30 jun. 2006

Jugando a la casita

El fin de semana me agarró haciendo limpieza profunda del baño, de rodillas raspando con una piedra de afilar a ver si lograba quitar la capa de mugre sobre los azulejos, con una combinación poderosa de ajaxx con 409, baldes con agua y guantes de hule. He lavado en la lavadora semi automática que no sé usar y me llena toda la ropa negra de pelusa irremovible. He averiguado que con las ventajas de tener jardín vienen las desventajas de los insectos rastreros y voladores o ambos, en caso de las cucarachas. He encerado el piso de mi cuarto, y he dejado de andar en medias cuando estoy en él tras una espectacular caida. He colgado cuadros, perchas, ganchos y lámparas para que dan sensación de hogar. Hago planes para matas colgantes en el patio de luz, ando buscando manteles redondos para la mesa del comedor. Ya tengo comida en mi refri y no sólo cerveza. Así es. Hay lechuga, queso, paté, pan, leche, verduras y frutas.

Sólo queda sin revisar una montaña de facturas y recibos. Un montoncito de órdenes patronales, comprobantes de pago, volantes y papel recortado. Platinitas de medicamentos a medio vaciar, lápices sin punta, tapas de lapicero, borradores que manchan en vez de borrar. La mudanza fue muy veloz: 3 horas en total. 1 empacando, 2 bajando todo del cuarto piso transportándolo a su nuevo lugar.

En estos días voy llegando de noche a mi casa, que me queda a 100 metros de donde me deja el bus. Prendo una lamparita o dos para ambientar el lugar y los proyectos se me atraviesan. Hay tanto que queda por hacer, mejoras, detalles, compras. Falta todavía traerme un par de cosas más, entre ellas la máquina de coser y buscarle campito.

Mi gata se lleva bien con el perro y hasta están en el mismo cuarto: muy politely se dan la espalda y cada quien se concentra en lo suyo.

Este fin de semana quería hacer muchas otras cosas, pero creo que el cansancio y el resfriado me están ganando. Toda una semana de ensayos, de salidas, de hacer oficio en los ratitos que estoy en casa. Sólo estoy viendo el momento donde terminemos el evento esta noche, y salga para mi casa a dormir. Y dormir.

4 Comentarios:

Blogger Javier el Gusanoide dijo...

Pues me uno al club, me gustaria dormirme y no despertarme en 2 días .

1:15 p. m.  
Blogger Sirena dijo...

Ácido muriático para las costras de azulejos.. pero ¡con mucho cuidadísimo! y con guantes gruesos porque quema. Pero es lo único contra cierta mugre que delata al inquilino anterior. Y pa´las cucas trampas raid... no sé por qué pero funcionan o esos aparatitos que emiten un sonido que nosotros no escuchamos y que venden en pricesmart... ¡éxitos en tu casa nueva!!!

12:28 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

¿la gata no se come las cucarachas? acá me aguanto los pelos, los sillones destrozados, los libros mordisqueados, el desorden general, solo porque la gata carlota se come todo bicho que se mueva.

12:26 p. m.  
Anonymous el comentarista dijo...

Medea, ya perdí la cuenta. Te mudaste otra vez?

10:28 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal