30 ene. 2007

en marcha

Nunca pensé que sería de las que se ponen las tenis, ropa deportiva, prenden el ipod y salen a correr para botar estrés, pero ayer funcionó. Subí al cerro tomando todas las gradas, bajé por la calle serpenteante y corrí, troté y repté exhausta alrededor del barrio. Llegué agotada pero satisfecha, como que haber decidido hacer algo bueno para mi cuerpo benefició mi alma.

Hoy el día ha sido mucho mejor. Tal vez porque hoy iba a firmar contrato para el trabajillo ese freelance. No sé por qué me alegra tanto siendo tan pocas horas, pero por algún lugar se comienza.

También hoy me contenté con mi soledad. Fui al centro comercial donde aprendí a patinar sobre hielo, pero mientras estuve no se me ocurrió preguntar si todavía existe esa pista. Me senté en un café de esos finos que tienen sucursales en los country clubs y con mi café irlandés y sopa de tomate reacomodé mi vida. Pequeños gestos que de pronto adquieren significados más profundos.

Pasé las cosas de mi billetera grande de persona adulta que carga mil y una tarjetas y documentos a una más pequeña y más alegre de Pucca, donde mi cédula no se siente tan solitaria e intimidada frente a tanto bolsillito destinado para tarjetas que ya no tengo. Agarré la agendita nueva que compré y la marqué con los días y fechas de este año: casi me indigno al darme cuenta que solo tenía páginas para medio año, pero de pronto me pareció más bien la oportunidad para hacerme una agenda sin mucho estrés: después de todo tengo 6 meses para planearla y llevar a cabo su construcción. También estrené libro: La Insoportable Levedad del Ser de Kundera, que tras múltiples recomendaciones finalmente compré. Así que pasé la tarde viendo tiendas, tomando cafecito con un excelente libro y caminando bastante de un lugar a otro.

*****

Comencé a escribir sobre ayer pero amerita poste aparte. Todavía no me siento muy fuerte como para hacerlo, y tal vez mañana me arrepienta de hacerlo público. Creo que enfrentarse con "quien uno es" es más fácil que darse cuenta que uno no lo sabe.

6 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

buen día entonces?...
Medea: ese libro me encantó, ojalá lo disfrutés!
que lástima que no estás en territorio cercanos para que me contagiés esa disciplina del deporte...llevo una semana sin poder levantarme para ir a correr..con la Sabana a 700 metros! :(

11:24 p. m.  
Blogger Zoe3500 dijo...

Je je ese libro me gustó y no solo eso me dejó pensando en q hay q vivir el momento, q bueno q estes haciendo ejercicio cuerpo sano mente sana y no es vara ese dicho además ahora q tienes tiempo y un lugar bonito para hacerlo.
Q pases lindo día :)

8:39 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

que belleza ese libro! de fijo lo va a disfrutar.
yo sabia que se contentaria con su soledad, la gente como ud no necesita muletas :)

8:47 a. m.  
Anonymous Francisco Duran dijo...

que exito con esa caminada/corrida... si yo tuviera mas fuerza de voluntad, tambien lo haria.

y el libro, conste que yo ahora casi nunca leo, pero ese alguna vez lo lei y me pareció muy volado... al menos de momento impresiona.

ahhh y suerte en tu nuevo brete!

8:58 a. m.  
Anonymous Sergio dijo...

Soy un baboso, se me había escapado el "pequeño detalle".

Y lo del ejercicio, si bien no me hace nada de gracia a mi tampoco, me ha salvado en el último mes, de entrar en colapso nervioso, jejeje.

Ojalá pueda visitarte pronto amiga, o que vos nos visites por acá.

9:02 a. m.  
Blogger silvia piranesi dijo...

Qué envidia andar sola viendo paisajes nuevos. Si algo me gusta es eso, de viaje sola y encontrando el lugar común del café.

Pues si, vaya libro escogiste!!

Y lo mejor es cero miedo, si aquí todos somos igualiticos. Es liberador. Date el chance de que la gente vea. Y si no le gusta, eso no importa.

12:39 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal