14 jun. 2006

mudanza

Para mi, las mudanzas son poderosas impulsadoras de cambios. Un rito de iniciación que se repite a lo largo de la vida. Siempre comenzando una nueva etapa, aprovechando la oportunidad para hacer borrón y cuenta nueva. Es mi quema del año viejo, mi corte de los dreadlocks de la rutina, limpieza primaveral, utilizar por primera vez la camisa azul de colegio. Cualquier cosa es posible al cambiar de 4 paredes.

Todavía me acuerdo de mi mudanza hacia la emancipación. El 22 de Diciembre me llamaron para trabajar en MonteVerde y antes del fin de año estaba acomodándome en mi nueva casa. Sin darme cuenta hasta después, obedecí a las predicciones de un gitano que me leyó las cartas. El 22 sería mi día de suerte. El verde era el color para mi, haría 3 viajes antes del final de año, dos bastante cerca, uno lejano. Fue el 3er viaje: Uno había sido a USA, otro cerca de San Vito y ahora MonteVerde.

Así como el catalizador de mi mudanza a Monteverde fue mi estadía en la Zona Sur, esta vez ha sido el viaje a California. Quiero estar en una casa sin memoria. Tener espacio para crear nuevos recuerdos, marcar las paredes con señales de otras personas.

Pero antes, tendré que agarrar las cajas y comenzar a empacar.

3 Comentarios:

Anonymous Sergio dijo...

Ese ritual se hace solo y es una maravilla.

Es la vida misma saliendo a flote, lo más intenso y guardado desempolvándose.

Saludos desde acá.

9:34 a. m.  
Anonymous Francisco Duran dijo...

Hey ojala que sea un cambio muy positivo!

5:07 p. m.  
Blogger Sirena dijo...

Ey ¡qué bien suena eso! me alegra mucho que haya tanto movimiento en tu vida últimamente... moverse, siempre moverse, mudarse y mudar de piel,d e cabello, de ideas, de personas, de casa, de lugares, de historia, de lanas y de todo...

1:51 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal