26 may. 2006

suspensión animada

Todas las ideas que circulaban y revoloteaban en mi cabeza aterrizaron en mi estómago. El Big Band que quedó instalada entre mi páncreas y el bazo, ahí abrazada del hígado, se dedica a tocar trompetas, bombos, trombones y de vez en cuando truena un gong. De cerebro apenas queda los suficiente para hacer trabajo. Cuento las horas para que llegue el momento de irme a descansar, porque mi mente está en piloto automático y le pide a la mano que levante el refresco y lo lleve a mi boca. La gran parte de mi almuerzo está congelándose a un lado de la compu. La otra parte está petrificada en mi intestino delgado.

Lo siento por la ausencia, por no escribir, por la inconstancia. Eventualmente regresaré a las viejas andanzas y escrituras inspiradas.

Para escribir con el corazón, hay que tener el hígado bien puesto.

4 Comentarios:

Blogger Metamorfosis dijo...

WOW Medea! Esta genial! Me encantó! Y entiendo lo q queres decir! Pero no siempre va a ser asi, eso me anima un poco...

SALUDOS!

12:54 p. m.  
Blogger Lachi dijo...

Elegante forma de describir una diarrea.:D

5:30 p. m.  
Blogger tugocr dijo...

Claro pero al higado hay que cuidarlo tambien. A comer bien!

12:06 a. m.  
Anonymous Sergio dijo...

El hígado es re- jodido, por todo se molesta el cabrón. Hasta por un poco de líquido fermentado. Por un corazón roto. Vaya, espero logres sacar más tiempo.

Saludotes;

11:17 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal