31 ene. 2006

EneroMetaProject

Después del brinco está la hojita de excel del metaproject. Más del proyecto acá.



Hacer dos cosas nuevas por mes: Logrado. Me subí en el tren urbano por primera vez y subí a la Cruz de Alajuelita.

Hacer traducción mensual para global voices: Este mes subí varios textos, entre ellos uno sobre las elecciones en Chile, elecciones en Bolivia y un recuento de los blogs de Guatemala.

Hacer presupuesto: logrado. Gracias a mi buen amigo y director teatral que se gastó una tarde conmigo revisando donde rayos se va mi dinero. Descubrimos que básicamente estaba manteniendo a la soda de la oficina abierta.

Mejorar relación con la familia y llamar a mis tatas: Los he estado llamando, envié dinero, los puse al día con los acontecimientos de mi vida y les escribí emails.

Disfrutar de las cosas como se presentan, Arriesgarme y no temer a repetir errores del pasado, ser más feliz, salir menos pero con más calidad, tener más sexo, abrir los ojos al juego alegría y gozo: cortesía de Ojos Cafés.

Alimentarme mejor: he estado llevando al trabajo maravillosas loncheras saludables, cortesía de sista y cuñis.

No hacer lo que no quiera hacer: logré decir que no a un proyecto que ya no podía manejar. Weeee.

Mejorar finanzas: en proceso

Aprender algo nuevo: aprendí a hacer bisutería con alpaca, abalorios y memory wire.

Participar en una obra de teatro: ya estamos en ensayos!

Tener metas diarias y a largo plazo: trabajo metas diarias en el trabajo (4 artículos nuevos por día) y ya estoy en mente con la meta a largo plazo de la maestría.

No está mal para este mes.

30 ene. 2006

Estructurada

Hace un mes mi vida estaba bastante estructurada: Salir de mi casa a las 6:10 camino al trabajo de lunes a viernes. Desayunar y almorzar en el brete, regresar a casa a las 4:30. A veces hacía planes para la noche, otras me quedaba en casa o salía a hacer mandados. Después inicié con el gimnasio, todos los días después del trabajo hasta las 7pm, llegar a mi casa y dormir. Fines de semana hacer oficio, limpiar, ordenar, salir con amigos, ir de compras.

Ahora ya no duermo en mi casa. Mis viajes en autobus han disminuido. Ya no me interesa salir en las noches. Corro rápidamente por mi rutina del gym. Todo para encontrarme con un maravilloso par de ojos cafés. Cada minuto que esté despierta quiero pasarlo contemplando la profundidad color chocolate y hablando de política, tecnología, desarrollo, moda, ropa, televisión basura, la vida, animales, mascotas... cualquier tema es válido. Quisiera extender las horas, eliminar horarios, vivir una vida como las mareas, que fluya y se mueva según la luna. Noto como somos perfecto complemento, con gustos símiles, aficiones paralelas, y sin embargo suficientes diferencias para hacer los descubrimientos más interesantes. Mis hábitos van cambiando. Una vida entera de cabeza y no me importa. No entiendo como hacen otros, como resisten la tentación de olvidarse de todas las responsabilidades, de tirar todo por la borda con tal de estar juntos más tiempo. Es poderoso el sentimiento.

Lo que pensaba que sería mi vida este año dio un tumbo antes que siquiera diera un paso hacia el 2006. Dicen que el agua no hierve cuando observamos la olla, en mi caso creo que hasta me olvidé que tenía cocina y de pronto a parpadeos profundos entró en mi vida y ya era hora de chorrear el café y tender la cama y desayunar en compañía, en casa ajena. He descuidado mi casa, mi familia. Lo que antes me costaba hacer porque no me gustaba ahora encuentro mil excusas más para no hacer. Mi casa es únicamente el lugar al que voy cuando los ojos cafés miran otros paisajes, cuando tienen otros compromisos por cumplir. Entonces me siento como visitante. En el borde del sillón me poso, hago lista de lo que puedo hacer y nada corresponde con lo que quiero hacer. Me comporto como adolescente, me tiro en mi cama, cierro los ojos, pongo música. Me abstraigo. Duermo. Sé que tengo responsabilidades, pero el "no quiero" de pronto se hace excusa viable. Me doy permiso para portar una sonrisa estúpida y mandar mil mensajes de texto que llegarán después de media noche. Y entonces la poesía cobra sentido. Aquel arte que me es extraño, que no comprendo me llega. Y lo que recorre mi cerebro no me lo perdonaría Neruda: "Puedo escribir los versos mas cursis esta noche".

27 ene. 2006

Gaudeamus Igitur

Viernes al fin!!!!

Esta semana ha pasado lentamente, parece mentira que ya mañana no tenga que madrugar para trabajar, sino que puedo quedarme perezeando en cama, ver pal techo y hacer cualquier otra cantidad de actividades fáciles, sencillas y satisfactorias. Tal vez seguir con algunas de mis metas para año nuevo?



Tengo una gigante lista de proyectos pendientes, cosas que me gustaría sentarme a terminar: mi maniquí, el sweater reconstruido, mi bolsa para almuerzos (ahora que traigo lonchera al trabajo), collares, pulseras, la eterna bufanda que me enjacha desde el bolsito con las 4 madejas de lana requeridas para su construcción, el estuche para celular al que necesito ponerle el broche y últimos detalles, mi instalación con "cachaquitos", las pantuflas peludas, el sitio de medeamaterial, etc. Además de proyectos de índole más seria como un campo de trabajo odontológico en la zona sur y el proyecto de rescate y reinterpretación de tradiciones y técnicas de hilado y producción textil de mujeres indígenas, la beca del programa agentes de cambio... tantas cosas que me gustaría ver terminadas.


Y ahora se me ocurre que debería sacar una maestría acá y dejarme de varas, no quedarme esperando a que me caiga una beca para estudiar en el extranjero. Veo en las páginas de la UCR y de la UNA y no sé que escoger. A pesar que es seguir en mi campo, la
maestría académica de artes no me hace demasiada gracia, todavía no me repongo completamente de haber salido graduada de Artes Traumáticas como para meterme nuevamente en el ambiente "artísTico", sin embargo, al ojear la lista de docentes involucrados no veo nombres conocidos, eso me anima un poco más. Otra maestría que me interesa es la Maestría regional en estudios de la Mujer... nada más tengo que investigar las corrientes que siguen, digamos que quisiera un ambiente abierto al dialogo y no muy extremista-militante. Todavía quiero a los hombres. Por otra parte la UNA me presenta una maestría en Estudios Latinoamericanos con Énfasis en Cultura y Desarrollo... tentadora, tentadora opción, me va haciendo ojitos seductores.

Me siento extraña al estar pensando en Maestrías. Siento que todavía soy una carajilla recién graduada... aunque ya hayan pasado sus buenos años desde que balbuceé el Gaudeamus Igitur en el auditorio de Derecho. (canción bastante insulsa, por cierto) Es gracioso... a pesar de mi incapacidad aparente para terminar proyectos, en este caso si lo logré, y es basicamente lo único que le da valor a mi cartoncito. El hecho que entré y salí con cartón de la UCR para muchos empleadores significa que uno es un candidato fuerte para un empleo. Independientemente de qué sea el título... Si lograste sufrir y lidiar con la burocracia de esa casa de educación superior, como que ya estás un peldaño más arriba, tenés el know-how de los tejes y manejes de pasar de ventanita a ventanita, y también está uno entrenado a leer cuanta pizarra se le atraviesa a uno: si no las lees nunca te enteras de cuando es matrícula, donde, qué ha cambiado, que documentos necesitas, que cursos cancelaron, que matrícula te denegaron, que profesores se fueron, cual examen se pasó de fecha y qué películas estarán a 300 colones en Derecho. Tal vez le dice a los empleadores "hey, esta aguanta mucho y contratémosla, está acostumbrado al tico-way burocrático."

Y a pesar de lo mucho que me pudrió estar en ese tortuguismo documental, donde todo iba con triple copia notariada y certificada además de fotos tamaño pasaporte con bordes de no más de 5mm engrapadas en la esquina superior derecha de los documentos originales y copias del comprobante de matrícula de los últimos 5 semestres y el número de carné de tus 3 amigos más cercanos con copia mimeografeada de tu certificado de nacimiento y los record de vacunas de tus mascotas... sigo insistiendo. Tal vez todavía creo en el sistema. O bueno, en lo que el ineficiente sistema representa. Pero hoy por hoy también estoy barajando otras posibilidades. Una universidad privada, maestrías a distancia, maestrías en el extranjero (o en Heredia).

Quiero comenzar de una vez una nueva etapa de mi vida. Donde soy una mujer que trabaja y estudia, y va agarrando rumbo más definido. No sé cual rumbo todavía, pero ahí estoy calentando motores.



25 ene. 2006

El manicomio de la risa

Ah, que risa. Si hoy me duele la panza es netamente debido a las carcajadas que he tenido que disimular (mal) acá en mi escritorio. Hoy era de esos días de "hoy que veré". No había postes nuevos para leer, ningún email para responder... así que buscando alguna joyita noticiosa que pudiera tocar y darle un enfoque humanista y gracioso me topé con un blog en The Onion. Poca cosa... dar tanta vuelta para caer en blogspot, pero que JOYA de blog. Gracias a Michelle Collins, tengo una plétora de cosas para compartir con ustedes! Por ejemplo:

Descubrí este libro. Quien me conozca ligeramente bien sabrá que de chiquita leía las enciclopedias que había en mi casa.. pero sobre todo me apasionaban los 4 tomos de la enciclopedia médica, donde también aprendí la técnica (subutilizada, por cierto) de los "hospital corners" para tender la cama. El libro tiene un nombre fantabuloso: "
La guía para hipocondríacos de enfermedades horribles que probablemente ya padece". Escrita en deliciosa prosa, por cierto.

Mi cumpleaños es el 19 de abril. Ya saben que regalarme.

Otra maravilla fue el libro llamado "the holy tango (anthology) of Literature".

Que yo, consabida alérgica a la poesía, esté recomendando un libro de versos, dice mucho. El concepto es el siguiente: Que pasaría si los autores de literatura hubieran escrito obras tituladas con aliteraciones de sus propios nombres? Demasiado geek, pero de una forma espectacular. Así tenemos la inédita obra de William Shakespeare: Is a Sperm like a whale?

IS A SPERM LIKE A WHALE?
WILLIAM SHAKESPEARE

Shall I compare thee to a sperm whale, sperm?
Thou art more tiny and more resolute:
Rough tides may sway a sea-bound endotherm,
But naught diverts thy uterine commute.
Sometime too fierce the eye of squid may glint
And make a stout cetacean hunter quail;
Methinks ’twould take much more than bilious squint
To shake thee off the cunning ovum’s trail.
Yet still thou art not so unlike, thou two,
Both coursing through a dark uncharted brine
While fore and aft there swims thy fellow crew;
And note this echo, little gamete mine:
As whales spray salty water from their spout,
So with a salty spray dost thou come out.



Me encanta encontrar blogs que se asemejan a lo que me gustaría ser. Artículos como su recuento de una horrorosa experiencia en el salón de belleza, un recuento de los días que faltan para que Daniel Radcliffe cumpla la mayoría de edad y el poco pensado esfuerzo anti matones en las escuelas compuesto de pulseritas azules.

Provecho!

24 ene. 2006

Otilia Yunima

Siempre son los buses los que me incitan a la contemplación de la especie humana. Que tendrán los transportes públicos que hace que gente tan aparentemente disímil se encuentre con decenas de personas irrumpiendo drásticamente en el espacio personal? Porque en un bus, podés estar nalga con nalga con un desconocido si estás de pie, muslo contra muslo con el que va sentado a la par, de tal forma que la única razón por la que la gente sabe que no son pareja es porque los brazos los tienen lo más pegados al cuerpo y nadie anda abrazando a nadie más. Vas sentada, mirada al frente y alguien de pronto está ahí con sus genitales a escasos centímetros de tu hombro, y cuando alguien suelta el grito de "puerta!", esos escasos centímetros se convierten en inexistentes mientras la filosofía de la "doble fila" se ve retada por el hecho que para que alguien salga tiene que convertirse por unos momentos en triple fila. Vas ahí sentado con tu cabeza apoyada donde cientos de otros han puesto su cabeza. Algunos con su Wet look de Famo, otros con su crema para peinar Suave, algunos con un mousse caro de Herbal Essences, y los más oldschool con su brillantina y agua florida.

Cómo será la vida de los que limpian los buses? Que tantos fragmentos de vidas ajenas encontrarán? Notas de papel que los muchachos sordos se estaban pasando, un arete que se le cayó a la secretaria del Interfin, un chicle que pegó el del Dobles debajo del asiento. No me gustan los buses "cómodos", esos que tienen asientos rellenos y con "cojines" peluditos. Siempre que viajo en los de asientos de madera o plástico moldeado me imagino que le dieron su buena lavada a manguerazo, pero con los de peluchito sé que no es así. Nadie va a pasar una aspiradora por los asientos de un bus... o si? Lavarán alguna vez los descansa cabezas de los buses interprovinciales? Se dedicarán a sacar las boronas petrificadas entre las costuras de los asientos de vinil? Los limpiarán cada día o de vez en cuando? Que productos usarán? Windex para las ventanas o a punta de detergente y agua?

Después analizo los "altares" que se arman los choferes en "su" bus. Las cortinas en crochet con el nombre de la ruta tejido en diferente color de lana, los flecos trabajosamente amarrados que con cada bache vibran y se mecen de lado a lado. Quien decorará el bus? Será el chofer en un arranque de diseño interior que le compra una marcha de acrílico transparente con la imagen del Sagrado Corazón de Jesús en el interior? O será la novia quien les pega las calcas de Bob Esponja que seguramente les regaló un maromero que se subió en nombre de una organización de caridad?

El chofer se acomodó en su silla satisfecho. Por primera vez en muchos años, ya tenía SU bus. Sería el único que lo manejaría, quien lo chinearía. La Silla estaría siempre a la altura y distancia indicadas, La espuma de los pases quedaría en el bus, no tendría que andarla jalando de adentro para afuera. Podría dejar un rollo de papel, un menudillo para comprarse el cafecito. Hasta podría guardar un termito para llenar con café durante el viaje! Se inclinó sobre el motor y agarró el maletín de mano que había dejado ahí encima descansando...Con una sonrisa plena metió la mano y sacó una bolsita blanca plástica, cerrada con dos grapas. Con los dientes le arrancó un pedazo a la bolsa y sacó una bola de billar. El número 8, la bola negra. Sosteniéndola en la mano izquierda, usó la derecha para desenroscar la marcha de madera, y la intercambió con su nueva compra. La bola de la suerte. Probó como se sentía en su mano. Limpia, seca, lisa. Nada de astillas, ni esa sensación pegajosa donde la vieja se unía con la palanca. Esta estaba reluciente, brillante. Y así la mantendría. Limpia. Porque nadie más la tocaría excepto él. Se levantó para acomodar el espejo retrovisor, y notó el hueco donde podría meter una radio. Todavía no decidía si quería una radio con CD o con cassete, o prefería nada más tener las frecuencias FM... Estaba ahí de pie estudiando el agujero cuando alguien le rascó el vidrio. Miró a la puerta y ahí estaba su mujer. Traía una sonrisa que le hacía eco a la que él tenía pegada al rostro. En sus brazos sostenía una cobija de lana en sus colores favoritos: rojo y negro. Los colores de la Liga. Él le abrió la puerta y ella subió contoneándose. Lo saludó de beso y pasó su carga a sus manos. Él abrió la manta y vio que le había tejido un parasol, para colocar en la parte alta del parabrisas para no quemarse mucho con el sol. Y era de la Liga. Quitó el deslucido cortinaje café estándar que estaba ya desteñido, y ella le ayudó a pasar la varilla por las puntadas para que quedara bien estiradito. Con una pequeña acrobacia lo volvió a colocar sobre el riel y estaba perfecto. Iría genial con las banderitas de la Liga deportiva alajuelense.

Se sentaron ahí sobre el motor juntos, y vieron hacia el fondo del bus, hasta los últimos asientos. Después de años de manejar buses ajenos, este era de él. Ella le haría una caja para la espuma, y había prometido que ésta si diría La Liga y tendría al león en lana café, ya tenía el patrón y todo. Que lo acompañaría en la ruta y lo ayudaría con los pases, por lo menos esta primera vez que hacía la ruta en su propio bus. Con un beso el regresó al asiento del chofer, ella se acomodó a un ladito de la tapa del motor y con unas cuantas revoluciones del motor, arrancó Otilia Yunima, en su viaje inaugural.

23 ene. 2006

Narnia

Hace 15 años probablemente fue la primera vez que escuché de Narnia. Devoré "The Lion, the Witch and the Wardrobe" pero el día que me pusieron a ver la película casi que entro en huelga. Me pasó el síndrome Mafalda: ya teniendo en mi mente una imagen de los héroes, no quería aceptar que me pusieran a una Lucy tan fea y tan mamulona, y una Susan tan ineficiente. Refunfuñé cuando me pusieron las películas, y no quería sentarme a ver a mr. y mrs. beaver tan mal disfrazados y a un Aslan que parecía Falcor de la historia Sin Fin. Después vi las otras películas que seguían y como todo lo que es forzado, me sentaron mal.


Sin embargo, ahora que salió esta nueva versión de The Lion the Witch and the Wardrobe recuperé el amor por las adaptaciones. Me doy cuenta que ahora es la época perfecta para las adaptaciones, la tecnología es tal que se pueden lograr efectos increibles. Pudimos viajar con Frodo hasta Mordor y verlo esconderse de Sauron. Pudimos seguir las aventuras de Harry Potter en la copa de Quidditch y después en el Triwizard tournament. Y ahora regresé a Narnia y desee tener un ropero de esos en mi casa...

La adaptación es magnífica. Muy fiel al libro y explota elementos que son para mí muy valiosos: la escena que abre la película de los pilotos de guerra bombardeando la ciudad, el horror de la guerra, el pánico, miedo, la desesperación de las madres exiliando a sus propios hijos para salvarlos de los horrores de los bombardeos. Uno entiende la crisis de Peter y su obligación en proteger a sus hermanos para mantenerlos a salvo. Una escena que garantizó que en esos primeros 5 minutos ya estuviera con lágrimas corriéndome por las mejillas.

La película mantiene la inocencia de las antiguas historias de fantasía. Es una historia fantastica narrada de una manera lineal y fácil de seguir. Se concentra en la aventura, en ese mundo de Narnia de guerras, tristeza, esperanza, crueldad y de promesa. No vemos los recursos modernos de meter chistes para hacer más amena la historia... quien no tenga imaginación y necesite ser "entretenido" durante una película con chistes escatológicos la va a encontrar lenta. Los personajes que se manejan son de la fantasía clásica: sátiros, ninfas, minotauros, grifos, centauros, arpías, duendes, gigantes, enanos. Tenemos a la zorra con su estigma de traidora, a los animales que hablan, a una bruja que aunque vaya de blanco es mala, a los clásicos lobos como fuerza del mal. Tal vez para nosotros sean elementos un poco pasados de moda, pero para las nuevas generaciones probablemente sea la primera vez en contacto con estos seres mitológicos, y creo que no se perderán de la magia que una historia bien contada trae consigo.

El elenco me encantó. Una mejora definitiva si lo comparamos con la horrorosa versión de la BBC:












y que me dicen del profesor? Por un momento juré estar viendo a Count Olaf:



Así que si no la han visto, anímense a ir a pasar un muy buen rato al cine.

20 ene. 2006

coolhunting

Hace unos meses me contaron de un concepto interesantísimo: el cool-hunting. Esa búsqueda de tendencias, de lo que va a estar de moda, de las cosas que van a ser bestsellers antes que siquiera salgan a la venta. Entonces más tarde que temprano me pongo a investigar y resulta que la tortilla se ha volcado y pareciera que ya el cool hunting pasó de moda.

Ahora dicen que lo "cool" está out... que lo que está IN es lo "quirky"... lo eccéntrico, extraño, distinto, diferente. Entonces me pregunto...

a quien le importa?

19 ene. 2006

a la deriva

Tengo un bloqueo mental. Tengo un bloqueo laboral. Me prometí ser más feliz en el 2006 y pareciera que no estoy cumpliendo. Perdí la energía en el trabajo. Me siento obligada a seguir aquí sencillamente por falta de algo mejor. El jefe dice que es un problema mío de actitud, pero qué más quiere que haga? Sé que lo que hago es importante para la empresa, pero no es importante para mi. No es ningún reto, ningún aprendizaje nuevo. Parte de mi me quiere dar un cachimbazo por no comprender que trabajo es trabajo y no es divertido y por eso le pagan a uno por hacerlo.. pero la otra parte sabe que es posible y que hay muchos que viven felices de lo que les da de comer. De salud dinero y amor tengo 2... si quiero recuperar salud sufrirá el dinero. Si no tengo dinero nuevamente entraré en problemas de salud. Tengo que sentarme, meditar, replantearme una estrategia a futuro de lo que quiero y puedo hacer.

Creo que mi problema sigue siendo ese.. me quejo y me quejo de no saber que hacer con mi vida pero no hago por donde solucionarlo. No tomo decisiones, no me comprometo, nada más sigo con lo que me tira la corriente. Pero no sé como salir de ese ciclo. Porque heme aquí haciendo exactamente lo mismo. Prometiendo y no cumpliendo.

Alguien tiene opciones de trabajo en las que la habilidad de yours truly sean de utilidad? Escucho ofertas.

18 ene. 2006

hikikomori

En Japón hay jóvenes anti-sociales no son violentos, mafufos y mafiosos...Simplemente se convierten en asociales que se alejan completamente del contacto real con personas. Algunos se encierran en sus cuartos y no salen ni a comer, sencillamente compran algo en el super de la esquina convenientemente abierto las 24 horas... y hacen esto por semanas, meses, años y aún décadas.



En otros países los jóvenes sacan pistolas y le disparan a sus compañeros en ataques de ira, muchas veces como represalia contra aquellos quienes los hicieron sentir menos que ellos, poco populares, tontos o feos, como sucedió en Columbine. Otros deciden convertirse en góticos y aceptar todo eso que los hace diferentes.

No sé por qué me llegó particularmente esta diferencia. Que jóvenes de un lado del planeta se consuman en si mismos y que al otro lado del planeta más bien consuman todo lo que se les atraviesa. Será que en los países "mediocres" (que estamos en el medio) los jóvenes se pasan de un bando al otro? O que sencillamente no escuchamos de los casos de adolescentes hermitaños así como no escuchamos de la cantidad de adolescentes que se suicidan al año en Costa Rica? O será que en realidad es algo TAN cultural que solo se convierten en hermitaños jóvenes japoneses, y no existe la posibilidad de hermitañas ticas de 20 años?

Tal vez haya algo de ocultar el polvo debajo de la alfombra, de limpiar por donde pasa la suegra, de teñir las canas y ocultar esqueletos en el armario. Me pregunto si es más preocupante el joven que se rebela dejando su rastro pintando graffittis en paredes ajenas, tatuandose, embriagándose como parte de una manada humana en la vía pública, que aquel que simplemente decide dejar de existir para los demás y se dedica paulatinamente a desaparecer.

Cada vez pareciera que los medios y la gente solo hablan de un tipo de adolescente problemático.. y creo que escogieron al que les da más oportunidades de señalar con el dedo a "obvios" culpables como la música rock y los juegos de video. Quisiera saber a quién acusarían como culpable del fenómeno hikikomori. La iglesia? Los padres involucrados y exigentes? El cálculo diferencial? La meditación trascendental?

17 ene. 2006

wtf!?


Un matamoscas de 75 USD.

Pronto sacarán las bolsas plásticas de diseñador para llenar con agua y guindar del techo, los gatos de papel con diseños postmodernistas que combinan con la decoración y los mobiles inspirados en Alexander Calder, con cada pieza pegajosa que atrape moscas.


Aunque la mona se vista de seda, la mona, mona se queda.

16 ene. 2006

La Cruz de Alajuelita

Nota para los que quieran subir a la cruz:

Lleven ropa extra en bolsas plásticas.
Lleven comida preparada: sanguches, chocolates listos para comer. Armar un sánguche donde hay que partir el pan, echarle mantequilla, abrir el jamón, echarle el pollo arreglado, cortar el queso es una tarea poco envidiable bajo un aguacero.
Lleven bolsas plásticas para echar el celular, billetera y llaves.
Si no tienen ropa extra, no se pongan el sweater durante la caminata. Si lo dejan guardado, cuando terminen pueden quitarse la camiseta mojada y meterse en el sweater seco y calientito. Mucho mejor que tener que andar jalando un sweater empapado por toda la ciudad.
NO vayan en sandalias. Nunca.
Una gorrita es una salvatandas. Te proteje del sol, o en su defecto, evita que te caiga la lluvia directo en la cara. Además aunque esté mojada ayuda a mantener el calor corporal.
Lleven chocolates. Coman chocolates.
Un bulto que va en la espalda es mucho más práctico que un maletín de una sola tira.
Disfruten la vista, disfruten el proceso.
Saluden a Don Armando!



Subí a la Cruz de Alajuelita ayer. Nunca había hecho esa caminata y fue toda una aventura. Éramos 13 los que nos atrevimos a ir en un día oscuro y mojado como ayer hasta la cima. Salimos del parque central a las 930 y caminamos hasta la parada de Alajuelita donde tuvimos que esperar como 30 minutos para que llegara el bus de El Llano. Ese momento fue aprovechado por algunas para comprar tenis de una distribuidora y guardar las sandalias que habían llevado puestas. Mientras esperabamos debajo de ese alero y las sombrillas dudamos de nuestra sanidad mental. Qué tanto queríamos salir de San José para ir a pasar frío a otro sitio? Ya en el bus el ánimo cambió. Teníamos comida, bebidas y ánimos para enfrentarnos a lo que nos tuviera el destino preparado, y como señal de buena fe, el sol salió esplendoroso sobre Alajuelita y nos apuramos a sacar bloqueador, anteojos oscuros y gorras. Sin embargo, al llegar al Mirador San José, el punto de partida para la caminata, ya el sol había regresado a su posición detrás de las nubes y una garúa comenzó a caer.

La caminata inicia con un kilómetro de calle asfaltada hasta que uno llega a un restaurante italiano y se desvía por un trillo rodeado de flores silvestres. Caminamos por ese camino pantanoso y húmedo por 45 minutos y llegamos a la primera cruz. Hicimos una parada para comer chocolate y rehidratarnos, y continuamos cuesta arriba por un sendero que rápidamente iba desapareciendo entre marcas de patinazos con las tenis. Nos agarrábamos de ramas, raíces, zacate, piedras y cualquier cosa que estuviera en los bordes del trillo y apretando dientes seguíamos la escalada, buscando dónde poner el pie sin poner en peligro nuestra vida. La pendiente era pronunciada y varias veces uno tenía que meter la doble tracción y utilizar manos y rodillas para seguir escalando. Cuando terminábamos segmentos particularmente difíciles teníamos la satisfacción de levantar la mirada y apreciar todo el valle central frente a nosotros, por lo menos hasta que se cerró la montaña y la neblina nos impidió seguir disfrutando de la vista. Eventualmente llegamos a una parte del sendero mucho más plana y rodeada de potreros. Con un grito de "fresas" unas compañeras se lanzaron a recoger bayas. Nos detuvimos un momento a esperar al último segmento del grupo y entonces comenzó la garúa. El pelillo de gato que nos había estado acompañando agarró más fuerza y apuramos el paso para llegar a la segunda cruz, que por las ganas de llegar lo más pronto posible simplemente pasamos de largo. Al rato de estar caminando llegamos a lo que sería la parte más complicada de todo el trayecto: una grieta de barro amarillo por donde deberíamos subir, pero con el adicional punto que las paredes eran también de barro: no habían ramas ni matas de donde agarrarse. A punta de balance fuimos subiendo, las caídas no se hicieron esperar. Había que escalar poniendo todo el peso en una pierna para subir la otra a un nivel más alto, pero no había lugar firme ni seguro done apoyarse. A punta de fricción y ganas subimos las primeras, cuando todavía había lugares un poco rugosos, pero a nuestro paso esos lugares donde habíamos colocado nuestros pies dejaban de ser seguros y se convertían en un parche resbaloso más.

Brincando, arrastrandonos y balanceándonos llegamos a un llano donde como por acto de la divina providencia hay un tubo abierto para lavarse las manos y tomar un poco de agua fresca. Una amiga nos comentó que esa era "la casa del extraño hermitaño que presta el baño", y el hermitaño salió a saludarnos. Pues resulta que no es tan hermitaño ni vive ahí: cuida el lugar de 8 a 5 todos los días, y vive un poco más abajo de la montaña. Don Armando nos contó que nos faltaban unos 200 metros para llegar a la cruz, así que decidimos esperar al resto del grupo para llegar juntos a la cima. Poco a poco iban llegando los más rezagados, y cuando ya estaba subiendo el último grupo, una compañera dio el grito de "cuidado con la vaca". Ahí venía rebotando y patinando cuesta abajo una vaca con una notable cornamenta, e iba directamente hacia la resbalosa zanja de barro. Por pura casualidad, o porque es una vaca inteligente, se desvió a último momento y se adentró en el monte, pero no sin que los que venían trabajosamente subiendo la vieran ir directamente hacia ellos, con los consecuentes brincos, pérdidas de equilibrio y taquicardia. Ya casi llegábamos. Todo el grupo fue subiendo los últimos 200 metros y llegamos hasta la Cruz. Era hora del picnic. Nos sentamos en un pretilito de concreto y sacamos la comida. De pronto arreció la lluvia y hubo que sacar sombrillas y tratar de comer con una sombrilla en una mano y tratando que la comida no se llenara de agua. Fue el picnic más corto de la historia: a los pocos minutos estábamos tiritando, helados, empapados, con la comida atravesada y ganas de bajar lo más pronto posible, con el sueño personal de llegar a ponerme ropa seca... Ropa que había estado conmigo acompañándome desde el interior de mi maletín impermeable.

Las tenis estilaban agua con cada paso que daba, estaba llena de barro de las rodillas para abajo y yo era de las que mejor estaban: algunas amigas habían resbalado en el barro y estaban casi que cubiertas en arcilla. Conseguí un bastón y me lancé al regreso. Quería llegar lo más pronto posible a cambiarme. Bajamos hasta la casa del hermitaño y la mayoría decidió utilizar el baño, y como sorpresa para nosotros, Don Armando decidió acompañarnos. Nos preocupaba el grandísimo tobogán de barro, así que nos fuimos por un potrero suicida. Un tobogán de niños tiene menos pendiente que esa ladera, pero nos lanzamos detrás de nuestro improvisado baqueano, quien al llegar a la segunda cruz nos recomendó otro camino para bajar, mucho más corto y seguro. Nos tiramos cuesta abajo en un camino que estaba en mucho mejor estado que el anterior, o por lo menos hasta que llegamos a donde vivía Don Armando y nos despedimos. A partir de ahí era un solo charco de barro en la calle, con un borde con unas ramitas de zacate. Una hora después llegamos a la carretera: golpeados, con frío, los pies congelados y adoloridos y muchos sacándose astillas y espinas de las manos. Parte del grupo decidió subirse en el bus que salía para San José inmediatamente, otros decidimos que necesitabamos tomarnos algo: algunos tequila o whiskey, otros cerveza, chocolate o agua dulce. Así que regresamos a nuestro punto de partida y nos sentamos en el mirador Linda Vista a recuperar energías.

Salí en piyama. Era lo único "seco" que tenía, y lo que quería decir es que no estilaba agua y fango. Envuelta en mi sweater húmedo y medias secas disfruté de una sopa de mariscos, buena conversación y la satisfacción de haber concluido exitosamente la caminata. Si hubiera estado perfecto el día, no hubiera sido tan divertido. Eso es lo que me gusta de las caminatas. Es un esfuerzo placentero, un sufrimiento que se disfruta. La sensación que tuvimos esos 3 minutos en la cima antes que empezara el vendaval fue maravillosa.

13 ene. 2006

balance

No hay mal que dure cien años, pero el mío parece que resiste unos 5 días más o menos.

Malo: Pasar una tarde agónica en una sala de emergencias con mucho dolor.
Bueno: Estar acompañada
Re bueno: La compañía

Malo: Pasar la tarde en la sala de observación en una clínica con una vía de suero y antiespasmódicos goteando directamente en mi torrente sanguíneo,
Bueno: Momento Kill bill en rayos x cuando la sangre se regresó a la vía, se safó la aguja y todo quedo bañado en sangre, sin el más mínimo dolor a mi persona. Gory, pero cada cuánto ve uno eso??
Re bueno: Sentirme mucho mejor después.

Malo: tener sed y no poder tomar nada
Bueno: tener hambre y ganas de comer por primera vez en días.
Re bueno: salir a comer sushi y una maravillosa sopa miso que me sentaron muy bien.

Lecciones aprendidas? No esperar hasta que se salgan las cosas de control antes de ir al doctor. Cuidarme más, identificar las causas del estrés y evitarlas, aprender a aceptar que el cuerpo se enferma y no sentirme culpable por ello, y que es genial tener alguien en quien contar en momentos difíciles y poco glamurosos al igual que en momentos donde todo marcha bien.

12 ene. 2006

se busca

11 ene. 2006

Madrugadas artísticas

Camino al trabajo inició una conversación sobre el arte contemporáneo y mi inhabilidad de fascinarme por el expresionismo abstracto. No tiene nada que ver con si es bueno o malo. Sé que hay cantidades de teoría respaldando las decisiones artísticas de los autores, que no es simplemente gente manchando lienzos por mancharlos ni que es "algo que podría hacer mi hijo en el kinder"... pero simplemente no me mueven ni conmueven. Entonces llega la pregunta del millón: qué es lo que si me mueve y me gusta? Acá va una lista de las corrientes que si han logrado sacarme reacciones. Aclaro para los lectores detractores que NO pretendo ser compendio de historia del arte y que NO estoy haciendo un resumen sobre lo que es cada corriente. Estoy expresando lo que cada una representa para mi, y algunas conclusiones sacadas a partir de lecturas y estudios. Es un recuento personal y es 100% subjetivo.


El hiperrealismo:

La técnica artística me fascina. Voy con la definición práctica del arte como "algo bien hecho". El virtuosismo me impresiona... con el hiperrealismo, se presenta arte más real que el objeto mismo, arte más precisa que una foto. El hiperrealismo ha sido tomado por Eco y Baudrillard como la manera de explicar el mundo postmoderno donde vivimos los signos como si fueran el objeto. Como lo explica sucintamente Borges, es como si tuvieramos un mapa del mundo hecho tan detallado que cubre el mundo real, y que nos dedicáramos a vivir en el mapa en vez del mundo. Como ejemplos podríamos tomar la bebida energética para deportistas con un sabor que no existe en la naturaleza, el arbol de navidad artificial que es mejor que uno de verdad, y por supuesto, RPGs hardcore donde un universo virtual es creado y vivido con más energía que el "real".

El Kitsch

Para mi, el kitsch transgrede la barrera del hiperrealismo. Tiene que ser más brillante, fuerte, colorido, espectacular e impresionante que cualquier otra cosa. Es dejar de tratar de ser auténticos y quedarse con la apariencia de lo auténtico. Puertas metálicas impresas y grabadas con venas y textura de madera, la madre teresa impresa en una sombrilla, la tarjeta de cumpleaños con escarcha, platinitas holográficas, perfume y musiquita. La naturaleza del arte kitsch me encanta por su mordacidad. Por su cinismo. Por presentar esa cosa horrible sabiendo que es horrible y que a pesar de eso "gusta", incluso a pesar del artista. Porque la virgen que brilla en la oscuridad en sí es kitsch, pero no llega a ser arte. Hasta que alguien pone a la virgen en un altar con candelitas eléctricas, flores plásticas escarchadas, un cuadro metálico con una catarata que se mueve y una caja de música plástica con algo de Richard Clayderman en el centro de una gran sala. Oh éxtasis de la incomodidad! En el kitsch me siento con permiso de disfrutar siendo pola, barroca y rococó en el presente, por un instante. Creo que nunca he disfrutado una visita a un museo tanto como cuando estuvo la exposición en los bajos del museo de Kitsch de lo Cotidiano. Ese vuelco de la panza al ver algo espantoso y maravilloso. Kitsch y Camp... una yunta deliciosa. Y para muestra, un botón: Boris Vallejo y sus superhéroes y Coolidge y sus perros jugando poker.

Surrealismo

Magritte en específico. Dalí es un genio, pero no logro identificarme. Magritte me llega, me apasiona, me pone a pensar y asumir y meditar. El dadaismo
también lo logra conmigo. Por ser tan tostado y tan molesto y representar el ridículo de los que se creen conocedores como para establecer la línea entre arte mayor y arte menor.

Pop Art

La cultura de lo popular. El estudio del humano pero sin irse hacia el pasado sino tratando de agarrar hilos para entenderlo sobre la marcha. Un poco kitsch, un poco masivo, un poco

El límite nebuloso

El arte que es difícil de separar. Instalaciones, performance art, intervenciones, arte a gran escala, happenings. Christo y Jean Claude, art brut. Lo que sea impactante, diferente, ocurrente. Robert Smithson,


Pero cuando me ponen algo así, o así, puedo apreciarlo, saber que es de buen gusto, arte mayor.. pero no logra hacer mella en mi. Seguramente es un defecto en mi, en mi incapacidad de síntesis, en cómo me cuesta eliminar lo superfluo y dejar lo básico. Tal vez en el momento que me deje de sentir amenazada por esa falta de forma les agarre cariño. Tal vez.

10 ene. 2006

Regresando a las Minas de Sal

De regreso al trabajo después de 4 días de reposo casi que absoluto, interrumpido únicamente por la mala idea de irme a sentar en la sabana a ver mejenguear una ventosa tarde de sábado. Mala idea que lamenté el domingo y lunes, eso sí. Hoy no estoy del todo repuesta, pero estoy mucho mejor que la lamentable excusa de piltrafa humana que representé durante el fin de semana. Ayer hize pataleta y todo con la gente del trabajo porque NO iba a ir a la caja porque NO iba a salir de la casa, y si querían despedirme podían hacerlo pero YO me quedaba en casa y en cama y no iría a ningún lado. Necesitaba descansar, no salir, no ventearme, no estresarme. Y no lo hice. Todo ayer estuve envuelta en cobijas. Vi el dvd 6 de Lost. Vi Orgullo y Prejuicio (versión BBC). Tejí. Dormí. Cosí pantuflas de cuero peludo de alpaca. Destejí. Comí lo que no había comido los 3 días anteriores. Me aburrí. Leí. Jugué con las gatas.

y sí. Por un momento lamenté no tener televisión en la casa.



A veces me gusta "esconder" postes en postes.. como premio sorpresa a quienes la curiosidad los impulsa a presionar ese botoncito de "seguir leyendo". Aquí va una de esas.

Gracias a todos los que mandaron deseos positivos por mi pronta recuperación. Estaba bajo excelentes cuidados y valga la aclaración... tengo la suerte que el chineo es constante, y no sólo aparece en casos de enfermedad. Entre las otras maravillas, además del cuidado constante y dedicado:

1. tengo con quien entrepiernarme cuando esté lloviendo, haciendo frío y haya rayería.
2. Algunas mañanas despierto con unos grandes ojos cafés al otro lado de la almohada. Y me encanta.
3. Puedo hablar de las cosas más ridículas e inverosímiles, de proyectos descabellados... y sé que hay alguien quien no solo me entiende sino que comparte la locura por muchas de aquellas excentricidades.
4. Cuando alguien se emociona de websites geeks con uno.. priceless.

Decidir quitar el freno de mano e irme de picada por los rumbos del amor sin andar tratando de suponer y adivinar lo que está pensando la otra persona, sobreanalizando lo que sucede, estresándome por lo que podría suceder mañana ni quemando puentes antes de cruzarlos ha sido de las mejores decisiones que he tomado.

he dicho.



7 ene. 2006

la maladie

Que detestable estar enfermo. Luché contra una gripe amenazante toda la semana: té negro (expectorante) té manzanilla (antinflamatorio relajante), jugo de naranja (vitamina c), ejercicio (eliminar toxinas), cama tempranito (descansar). Todo para qué? Para que en vez de llegar el acabose de resfrío se me pegara un virus gastrointestinal que me tuvo revolcándome en la cama del dolor durante todo el día ayer.

Sin embargo, hubo algo que redimió el día: el chineo constante y dedicado. El hecho que estuve bien cuidada, con sopita de pollo hecha exclusivamente para mi, buena compañía, revistas tontas, limonada con gengibre y mucho amor.

Con remedios así, cómo no sentirse muchísimo mejor?

4 ene. 2006

San Jose Posible

Me imagino levantarme por las mañanas, salir del depa e ir por pan, pasar por café y en pocos minutos estar en la oficina. Regresar a casa y tomar cafecito en una mesita al fresco, viendo gente pasar. Pues parece que hay futuro para el poco vistoso centro de la ciudad.

Recuerdo una
serie de reportajes sobre el remozamiento de nuestra capital, siguiendo el plan San José Posible. Hace poco esta iniciativa fue escogida por la PRU-GAM (proyecto de Planificación Regional y Urbana de la Gran Área Metropolitana del Valle Central de Costa Rica el 8 de diciembre del 2005 para ser financiado.

Se escogió 7 proyectos distintos que buscan mejorar el área metropolitana para convertirla en un lugar donde se pueda vivir tranquilamente. Entre los proyectos está el remodelamiento de parques, el tren eléctrico urbano, un bulevard arborizado, más pasajes peatonales, mesitas y pérgolas para descanso de los transeuntes y proyectos para repoblar el caso urbano. PRUGAM busca que con una donación de 3.6 millones de Euros de la Unión Europea y donaciones nacionales se pueda devolver calidad de vida a los GAMenses.

En otras ciudades hay grupos de incidencia que han ideado soluciones transitorias a este problema de la falta de áreas de disfrute en la ciudad. Rebar group ha tomado la situación en sus manos, y por unos cuantos dólares le devolvieron al pueblo su derecho a áreas verdes. En Park(ing), escogieron una zona de parqueo con parquímetro e instalaron un parque portátil con zacate, banca y arbolito, todo corrongamente demarcado. Incluso dan instrucciones pdf para que cada quien arme su propio parque portátil en zonas urbanas, para disfrute de la población en general. Otros tiene una diferente idea de cómo hacer revivir una ciudad, y en San José también se ve interés en buscar proyectos de arte en espacios públicos que este año verán la luz.

Lo que veo es que en San José han ido quitando letreros luminosos de negocios y tiendas, a la vez que han limitado el tamaño que una valla publicitaria puede tener. He percibido el cambio a cableado subterráneo y la sustitución de los postes de de iluminación en concreto por unos bellos de metal. Ya reinició el tren urbano y pronto será el turno del tren de Heredia. En la página del Instituto de Arquitectura Tropical está el proyecto de San José posible,

"El Proyecto San José Posible, surge como una iniciativa del Instituto de Arquitectura Tropical, como seguimiento del llamado municipal a formar parte de la Comisión de Regeneración y Repoblamiento de San José." Yo sería de las primeras en pasarme a vivir en puro "chepe centro". Hay tiendas, comida, comercio, facilidad de transporte y la ubicación es óptima, y según este nuevo plan, será más seguro. El proyecto está ideado para percutir y cambiar las 53 manzanas que están confinadas entre la Iglesia de la Soledad y el Parque de la Merced en el sentido Este Oeste, y entre la avenida 4 y la avenida 10 en el sentido Norte Sur.

San José Posible me encanta como ideal, pero como todo proyecto, tiene sus bemoles. Presiento una falta de coordinación entre este proyecto y la municipalidad: uno se concentra en quitar anuncios luminosos que estorban, afean y empobrecen el panorama, mientras que la municipalidad organiza "avenidazos" y construye parabuses y soportes informativos o "mupis" por todo lado con fines publicitarios. Los mupis estorban, afean y entorpecen... cómo es que pretenden ser parte de un San José posible, cuando imposibilitan paso y vida a algunos, como cuentan acá?

Incluso me arrancó una sonrisa está página guatemalteca, que para defender el mupi (mueble urbano para la presentación de información). Establece que "Un MUPI viene a convertirse en un elemento de seguridad en Nuestra Ciudad al iluminar sectores de la misma". Claro, muy lindo... excepto que da la oportunidad perfecta para que un ladrón se esconda por detrás!!! Además, en las angostas aceras ticas ya hay suficiente problema con esquivar vendedores ambulantes, huecos, y botaguas reventados que nos tiran el agua lluvia en borbollones... y ahora se les ocurre que tenemos que lidiar con un afiche empotrado en una funda de aluminio electrificado. Pero bueno, para no ser ave de mal aguero ni amargada, no me confundan con vándala anti mupi, tengo que reconocer que por lo menos en el bulevard, los mupis si han quedado bonitos como galerías de arte públicas, con exposiciones de arte serigrafiado, acuarelas, edificios antiguos de la ciudad y casi que un periódico mural o cartelera de eventos.

Pero dejando el mobiliario y lo físico de lado, para concentrarnos en el factor humano: qué se va a hacer con las personas que habitan en cuarterías y en las calles de la zona que se planea reconstruir? Tendrán ellos también acceso a un San José Posible, o será imposible para ellos? Hablar de una reorganización de ciudad tiene que también tocar el factor humano. Las calles en el centro son sucias no por naturaleza, sino porque la gente ensucia. Cómo van a enfrentarse con los problemas de carteristas, ladrones, indigentes y drogadictos? Las ideas de construir zonas de almuerzo con mesitas y techitos para los que trabajan en San José o van de Compras... cómo le van a decir a un indigente que no puede guarecerse ahí como su casita al aire libre? Si ya tenemos el mismo problema con las bancas de los parques, por qué serán inmunes bancas, mesas Y techos?

Yo le tengo fé al proyecto, pero no puedo decir lo mismo por la habilidad de llevarla a cabo, ni por la prioridad que tenga para el próximo gobierno.

3 ene. 2006

hamstereando

Primer lunes del año. Me bajo del carro y con la mochila al hombro entro al gym. Hay una turba de personas alrededor de la recepción, y con un estiramiento de brazo la muchacha me recibe el carné y me da una llave a cambio. Veo hombres que se observan detenidamente en los espejos. Se levantan las camisas, se acarician los surcos que se han creado en su abdomen sólido. Es un ping pong visual donde miradas se cruzan con otros que también hacen lo mismo. Envidia? Deseo? Curiosidad? No sé que se diran esos ojos de macho herido, de esos para quienes no es suficiente hacer el ejercicio, sino que tienen que convertirlo en un evento social donde la aceptación propia no es tan vital como la aprobación ajena.

Arriba, la sala de cardio está llena. Veo algunos de los mismos asistentes del año pasado, pero también hay caras nuevas. Por lo menos nuevos asistentes a este horario. Siguiendo con energía los propósitos de año nuevo. Yo también estoy ahí por propósitos. Porque llevo mucho tiempo huyendo al compromiso. El no comprometerme conmigo ni con los demás. Esta vez va en serio. Empujo la puerta de vidrio opaco de los vestidores. Entro a ese ambiente gélido y me fijo en el número de la llave. Me tocó un casillero pequeño y en el nivel más alto, casi que tengo que ponerme de puntillas para meter el maletín. Saco mis tenis, las medias, mi ropa de gimnasio nueva para estrenar. No hay nadie más en el camerino, y después de años de cambiarse detrás de tramoyas no me da pudor ni necesidad de encerrarme en un cubículo. Hoy tampoco he traido paño, usaré la camiseta que planeaba ponerme sobre el tank top.

Sentada en esa banca, de frente a los espejos me doy cuenta que hay algo extraño de todo esto. Me pongo ropa especial, tenis especiales, tomo agua especial cargada de electrolitos. Subo a máquinas especiales en un salón con aire acondicionado que simulan actividades especiales al aire libre. Puedo escalar, remar, montar bicicleta, correr, empujar, jalar, competir con otros y demostrar mi fuerza. Solo que no hay aire libre. Corro, pero no soy mejor que un hamster, que recorre todas las barras de su ruedita sin llegar a ningún lado, solo porque a alguien se le ocurrió que sería genial hacerlo.

Tampoco tengo muchas opciones, pienso, mientras ingreso mi rutina a la computadora de la banda sin fin. A las 530 ya es de noche, y San José no está para salir a correr ni hacer ejercicio, menos si tenés dos cromosomas X y carencia de la Y. Hombres que consideran que la mujer en la calle es pública. Que tienen derecho a dar su opinión sobre lo que sea que tiene o no tiene la mujer que pase frente a ellos, y peor, que también pueden tocarla, solo porque está ahí al alcance de la mano. Pensar en esto me da chicha, aumento la velocidad y la pendiente también crece. El golpeteo de las tenis sobre el hule que se mueve a una velocidad que me permite ir a 8 km por hora, mi corazón late 149 veces por minuto. Ya de noche la ventana no me deja ver el panorama exterior, sino que refleja lo que sucede dentro del salón de ejercicios.

Detrás mío ha iniciado la clase de Power Pacing. Más hamstercitos pretendiendo estar en las calles montando bicicleta en asientos violadores. En las pantallas frente a mi hay varios programas distintos. Todos ya a la mitad, ninguno con subtítulos y tampoco tienen volumen. No hay manera de mantenerse atento. El instructor se estaciona a la par de mi caminadora. Qué hace ahí? Por qué no dice nada? Caeré demasiado mal si le pido que se retire, que me distrae, que invade mi espacio personal? Decido ignorarlo. Sigo corriendo, pero mi corazón ya llega a los 180 latidos por minuto. Ni en el gimnasio siento que puedo bajar la guardia, olvidarme que hay otra gente. Bajo la velocidad, y sigo escalando. Siento como mis palpitaciones disminuyen.

Llega alguien a la máquina a mi lado. También inicia la carrera sin llegada. Tiene un reproductor de mp3. Yo no escucho más música que la que ponen en los parlantes del gimnasio, no veo tele, me dedico a leer. Cada semana un libro nuevo, apoyado sobre la pantalla del computador. Así sí me olvido que estoy en un salón cerrado, haciendo ejercicio porque hemos evolucionado a tal grado que nuestro cuerpo se descompone si no le mete uno 45 minutos de actividad forzada. Nadie corta leña, camina hasta los pozos con agua, carga paquetes pesados... En cambio en los libros no esucho de historias de gente en un gimnasio. Adoro las partes de batallas, mis piernas se mueven rápidamente, bato los brazos... pero cuando están meditando, o caminando por placenteros caminos en los bosques también yo le bajo velocidad y energía. Me relento. Inicio mi tranquilo promenade, pero esta vez en la bicicleta estacionaria. Atrás el instructor de spinning le dice a sus secuaces cómo moverse: donde estoy yo, tengo todo un asiento amplio para apoyarme, y el computador va cambiando la rutina, a veces duro, a veces rápido, pero yo decido.

Ya ha pasado 1.5 horas... en la historia han pasado 10 años. Termina el circuito montañoso y me bajo de la bicicleta, agarro mi botella de agua, el paño y libro y voy a quitarme este traje de roedor para ponerme ropa de calle. El sudor ha hecho piscinas en mi vientre, ha empapado la ropa. Me cambio, pero siento que el hamster ahí queda, igual que la zorra, perra, cabra, víbora, lemming, perezoso, babosa, oveja, mangosta, gata y de vez en cuando, homo sapiens sapiens.



2 ene. 2006

The Meta Project part deux

En el poste sobre The Meta Project, pedí a los lectores que me sugirieran metas. Independientemente de si las metes eran las que deseaban para si o para los demás, las incluí como propósitos propios. Ya hice la hojita excel con las metas propuestas para el próximo añoA medida que voy cumpliendo mes a mes pondré la nota correspondiente. Abrí categorías nuevas y a ver que sucede. Puede ver la imagen de mi hojita inicial aquí.

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Independientemente de lo que traiga este año, he enumerado por qué este 2005 que acaba de pasar estuvo en todas.


Me dejó un viaje a París
Me dejó un récord laboral de más de un año en la misma empresa
Me dejó con un excelente grupo de amigos
Me dejó a alguien que hace acelerar mi corazón.
Me dejó una gata que sigue presente y cariñosa.
Me dejó este blog para expresarme.
Me dejó una familia que sigue ahí por mi, sin pedir ni reclamar.
Me dejó salud, aunque me pegué mis sustos.
Me dejó experiencias que con los años iré recordando
Me dejó sentido del humor
Me dejó proyectos
Me dejó un club de tejido
Me dejó la promesa de una vida mucho mejor.

Creo que quedo satisfecha :D