6 oct. 2006

Bestiario

Fue durante ese beso que me di cuenta lo que era encontrarse con alguien quien "no besara bien". Mi actividad amorosa ya tenía varios años de desarrollarse, pero fue hasta ese momento que me topé con un mal besador.

Lo que hizo que ese beso pasara a la historia como mi primer beso terrible fue que el individuo en cuestión insistía en prenderse de la comisura de mi boca. Pensé que era por la posición y traté de acomodarme, pero cuando movía yo la cara, el seguía mi comisura con determinada insistencia. Entonces intenté dar yo la pauta, con un beso centrado, labio contra labio, dando un ejemplo de la presión indicada y movimientos deseados. Ignoró por completo mis instrucciones no verbales. Pensé que tal vez era su manera de especificar que eso le gustaba, entonces decidí explorar también su comisura. Cuando insistió en pegarse a la mía y seguirla atacando con su lengua, me abstraí completamente del plano emocional y activé mi centro investigador: tomaba nota mental de cada movimiento que yo hacía y su respuesta, listo para archivar en la sección del cerebro que se dedica a "lo que no se debe hacer", y descarté cualquier posibilidad de darle seguimiento a esa relación o buscar una segunda cita. Quien no besa bien y se resiste a modificar su estrategia al recibir retroalimentación, probablemente se comporte igual en la cama. No quise corroborar.

Hoy durante el desayuno, me acordé de este evento y del "bestiario". La lista de tipos de personas que me he topado y que he aprendido a evitar una vez que los tengo identificados. También hay algunos individuos que vienen en combo.

1. El desubicado

Cree que el clítoris está en el ombligo y hay que esquematizarle un croquis con instrucciones para que lo encuentre. Después de un rato se le olvida nuevamente.

2. El empleado del gobierno.

Pareciera que considera que el cortejo es un trabajo y prefiere irse por la ley del menor esfuerzo. Partidario de las rapiditas, ojalá durante los comerciales.

3. El autodidacta

Lo que sabe lo aprendió de ver pornografía. Lo peor es que se le nota.

4. El KamaSutra Junkie

Va a tratar de cambiar de posición todas las veces que sea posible. Usualmente espera comentarios y halagos sobre su docto conocimiento y proeza en la cama.

5. El novelero

A la primera cita ya está haciendo declaraciones de amor eterno y de cómo son las fuerzas del destino las que unieron los caminos. Seguirá llamando para concertar la segunda cita, ojalá en la cena familiar de su familia.

6. La cabeza de agua

Repentino, rápido y desastrozo. Ni bien lo ves que ya se vino encima.

7. Adán

Se toma muy en serio eso de repoblar el planeta. El condón le parece superfluo y ya tiene como 3 pensiones alimenticias encima.

8. Sr Discovery Health

Mata la pasión con sus gotitas del saber sobre el cuerpo humano, dado con números, estadísticas y explicaciones sobre lo que leyó en el reporte de kinsley.

9. Bocota de basurero

Hablar sucio puede ser erótico, pero sentirse como árbitro de fútbol que no cantó un foul en la cama no lo es.

10. Sr. Rutina

Este es más complicado de descubrir, solo se vuelve aparente tras repetidos encuentros. No se inspira, aprendió una manera de hacerlo, ésta lo satisface y no variará nunca por iniciativa propia.

10 Comentarios:

Blogger silvia piranesi dijo...

Pues me parece genial tu bestiario!... lo dejo en archivo de consulta frecuente para no tener que "corroborar" tampoco. jajaja

6:13 p. m.  
Anonymous Mar dijo...

Medea: simplemente genial!

jajajaja tuve encuentros con: el novelero, y el kamasutra junkie...un desastre!

y te falto: el que "dura" eternidades...tanto que se podria mentalmente hacer la lista de cosas pendientes del dia siguiente!

6:57 p. m.  
Blogger Naty dijo...

jaja, buenísimo!!

8:33 p. m.  
Blogger Zoe3500 dijo...

Ja, yo tuve un dos en uno pues el chavalo era la cabeza de agua mezclado con un Adán, imaginesen lo desastrozo q pudo ser. :(

8:35 p. m.  
Blogger Onironauta dijo...

jajaja buenisimo señorita!!! ojalá ninguna chica piense que yo estoy en alguna de esas clasificaciones!!!!

2:09 p. m.  
Blogger julia dijo...

jajja...muy bueno...habría que ver cómo nos catalogan a las mujeres...jajaja

Uy...jajjaja

He conocido a algunos de tus personajes. Y en otro momento histórico, o sea: el mundo sigue dando vueltas!

12:49 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Que pereza!
Yo me acuerdo que a mi me pasó parecido. Yo no sabía como era un beso feo hasta que me dieron uno y de los bravos.

Yo agregaría el indeciso:
No sabe que tanta presión ejercer sobre los labios, no se decide en como mover la lengua, como colocar la cabeza y como hacer que todo junto y combinado se pueda llamar beso...

Ese fue mi primer "bestiario" y creo que el único hasta el momento.

7:43 a. m.  
Anonymous Kaos dijo...

Yo un día salí con mi hermana, prima y unas amigas de ellas (si, totalmente de colado fui). Horrorizado aprendí que las mujeres platican del sexo con sus parejas con sus amigas.

Desde entonces le tengo cierta fobia a estar categorizado y tener mala fama por mis errores.

Por supuesto, siempre estoy dispuesto a aprender de ellos :D



Muy interesante el bestiario ese Medea. Lo tomaré en cuenta para no caer en ninguna de esas ;)

2:19 a. m.  
Blogger Jaqui dijo...

Buajajajajajaja.


Genial y super acertado. Me he reído tanto (por no llorar?)

10:54 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Pues ha corrido mundo, por lo visto han sido quilometros y quilometros de carretera los ke ha probado, y seguro sigue probando, muy bien

5:31 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal