19 sep. 2006

La Gripe

Queda comprobado. Por más que las sopas y yo no seamos mejores compañeras, a mi corazón se le llega con Sopa de Pollo. No necesito flores, ni chocolates, ni promesas de amor eterno. Un tazoncito casero de caldo de pollo con vegetales y tés es la vía directa para que me de cuenta que es seguro amar, porque esas demostraciones me dan la seguridad que seré correspondida.

Con una gripe con tos de esas serias, estuve en cama todo el sábado y no se me hizo tan pesado. Mi corazón de melón salió al super por desayuno, hizo sopa de pollo, me frotó con vick vaporub y me hizo piojito para que durmiera tranquila mientras se acompañaba con sus libros y estudiaba. Me traía agua, té, vitapirena, medicamentos, me contaba chiles, me recordaba cambiarme la piyama una vez que la había sudado completamente, y me daba besitos pese a mi insistencia de que le iba a pegar el resfriado. Por aquello de las moscas, también se dosificó de té con miel y limón. Ya para el domingo estaba mejor, y pude asistir al cumpleaños #90 de la abuela, con mariachis y todo. En la noche, otra frotadita con vicks y dormir apoyada en el pecho ajeno. No hay mejor remedio.


3 Comentarios:

Anonymous Kosztas dijo...

Es refrescante sentirte con esa paz. Disfrútala. El cuerpo siempre va detrás del alma. Cuando ésta se regocija... el resultado ahí lo tienes.

10:05 a. m.  
Blogger julia dijo...

jajja...vengo de abajo, andaba frotando con Vick´s a mi hijo que está con gripe. Ya a mi se me está yendo, pero a él apenas empezándole.

11:19 p. m.  
Anonymous Mar dijo...

lo del piojito en la cabeza y el apoyo en el pecho...en definitiva son los mejores remedios!

10:14 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal