20 ene. 2007

La vie

Con 5 días en Medellín hoy me gané un poco de paz mental: Ya tengo un trabajo de freelance por fracción de tiempo. No paga muy bien pero por lo menos es haciendo algo que me gusta mucho, en lo que tengo experiencia, en lo que soy buena (copywriting, traducción inglés-español,seo) y desde la casa. Con esa platilla podré pagar el seguro, la cuota de asociación a la coope y los pases de bus para ir a clases, mientras encuentro más de lo mismo o alguna otra cosa con un salario más alentador, para completar. El haberme quitado ese peso de encima, aunque fuera un poquito, me desocupó la mente que aprovechó para concentrarse en menesteres menos productivos: Llevo cinco días que he pasado bastante sola y comienzo a rasguñar paredes. Mi padre recién salido de cirugía, mi mamá acompañándolo y yo acompañándolos. Entre la falta de socialización y la eliminación de mis usuales métodos de evasión, hoy siento más que ningún día que no estoy muy segura en lo que me metí. Dudo de mi capacidad de conseguir suficiente trabajo para mantenerme y ahorrar, de mi habilidad para hacer amigos, de cómo me irá en el lugar que escogí para estudiar. Es como los wedding day jitters solo que pendejos, constantes y extendidos por un mayor periodo de tiempo.



Esta noche se me están viniendo a la cabeza cualquier cantidad de situaciones hipotéticas sobre lo que será mi vida acá y no tener referentes anteriores es una desgracia. Sé que preocuparme de antemano no me va a servir de nada: a estas alturas cualquier cosa es una posibilidad, y lo más probable es que aprenda a disfrutar este nuevo estado de incertidumbre. Sé que debo pensar positivo, asumir que todo es preocupación normal de alguien quien acaba de dejar su hogar y está probando vida en un lugar nuevo y que todo pasará y saldrá bien y si no sale bien tendré mil historias para contar a mi regreso. Debo recordar las razones por las que estoy acá: son correctas, bien pensadas y las cosas van maravillosamente para el poco tiempo que tengo de haber llegado.

Sin embargo quiero dejar aquí, en chiquitito, como para purgarlas, estas frases:
extraño a mi hermana, a mis amigos, a mi cama, a sweetie, el cigarro y los carbohidratos.

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Hey pues que bueno su viaje a Medellin, siempre tendra algo que contar. Eso es lo interesante...

SALUDOS!

12:57 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal