17 jul. 2006

EX

No sé que me da mas miedo. Que la ex del Susodicho quiera matarme o que esté desesperada por ser mi mejor, mejor amiga.


Me ha llegado a buscar. Desde aquel lunes en Jazz Café había escuchado que quería saber quien era yo. Soñé con mujeres de pasamontañas escondidas entre arbustos dispuestas a atacarme a cadenazos, de atropellos y huidas. Vi carros pasar por el frente de mi casa, desacelerar y quedarse observandonos. Se habló claro que no era conveniente que fuera a la casa con la excusa de visitar a la Vikinga. Que mejor era no aceptar sus salidas a bares San Pedreños a tomarme unos tragos. Que si llamaba nuevamente a mi celular, lo inteligente era no contestar.

El viernes no la pude evitar. En un lugar donde jamás hubiera esperado encontrarla, se enteró que la Vikinga estaba con nosotras y no tuvo problema de pagar entrada y aparecerse. Justo en el momento que entró yo estaba hablando con alguien sobre unos DVDs que le había prestado y evité la tétrica presentación. Después de la conversación, aproveché que la Ex estaba en la barra y cobardemente huí. Fui a conversar con aquella excompañera de la U, compañera de tablas y de maravillosas escenas teatrales. Fumé como 3 cigarrillos uno detrás de otro. Tomé una cerveza. Escondida en aquella esquina del bar recapitulé sobre cuál podría ser la mejor manera de lidiar con la situación. Respiré profundo. Estaba con mis amigas. De lo que me habían contado, no había intenciones violentas.

Regresé a nuestra zona entre la barra y la pista de baile, y ahí estaba ella. Evité contacto visual. Seguí recto a hablar con unas amigas al otro lado del bar. Tuve que respirar profundo nuevamente. Bailé un rato. Pedí otra cerveza. Fumé más. No podía seguir escapándome. A amarrarme los pantalones e ir a enfrentar lo que fuera a suceder.

Llegué y me acorraló. Me reclamó que le hubiera estado huyendo. Que no iba a hacerme nada malo. Que ella era una mae tuanis. Que ella ya había hablado con el Susodicho y estaba de lo más bien con que él estuviera saliendo con alguien. Que ella también estaba con alguien más y así era mejor. Que no quería hacerme daño. Que me había llamado al celular aquel día buscando a la Vikinga. Que no tenía bronca conmigo, que por eso nos había invitado la otra noche a irnos a tomar algo con ella. Que podríamos ser buenas amigas y divertirnos y pasarla bien.

Me sacó a bailar y me advirtió no decirle nada al Susodicho de su visita a aquel bar. Que él ya la había llamado a madrearla por estarme llamando a mi celular. Que no creyera nada de lo que él dijera sobre ella. Que la odiaba...

Recordé las palabras del Susodicho: ella no me buscaría para pegarme o por mal ride. Que quería saber quien era, cómo era. Si era yo efectivamente la que había visto en el bar de la mano con el ex y pegándose los besos. Era una tortura mental a la que ella se sometería para probarse algo a ella misma. Para hacerse leña. Que no descansaría hasta conocerme. Que yo la conocería y me parecería una persona muy simpática. Excelente persona. Divertida. Dinámica. Una teja. Una labia impactante. Cuando estaba bien portada era maravillosa persona. El problema justamente era que ese estado no era constante. Que un día podía pasar donde todo fuera maravilloso y al día siguiente era despertar con el enemigo y estabas a la par de alguien cuya única misión en la vida era hacerte miserable y que lamentaras el haber nacido.

Ahora estaba ahí. Con una sonrisa en la cara. Extendiéndome la pipa de la paz. Necesitaba otra cerveza, entonces ella decidió que tenía que acompañarme.

Esta era la mujer que había hecho leña al Susodicho. Que lo tenía traumatizado con respecto a relaciones. A la que todavía no supera. La que lo llama a las 2 de la mañana a reclamarle porque pareciera que él no está pasando por ningún duelo por la relación, a recriminarle asuntos del pasado.

A la salida me acorraló a preguntarme si le había dicho algo a el Susodicho... le dije que no y me mostró un mensaje de texto que él le había enviado. Después me entero que ella se fue a encontrarse con él. Que estuvo haciéndole terapia a FUBAR en contra de el Susodicho. Que le pidió a FUBAR si se podía ir a vivir con nosotras porque necesitaba donde quedarse por 15 días. Y FUBAR, en un fallonazo de criterio traicionero y olímpico, le dijo que por ella estaba bien, pero que me preguntaría a mi.

Me da mas desconfianza un perro que no muestra los dientes.

16 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Lo bueno de cometer errores es que ya sabes que no caerás en eso de nuevo.

Lo bueno de tener una conciencia limpia es que se no hay fantasmas persiguiendote entre las cortinas.

Lo bueno de salir con alguien que valga la pena es que esta nunca le echa la culpa de la relación fallida a un o una ex.

Al final de cuenta, lo bueno de la vida es vivirla y disfrutarla.

9:11 a. m.  
Anonymous iris dijo...

las ex apestan... mucho apestan, si que si.
a esta en particular, si fuera vos, le andaria con muuuuucho cuidado.
un abrazote!
i.

9:43 a. m.  
Blogger Jen® dijo...

uy medea, pero que es esa historia? imagine toda la escena en mi cabeza, hasta la parte de su huida, con sus colochos al viento!

3:02 p. m.  
Anonymous Koszta dijo...

Ciertamente, no sólo por lo que escribió iris, sino que siempre he pensado que para una buena relación solamente hacen falta dos. Todos los demás salen sobrando... no te compliques inútilmente involucrándola en tu relación ni en tu vida. Tampoco tienes que huir.

7:54 p. m.  
Anonymous Edd dijo...

FUBAR?...

Se cierto lo q dicen, en todo camino siempre hay piedras, tachuelas, clavos o chinches... es usted la que escoje si sale descalza o no.

11:42 a. m.  
Blogger Lachi dijo...

Diay, pero uno también es la "ex" de un poco de maes. Así que serrucharle el piso a una "ex" es como hablar mal de uno mismo, qué gacho.

1:57 p. m.  
Blogger Jaqui dijo...

Uuuyyy...sinceramente tenés razón. La vikinga parece una mujer sumamente obsesiva....esa perseguidera rara y ¿ganas de ser compas?
...de largo más bonito.

3:19 p. m.  
Blogger medea dijo...

usuario: el asunto es qeu para uno todos los errores son diferentes, y uno se convence que no está cayendo en el mismo.

iris: hay exes de exes... lo mejor sería una relación de tolerancia y con el pasar de los años una posible amistad. pero así tan reciente... super sospechoso!

jen: y esta historia es como la punta del iceberg...

koszta: yo no la incluyo en la historia. Ella lo hace solita :(

edd: o sea, soy masoquista!

lachi: como mencioné a iris. Hay exes de exes. Y claro. El tener un ex psicópata lo único que dice es que uno escogió una pareja no muy balanceada...

3:57 p. m.  
Blogger medea dijo...

jaqui.. la vikinga no es la ex. La ex es amiga de la vikinga. La vikinga vive conmigo, nada más que tiene la mala suerte de estar en el medio del huracán conociendo a las 3 partes involucradas: Ex, Susodicho y Yo.

5:06 p. m.  
Blogger Murasaki dijo...

O_o' ¡Qué miedo! Uno se topa con cada elemento en esta vida...

Pues nada, mantenerse alerta para esquivar cualquier golpe bajo: tanta "amabilidad" es muy sospechosa.

Y ojalá que la susodicha encuentre algo mejor que hacer que andarse atravesando en tu camino

Suerte!

9:03 p. m.  
Blogger Caro dijo...

Bueno, a ud le llego una ex que por lo menos no viene con los tacos de frente desde el principio, o tal vez sí pero al menos es disimulada.
Hay ex que son de lo peor y no entienden que el termino "ex" se refiere a pasado preterito bien muerto y enterrado.
Hay que aprender a ser una ex con dignidad y no andar viendo como le serrucha uno el piso a la nueva adquisición de los "susodichos".
Yo diría que es mejor hacerse de la vista gorda, pero no siempre es tan fácil.

Suerte con eso.

Saludos!

4:54 a. m.  
Anonymous Edd dijo...

Masoquista no, en realidad usted escoje su camino ... con la ex o sin la ex.

Desgraciadamente sucede como una cacería y nunca se esta tranquilo con la pareja sin que hayan terceros con intenciones de sobra, todo es cuestion de saber manejar eso. Es como una marioneta... usted suelta un hilo y jala el otro, nunca suelta los dos o jala los dos a la vez. Balance.

10:00 a. m.  
Blogger Sneaksleep dijo...

Por lo general, no soy de las personas que da consejos si no me los piden, pero... No lo hagas! Aunque sean tan sólo 15 días, no me puedo imaginar un buen resultado a una convivencia con la ex. Ahora, ser amigas o conocidas-que-se-llevan-bien, puede ser. Eso lo tendrás que ver tú, teniendo en mente que siempre existe la posibilidad de tener que cortar con ella después, cuando se las da de enemiga sorpresa.

Dicho todo eso, la verdad es que he logrado tener una relación amable (por no decir amistad) con algunas de las ex de mis ex. Pero son la menoría. Y nunca han sido tan recientes. Por su parte, el único ex mío que mi marido ha querido conocer es mi primer pololo (del 6o grado) que ahora es gay.

2:42 p. m.  
Blogger medea dijo...

wah. No. Dejemos claro que no consideré vivir con La Ex ni un segundo.

Hay broncas que prefiero evitar a toda costa.

3:03 p. m.  
Anonymous Kaos dijo...

Wah! De lo que me perdía por no volver al mundo bloguero :D

Q historias las de Medea... cada personaje en su vida :D Lo feo es que hay tantas mujeres así que a veces me gustaría poder predecir el futuro :S

Pobre el susodicho. Cuídese Medea. :P

10:38 p. m.  
Blogger Raiha dijo...

Uhm... A mí sinceramente no me parece tan freak el asunto. O qué... Me van a decir que nunca en su vida han sido masoquistas? Alguna vez no han querido saber quién es la novata que se ha robado el corazón de algún sujeto que en algún momento fue parte importante de su vida? O que no les ha dado ganas por saber cómo será ella, qué le gustará, o cómo será en la cama cuando está con el fulano...? Ah, no? Lo van a negar? Hagan el favor y no sean hipocritillas! =P

5:41 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal