19 ene. 2007

caminata

6 am y ya estaba afuera, en jeans y camiseta, acompañando a mi mamá en su caminata matutina al cerro. Mi alergia al ejercicio es grave, y madrugar para hacerlo es una barbaridad, pero me armé de valor y no lo pensé mucho: algún tipo de actividad tengo que hacer, aunque sea para que no se me gangrene alguno de los dedos del pie por falta de circulación.


La subida al cerro va bordeandolo, es como una hora para subir y regresar a la casa. Cuando salimos apenas estaba clareando, y muchos, como nosotros, estaban haciendo un poco de ejercicio.

Ya se habían hecho presentes los diversos personajes del deporte amateur:

Los fiebres ciclistas que se juntan un ratito para sudarse antes de arreglarse para ir a trabajar. Esos que visten en licra de pies a cabeza y el casco les combina con los zapatos y la bici.

Las señoras cuyo ejercicio consiste en subir conversando sin perder el hilo de lo que dicen. Así ejercitan pulmones y corazón.

La señora con el perro french poodle al que le ponen ropa y su hija de 7 años que se disfraza de Bratz deportista, con vincha y muñequeras de paño.

El grupo de tai chi, precedidos por un señor pelón en piyamas.

El señor que va a correr al cerro en pantaloneta, camisa de botones, tenis y medias de vestir.

Las chicas "sport". En sus tops y licras suben y bajan el cerro varias veces, alternando las rutas para utilizar la calle y las escaleras, manteniendo óptimo nivel cardíaco.

El cerro es un lugar que promete. Hay salas de exposiciones, muuuchas areas verdes, un teatro al aire libre para por lo menos unas 1000 personas, parqueo, baños públicos y mucha seguridad. A algunas cosillas les tomé fotos:

Zona de picnic con unos toboganes en concreto... lamentablemente parecieran estar diseñados con la amplitud de cadera de un niño de 8 años: definitivamente no son "adult friendly".



En la cima hay una miniatura de pueblo paisa donde se encuentran las ventas de artesanías, comida y cerveza. Si usted está buscando conseguirse un Paisaporte, tendrá que esperar a que abran. A las 6 de la mañana, lamentablemente lo único que está abierto es la casa cural.



La vista es algo especial:



El dìa parece que no va a calentar, sigue nublado y oscuro como cuando me desperté, así que creo que regresaré a cobijarme un par de horitas más.

3 Comentarios:

Blogger Zoe3500 dijo...

El lugar es una belleza, yo estaría feliz de ir al cerro todas la mañanas :) ahora q lo mencionas es cierto los ciclistas usamos todo para que combine ji ji pero en mi caso es una casualidad que toda la ropa de ciclista que tengo combine con mi bicicleta no había puesto atención a ese detalle. Aquí el clima anda parecido esta todo nublado pero hace solcillo.saludos

8:37 a. m.  
Blogger Itarille Faelivrin dijo...

Qué carga tu! yo estaría hecha un conejo (de la nervia). Te felicito por el ser emprendedor que eres. Lo bueno es que estás con tu familia. Un abrazo desde tu otro país. :)

10:21 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

: clap clap
Yo también tengo mucha alergia al deporte o cualquier otra clase de ejercicio. Así que me parece algo digno de reconocerse que haya ido y aún más que haya madrugado para ello.
Yo en cambio le regale a mi hermana para navidad un famoso orbitrek que ahí está y yo cada vez que lo veo... le paso de largo!

6:35 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal