21 nov. 2006

Roomies

Llegué a casa y Fubar me dijo que ya ella no se muda, que si quiero me puedo quedar mas tiempo... Sweetie me dijo que sabía que sucedería, que después de asustarme con lo de "múdese ya porque me voy" no lo haría, pero ha sido el chance perfecto para hacer mutis. Aunque tenga menos privacidad, prefiero regresar al apartamento y tener mis tiliches y saber que de alguna manera dejo algo guardando mi campo para aterrizar cuando regrese. Pero también la idea de pasar navidad con mi hermana sin penurias ayuda.

Disfrutaremos el llegar a casa y encontrar que el helado sigue ahí en la congeladora tal como lo dejamos, y que los platos queden lavados arriba y abajo. Que la esponja de lavar platos nueva no sea utilizada para agarrar sartenes calientes habiendo 3 o 4 coge ollas en perfecto estado. Poder lavar ropa echandola a la lavadora, echando jabón y listo. Nada de cambiar agua, de escurrir, de pasar en centrífuga.... Que pueda hornear algo si así lo quisiera y que tenga más que 40 cm. cúbicos para guardar mi comida. Y otra vez habrá sofa. Sofa! Hogar de siestas vespertinas, para ver tele, tejer. Hay mesa del comedor. No más atender visitas en mi cama. No señor. La cama para dormir y disfrutar en pareja. Na'a más.

Le digo adiós a las visitas bulliciosas a las 4 de la madrugada, al continuo y permanente olor a mariguana. A las confesiones sexuales inapropiadas, a ladridos agudos de perro a las 8 de la mañana un domingo. Adios a las cucarachas jurásicas, al campo minado del jardín, al polvo y moho indomable.

Eso de vivir con alguien desconocido me ha resultado una lotería. Mi compañera de casa anterior en Monteverde resultó un pan de dios, una amiga de esas de verdad, que comprendemos nuestra mutua inhabilidad para enviar cartas que escribimos y que ya ni nos prometemos mantenernos más en contacto. Hablamos una vez al año y nos escribimos una carta que enviamos con cds o chocolates. También se aceptan los cds o chocolates sin carta: no nos hace falta más, excepto la promesa de algún día volver a encontrarnos.

Tal vez uno necesita compañeros de casa sin química para apreciar las que si funcionan. Ojalá alguien llegue a la casa y sea el lugar perfecto. Tal vez Fubar consiga compañera de casa que fume tanto como ella, que le de pelota con sus historias de encuentros y conquistas amorosas, que traiga muebles consigo y tenga plata para remodelar una casa alquilada. Que limpie con mayor frecuencia pero no le toque las tocolas, que le encante cocinar y compartir. Que no haga tanta bulla en la cama y que quiera salir a correr con ella. Que pasee al perro, haga compras en el super y tenga carro. Ojalá.

1 Comentarios:

Blogger LAnita dijo...

Gracias por tu visita! Me gustó mucho tu blog, el diseño de la página tb. es muy bonito. Lo sigo leyendo. Cariños

10:41 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal