3 jul. 2006

Tres son multitud.

Cuando en casa viven tres, el status quo es frágil y mantener la armonía cuando es una pareja contra el otro es asunto delicado. Que lo diga yo que me salí de esa situación en mi antiguo depa con mi hermana y la pareja. Después una cosa lleva a otra y el romance se vuelve excluyente o se convierte en cruz y de pronto hay pelea de novios/amantes/concubinos y el ambiente hogareño se vuelve pesado. Es fácil asumir que se mantendrá la relación platónica, pero qué hacer cuando de pronto alguien llega que tiene X, Y y Z características que te encantan: además hay química, complicidad y ganas de estar en contacto. Solamente que vive en casa y se supone que hay que ignorar todo lo anterior en aras de la hermandad.


Hace una semana llegó el 3ro a La Stanza. Y este fin de semana la estructura del hogar cambió dramáticamente en cuestión de 24 horas. Bastó una noche de tragos en la que las barreras de lo "aceptable" fueron sorteadas olímpicamente en un ataque de ganas. Entonces ardió Troya. Y el Susodicho y yo, como niños regañados tuvimos que escuchar en medio del barullo electrónico el recuento de los actos dolosos. El punto de vista de la 3ra parte quedó establecido y las cosas quedaron claras. Dejamos pendiente para un día de sobriedad la discusión de derechos y deberes de los co-arriendantes para re-establecer la dinámica de "compañeros de casa" y lo que eso significa y conlleva.

El prospecto de "dejemos todo como amigos y olvidémonos de lo que pasó" se consideró como por 1/2 segundo al día siguiente y entre carcajadas el Susodicho y yo admitimos que seríamos pésimos actores de esa farsa. Lo sano sería quitar el factor "compañero de casa" de la ecuación y que las cosas cayeran por su peso sin el atractivo adicional de lo prohibido. La tentación es fuerte y la carne no tanto.

Convenientemente aparició ese mismo día una nueva inquilina: amiga extranjera del Susodicho en necesidad de una habitación. Ya que todo estaba pagado, la sustitución se hizo tranquilamente el domingo. Y con ella no corremos el mismo riesgo.

Para la próxima vez que se entreviste inquilin@, ya aprendimos la lección. Hormonas abstenerse.

9 Comentarios:

Anonymous Edward dijo...

Osea? lo echaste x la nueva? Lo usaste!!

Ocupo una habitación. : )

Varas. Q historia, siempre es bueno ver a alguien q acepta sus debilidades carnales y no se las da de monja.
Ademas tb es cómico leer una historia tan similar a una película de Cinemax. :).

12:35 p. m.  
Anonymous el comentarista dijo...

Por fin, quién se salió? Vos o "el susodicho"?

"El susodicho" asumo que es el novio de tu hermana y vos te lo cogiste por accidente... o esa es otra historia?

A qué te referís con la frase "en medio del barullo electrónico"?

Perdoná, el relato está un poco enredado para nosotros los que la vemos desde la barrera... pero que la historia promete, promete! :D

12:52 p. m.  
Blogger medea dijo...

edward, no hubo que echarlo. Solito decidió hacer retirada estratégica.

comentarista:

el susodicho. Y mi hermana nada tiene que ver en la historia. Por dicha :)
Barullo electrónico: música que se pone en discotecas.

1:08 p. m.  
Blogger alefux dijo...

esas situaciones de arrendamiento y sub me parecen sumamente divertidas... es como una obra de teatro...

y al final, sin la participación de lo prohibido en la ecuación (lo que hacía menos interesante la situación...), en qué quedaron?

2:34 p. m.  
Blogger Sirena dijo...

O sea, el susodicho se fue a vivir a otro lado pero ahora duerme en la casa a veces ¿no? o es que se fue del todo se fue, se fue...

9:09 p. m.  
Anonymous Edward dijo...

Quiere saber que pasó con el susodicho? de medea y la extranjera?.
La proxima semana, a la misma hora, mismo canal.

12:26 p. m.  
Blogger sceva dijo...

Hola Medea,
Tiempo de no escribirte, así que decidi saludar. Espero que sigas bien :)
Cariños,

3:14 p. m.  
Anonymous ojos café ;) dijo...

felicidades muchas, futuras y constantes

8:19 a. m.  
Blogger medea dijo...

A ver, un update:

La extranjera también anda socializando por la vida y en busca de brete para ver si se queda más tiempo en tiquilandia

y la 3ra parte de la entente hogareña está "desaparecida", puesto que duerme fuera más de lo que duerme dentro.

El Susodicho se hace presente. Desayunos de café negro con cigarro. Nos vemos, hablamos y salimos, llevando las cosas un día a la vez.

11:21 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal