20 oct. 2006

Thin

"Gorda!"

Escuché entre risas mientras el bus de la escuela se alejaba.

Cuando veo fotos de mi misma cuando tenía 7 años, el año que descubrí que había gente que tenía un peso aceptable y otras que no, veo una chiquilla de colochos en dos colas, descalza sobre el zacate y que en ningún momento consideraría gorda, al no ser que "gorda" sea cualquier niña que no fuera hecha de alambre. Sin embargo, esa palabra de 5 letras ha hecho estragos en mi vida.

Esa palabra ha sido el culpable de problemas alimenticios, dietas estrepitosas, mala autoimagen, 3 úlceras y un guardarropa que se mueve entre 3 o 4 tallas diferentes. Ropa para cuando estoy flaca y para cuando estoy gorda. Obviamente ese "flaca" es un decir, porque aun cuando entro en esos pantalones que ahí están guardando polvo, siento que falta tela y me sobra carne.

Si pudiera estar con esa niña de 7 años que agarraba su lonchera de la mujer araña con la cara sorprendida y sin saber qué hacer con esa nueva palabra que le habían tirado encima, le diría:

Ellos mienten.

Thin: Documental sobre desórdenes alimenticios en noviembre, por Lauren Greenfield en HBO.

15 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Tengo los ojos llenos de lágrimas. No puedo dejar de pensar en la chiquita que recibe ese tipo de trato de otras mocosas tan comunes como ella.
Eso puede marcar tantas cosas en la vida de una persona. Como que si le dijeran fea o tonta o cualquier cosa que le signifique una discriminación.
Yo se lo que es sentir rechazo y se lo que es que lo humillen a uno. Es algo doloroso y que puede llegar a creerselo uno tanto que la propia imagen se vuelve incierta.
Yo también le diría que mienten y hasta le daría un abrazo y le diría que nunca dude del montón que vale por ser persona, no importa como pero es persona y vale.
Todavía tengo muchas ganas de llorar de pensar en la tristeza que puede causar algo así en un corazoncito de niña, espero que la chiquita sea algo así como valemadrista para que el trato tan tosco simplemente le resbale.

Me rompió el corazon... :(

4:39 p. m.  
Blogger Zoe3500 dijo...

Yo era un palito mi mamá tenía q darme vitaminas y esos remedios caseros de coco con leche para ver si acaso aumentaba de peso y se me quitaba el color amarillo pero cuando cumplí 18 años me inflé y empezaron mis problemas porque yo quería seguir siendo flaca, no comía nada y lo poquito q me comía pasaban segundos y ya me purgaba hacia exceso de ejercicio, no se porque lo hacia creo q por cierta presión social pero el riesgo fue mucho se me cayó el pelo, las uñas se me quebraban siempre tenía los labios partidos, ahh pero era flaca, hasta q un día me descubrieron me mandaron donde una psicóloga q me ayudó mucho con mi autoestima no se q hubiera pasado si no se dan cuenta q estaba enferma.

5:09 p. m.  
Blogger Mariana dijo...

Hace poco vi a mi hermana reflejada en una ventana de mi casa (a la que yo siempre acudo para ver cómo me veo) y se veía menos delgada de lo que era en realidad!!!
Yo le pedí que viera mi reflejo y me dijera si esa realmente era yo... Me dijo que no, que yo me veía más flaca que en el reflejo y eso me puso de buenas ese día :)...
Todo está en tratar de cuidar nuestro cuerpo, de sentirnos a gusto sin hacernos daño con excesos, y de tratar de tener la imagen que realmente proyectamos, no la que vemos reflejada en los espejos...
Saludos y aquí estaré visitando :)...

5:15 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

:-(
Los carajillos son muy crueles, en mi caso no solo era el ser demasiado flaca, sino el color de la piel, el tipo de pelo, lo buena estudiante, CUALQUIER cosa es susceptible de usarse en tu contra
Ahora, llega un momento en que sí, hay que decir "ellos mienten", o, en todo caso un "¿y qué más da?"
Abrazos!

4:26 a. m.  
Blogger Raiha dijo...

Francamente yo nunca he entendido porqué emblematizan a los niños como fieles representantes de la inocencia y la dulzura, ya que eso es lo menos que son... Yo también fui niña alguna vez y fui parte de ese ambiente, y recuerdo perfectamente que para muchos el simple hecho de ir a la escuela era toda una tortura y un drama. Actualmente debe ser peor, ya que los mocosos parecen estar evolucionando de forma exponencial y algunos son más pellizcados que uno que es adulto. Sus métodos para burlarse y humillar a otros niños son cada vez más elaborados y retorcidos... Parece que parte de ser niño incluye también el no darse cuenta del daño que se le puede hacer a otro al humillarlos o ponerle un apodo. Ningún niñito que sea víctima de burlas y humillaciones puede ser capaz de crecer sanamente y mucho menos llegar ser valemadrista a tan corta edad. Eso, se va adquiriendo solo cuando uno madura, pero antes imposible.

10:25 a. m.  
Blogger maya dijo...

Dios... cuando estaba en esas edades también pasé x lo mismo... y ahora, como 20 años después... me encuentro con algunos de aquellos que me dijeron gorda alguna vez... y los comparo conmigo... y ahora yo estoy mejor que ellos... que me hicieron tanto daño en ese momento...
Ánimo... que no fuimos las únicas... ni tampoco lo seremos... lo que hay que hacer... es decirle a esas pequeñas que no tienen xq preocuparse... que la belleza es fugaz...

10:38 a. m.  
Blogger Beryl dijo...

Yo era la tipica de la que se burlaban y todas las crueldades que pudieran existir, a tal punto que una vez me dieron tan duro por el estómago que me desmaye.
Pero aprendi una cosa que la moneda se vuelve.
Yo en cambio siempre segui mi filosofia sin violencia , ni ningun tipo de agresión uno es mejor y se siente mejor.
El problema de los chiquitos que son agresivos con otros en las escuelas son producto de una agresión y una violencia en sus hogares.
La violencia es asi ,una cadena entre más vulnerable la persona el agresor va arremeter contra ella.
Entonces si habia un matón en la escuela , de seguro en su hogar era un niño maltratado, por eso debemos pensar que la conducta de los niños son producto de sus hogares.

2:20 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Que dificil es poder imaginarse de que el mundo cambia para bien. La verdad es que si, los niños siguen siendo el reflejo de la inocencia, lo que pasa es q e mundo alrededor de esos niños ha evolucionado y ellos simplemente absorben lo que se les da. Yo sufri montones por mi timidez y por mi tamaño, todos eran más grandes y fuertes que yo!, pero al mismo tiempo, siento que eso me formó, y me hizo entender que esas personas que son tímidas no es que sean un cero a la izquierda, son siplemente gente que no confia en sus capacidades. Esto de que me ayuda a mi? a sentirme mejor al ver que puedo ayudar a alguien a integrarse a un grupo, al ver que logró descubrir a esta gente y logró hacerlos ver que ellos tienen demasiado potencial. Talvez te tocó vivir una experiencia asi no para destruirte, sino para hacerte más fuerte, como dicen por ahi... crecer duele y a veces duele en p!"#$%a, pero, cuando estas grande y ves a los pequeños llorar o sentirse mal por eso que ya viviste, los puedes hacer ver que eso va ser pasajero y que puedes estar ahi y decir ya yo lo vivi y sé lo que es y lo que se siente... no estas solo/a.

5:14 p. m.  
Anonymous Kaos dijo...

Yo nunca he vivido mucho eso. Siempre he sido flaco y la verdad no me han molestado mucho por eso.

Pero si he estado del lado de los espectadores que ven como le dicen gorda a la gente... al frente y aún peor, a sus espaldas...

No me gusta y calladamente disimulo mi disgusto, a veces hasta sonrío como si me hubiera hecho gracia...

Soy muy débil para luchar contra un mundo intolerante y burlista, donde el sufrimiento de unos es el espectáculo de otros...

Triste, pero todo es superable.

Si el mundo te la espalda, tocale el culo ;)

1:13 a. m.  
Anonymous Edward dijo...

Todo es una mentira, lo que hacen llamar estandares es una realidad impuesta por lo invisible, como los paralelos y meridianos.

Increible como crecemos queriendo ser de cierta manera, en especial si nadie es asi...

Video relacionado.. excelente!
http://www.youtube.com/watch?v=hibyAJOSW8U

9:43 a. m.  
Blogger silvia piranesi dijo...

Hola Medea.. Hace días había leído este post pero no tenía palabras para decirte, eso que se queda uno como dándole vueltas y pensando para uno...y creí que cualquier cosa que uno te pusiera en realidad era innecesario porque ya lo habías dicho vos. Pero bueno, he leído los otros comentarios y no me parece que sobren tampoco. jeje.
Nada más toca decir como todos acá que es muy dura esa realidad.. y me refiero a ambos "bandos", los que discriminan y los discriminados. Somos un montón de gente insegura y que quiere pertenecer a algo, y en el camino no importa dónde esté uno, si en un bando o en el otro, porque en el fondo se sigue sufriendo. Demasiadas tonterías definitivamente...

12:02 p. m.  
Anonymous oso dijo...

Lastima que la definición de que es bella, fea, gorda, y delgada no es decidida por nosotros mismos.

6:33 p. m.  
Blogger Matriuzka dijo...

A estas alturas, con una personalidad formada, pues aplicamos eso de que "lo que no nos mata nos hace más fuertes". Pero a un niño, cuando apenas está aprendiendo a formarse una imagen de si mismo, eso que "no lo mata" lo puede marcar para siempre (hasta hacerlo "más débil")

Yo creo que todos, de alguna manera, hemos sido víctimas de burlas. Y, lo peor, es que también hemos sido cómplices. El observar un acto incorrecto y no hacer nada al respecto (o validarlo, que sería aun peor) es tanto o más "malo" que hacerlo.

Si uno es gordito, pues no soporta que le digan a otro gordo (porque se refleja en uno mismo), pero si le dicen "espinilludo" (y uno no es espinilludo)le vale madre.

¡Saludos!

1:06 a. m.  
Anonymous Esponja dijo...

Me conmueve este tema en particular, porque tambien (al igual que muchos por lo que veo) pase por discriminaciones y burlas por algo de lo que no tenia la culpa. Mis culos de botella se convirtieron en el blanco de las bromas, y a mis tiernos ochos años esas cosas dolían en puta. Los chiquillos pueden ser muy crueles, y esas cosas, como dijeron por ahi lo marcan a uno cuando es un guila. Ya ahora a uno le vale verga lo que digan, porque sabe que esas precupaciones por la apariencia son superficialidades, pero cuando uno esta chiquillo es como el fin del mundo, todo mundo te ve porque tenes algo diferente (que en ese contexto no es bienvenido). Pero creo que al final de dia, esas burlas y maltratos me dieron el impulso para ser quien soy hoy, y para darme cuenta de que una burla puede herir mucho mas que cien puñales afilados.

3:19 p. m.  
Anonymous naty dijo...

Que vacilón tanta gente identificada, jeje...

A mí me cantaban: "Esta lloviendo, cayendo gotas que bien que bailas, María Pelotas"....

jajaja. cómo sufría por eso.

Pero bueno, supongo que mis papás me enseñaron a enfrentalo porque no tuve secuelas... Aparte de que nunca más volví a ser gorda, gracias al ejercicio que mis papás también procuraron que practicara hasta que se me hiciera hábito y pasión bailar flamenco...

La cosa es uno enseñarle a los chikitos justamente eso. Que las palabras nunca deben herirnos.

Saludos Medea, vos siempre escribiendo cosas interesantes. :)

10:05 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal