11 ago. 2006

tiempo

Se me escurren las horas entre los dedos. Las trato de atajar y es como querer atrapar polvo entre las manos. Los minutos corren en mi contra y busco tiempo suficiente para desatrasarme de mi ausencia, del trabajo hecho y perdido del miércoles, de las cosas atrasadas de otros y de lo mio de hoy.

Pienso en las cosas que me pasan y en las cosas que quiero y no quiero tomar decisiones. Estoy con alguien y no estoy enamorada, quiero enamorarme y mi corazón me obedece a medias porque sale desbocado persiguiendo a terceros que no tienen nada que ver conmigo.

Pero por ahora nadie pide, nadie exige. Las cosas marchan con calma y tampoco puedo argumentar que son fantasmas del pasado los que me auyentan las sensaciones. Todo es nuevo (siempre lo es). Es diferente (o igual de distinta manera). Es aprender a manejar códigos de otros y ver si se conjugan placenteramente con los de uno.

A ratos me complico demasiado la vida.

4 Comentarios:

Blogger Pilar dijo...

Ocurre a veces, todo es cuestion de esperar a que pase, a veces tarda, pero como todo en la vida, no suele durar. Un abrazo :)

12:17 p. m.  
Blogger Caro dijo...

Corazones a medias... eso es algo difícil de manejar. Espero que el suyo se decida. Si es cierto que todo pasa, pero también que a veces no es tan fácil esperar.
Mientras no le cause mayor molestia supongo que es manejable.
Suerte con ese tiempo de presiones.

Saludos!

8:51 p. m.  
Anonymous Koszta dijo...

Medea, esta reflexión tuya me provoca tanto que no puedo dejar de comentar.
Bella Pilar, no creo que Medea tenga sangre para esperar o al menos esperar inmersa en la incertidumbre. ¿Sabes? la incertidumbre puede hacer que una espera de cinco minutos nos desgasten irreversiblemente. Si es más larga... ¿qué no podría suceder?
Pero no creo que todo esté perdido Medea. Tus jóvenes años te consumen demasiado a pesar de la intensidad con que has vivido. ¿De qué te quejas?. Quizás te hace falta ver las cosas desde un mejor ángulo. Yo recién he aceptado a regañadientes algo como lo tuyo, lo he aceptado no por conformismo sino porque estoy conociendo algo totalmente nuevo, ejercitar tan íntimos sentimientos de una manera impensable para mí hasta hace poco tiempo. Y concedo que aún así me devuelve satisfacciones.
Mi opinión: ya que estás en esto puedes darte el gusto de probar con mente abierta para que al menos no te haga mucho daño.
Saca provecho aún de las situaciones menos felices.

10:11 p. m.  
Blogger Zoe3500 dijo...

Lo esencial es invisible a los ojos, muchas veces por no poner atención a la señales no nos damos cuenta de que es realmente importante y puede que eso tan importante este entre esas terceras personas.

8:43 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal