos echando pa´lante.

sumergirse en el trabajo siempre es una buena opción para darle tiempo de sanar a los corazones rotos, y eso haré.

12:10 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

por lo menos hubo honestidad. eso si se puede decir. que pasa cuando das caricias y al tiempo te las devuelven con silencios prolongados. cuando te muestras y das una sonrisa de bienvenida, pero el receptor se esconde, huye. desaparece.
asi como lo has hecho vos misma antes.
karma? no se. casualidad? ojala, por que seria una leccion cruel. valiosa, pero cruel.

5:31 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal