7 ago. 2006

La Madrina Sancho Panza

Trabajar en teatro es conocido por ser una labor jalada de los pelos, amarrada con mocos y sostenida con uñas y dientes. No hay glamour, privacidad y uno no es dueño de su tiempo. Ejemplos? Muchos, y este corto montaje fue una muestra variada de las mil y una cosas que hay que aguantar.


Mi temporada como madrina de bodas de superheroína terminó ayer. Con una presentación mucho menos ajetreada que la vez anterior ya cumplimos con nuestro ciclo farmacéutico.

1. No esté seguro ni de su apellido:

Cuando llaman a los actores llegan 8 a leer el guión. 2 no pueden con los horarios, 2 son eliminados del texto antes de la siguiente lectura, después de haber acomodado su horario para asistir a ensayos. Quedan 6 y al próximo ensayo nos advierten que el presupuesto disminuyó y en vez de 6 presentaciones, serán 2. Amén.

2. Siga el guión al pie de la letra hasta que le digamos lo contrario. Unas 3 o cuatro veces.

Representamos la unión de dos medicamentos por medio de una boda en la que las "mascotas " de cada medicina se casan. Como que El Verdugo y Gollo decidieran intercambiar anillos. Hay un villano AKA el Pollo en llamas por su elegante disfraz, y el padrino, la madrina y el juez. Ensayos hasta el cansancio para hacer la marcación de textos, posiciones y movimientos. Yo aprendo a dar mis 3 líneas con una convicción completa y total. El día antes de la presentación llega un memo especificando que el personaje amargado, ridículo y antipático ahora va a ser la mejor amiga de la protagonista y ayudante dedicada de la misión. La marcación queda desechada.

3. Sea flexible. Contorsionistas bienvenidos.

Pedidos un poco "exóticos". El día de la función llega la representante de la agencia a entregar cambios. Incluyen acotaciones como "Madrina lanza a villano por los aires después de aplicarle una llave y dejarlo inconsciente". Gracias. Yo también los quiero. Clases de judo, alguien? También esté preparado para que en vez de camerinos les den un espacio en un pasillo del sótano sin ventilación ni puerta que se pueda cerrar. Y ahí esperarán las 3 o 4 horas antes de función.

4. vestuario a la medida = son a la medida de otro. Vestuario unitalla = le quedan a todos igual de mal.

Toman las medidas para el vestuario el día antes de la presentación. Cuando llega el vestuario quedo con la certeza que las medidas se las dieron a una tercera persona que asumió que era cualquier talla menos esa. Me pongo mi leotardo de patinadora en hielo, hecha de transparencia color carne y terciopelo blanco. Terciopelo. Blanco. Les mencioné que era pequeño y apretado? Me pongo la enagua de raso blanco con aplicaciones en tul lila y rojo. Doy un par de pasos y regreso a meterle 3 cm. a cada lado de la enagua con la ayuda de unas gacillas. Me quedó tan ancha que si giraba rápidamente y me detenía, la enagua seguiría girando a mi alrededor como hula hula. Los zapatos me los pidieron a mi. "traiga unos tacones blancos o transparentes". Claaaaaro. No querían más bien de esas de plataforma transparente con acuario incluido en el tacón? Corro a ver a quién se los pido prestados y la productora me facilita unos transparentes. Horror y vergüenza.

5. Ensaye y ensaye. Luego ensaye más. Finalmente, improvise.

El día de función nos convocan a las 3pm. Llegamos al lugar y comienza una sesión intensiva de ensayos, ensayos y más ensayos. Ensayo de movimiento. De luces, De sonido, de texto. Ensayo con el vestuario. Repasar la escena de las luchas. Nos familiarizamos con el lugar, probamos los micrófonos, aprendemos a manejar el vestuario sin matarnos. Detrás de escena pegamos duct tape a las suelas de los zapatos para que no resbalen tanto y esperamos el inicio de la función. Cuando entramos a función advierto que todo el piso de azulejo estaba cubierto de resbalosos pétalos de rosa. Hay pocas reglas en teatro y una es: Nunca, NUNCA intentar algo nuevo en función que no se haya probado en ensayo. Porque las consecuencias pueden ser nefastas y vergonzosas. Por ejemplo: durante la lucha casí hago una demostración del Cancán francés al salir resbalada mi pierna sobre un pétalo y caer entre hincada y en split. Por cierto, sabía ud que el Actor no está asegurado por nadie?

6. Las buenas noticias nunca lo son.

Salimos de función y nos dan una buena noticia: vamos a cenar en el evento. La Mala noticia? Tenemos que quedarnos disfrazados. Así que me pido un par de screwdrivers y por lo menos siento que hay cosas peores en la vida. Como la superheroína, quién no puede quitarse los guantes porque están pegados al disfraz, y que cada vez que se lleva un bocado a la boca lo acompaña con pelo de peluca. Yumm.

7. Todos piensan que escriben igual que Shakespeare. Aunque sea un guión de farsa de 7 minutos sobre el asma y la acidez, defenderan sus decisiones de texto hasta la muerte.

Un evento lo hicimos en español, el otro en inglés. Mi mejor amigo citó a una maestra quien dijo que "el buen actor es el que defiende un texto sin importar lo malo que sea". Defectos gramaticales, formas verbales incorrectas y frases obviamente traducidas textualmente del español eran solo algunas de las idiosincrasias. Típico: Drink a chair and eat what-what (Tome asiento y coma queque, por aquello). Entonces, así como nos entregaron el guión revisado con sus errores intactos, así lo leímos.

8. Sea proactivo y automotívese. Si todo sale bien, felicitarán al director. Si algo sale mal, lo culparán a ud.

Nuestro simpatiquísimo director a quien cariñosamente apodamos El Chico Migraña, durante todo el proceso no nos brindó una sola sonrisa o palabra de apoyo. Pero estamos seguro que se arrancaba el pelo a manos llenas pensando en nuestro buen trabajo. El pago todavía no lo recibimos y es de esas cosas que ni pregunté cuánto sería. Prefiero que me sorprendan. Así, lo que caiga, será bien recibido.


Sin embargo, tanta quejadera y en realidad lo disfruté. Porque si no, qué tendría para contarle a mis nietos?


5 Comentarios:

Anonymous Francisco Duran dijo...

Que buena historia... por lo que pusiste al final me voy a considerar un nieto tuyo porque la verdad yo tambien disfrute mucho de leer este post!

6:12 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

transparencia color carne y terciopelo blanco. Terciopelo. Blanco....uy q bien se debe haber visto eso!

8:42 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Son de esas historias que uno disfruta cuando se las cuenta, pero odiaría realmente haber tenido que usar esos zapatos transparentes guac! Me alegro que al final disfrutaras lo que hiciste, al final, lo importante es tener que contar!!

2:27 p. m.  
Blogger Raiha dijo...

"Por cierto, sabía ud que el Actor no está asegurado por nadie?"

Supongo que es otro *plus* que viene con todo el paquete de ser actor: La parte 'emocionante' del asunto es que nadie sabe qué parte del cuello se va a partir ni en cuál escena. Es el arte de mantener al público intrigado.
XD!

11:48 a. m.  
Blogger Humo en tus ojos dijo...

Como no vas a estar feliz???
Si viviste para contar esta serie de tragedias como si fueran comedias! Sos una sobreviviente del baile de can can sobre petalos de rosa!

11:09 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal