7 feb. 2007

El Parque del Periodista

El Parque del Periodista es de esos lugares que a uno le pueden describir, ilustrar, diagramar, mostrar fotos y aun así uno no podría entender de que se trata el asunto hasta estar ahí. La música salía de un desvencijado bar llamado El Guanábano, un lugar viejo y amorosamente descuidado: no podría decir que la pintura estaba descascarada sino que el descascare tenía algo de pintura, y estoy segura que es parte del encanto del lugar. Estaba sentada con un vaso con cerveza en uno de los bordes de las jardineras mirando gente pasar e inconscientemente volteaba a ver detenidamente a los que llegaban, como si esperara encontrarme a alguien conocido. Los 3 agentes de la policía estaban debajo de un poste a escasos metros de donde estábamos y parece ser que estaban ahi por protección y no por hacer cumplir las leyes: se hicieron de la vista gorda respecto a la bebida en zonas públicas, entre otras cosas. Era como si no escucharan las botellas quebrarse y no vieran los vasos llenos de líquido ámbar circular por el parque.

Era como un ping pong, verlos a ellos, y observar a la vez a las personas que aprovechaban que estaban dando la espalda para echarse un jalón del puro, cuando los policías volteaban en esa dirección, en el lado contrario alguien se echaba también su hit. Un chico con un mohawk de por lo menos 5 pulgadas de largo nos vino a pedir que le regalaramos uno de nuestros vasos de cerveza, como si estuviera acostumbrado a que el no tener dinero no es limitante para salir de fiesta e ir a tomar. Chicas vestidas de negro con el pelo oscuro y delineador rojo en los ojos conversaban con el vendedor de chicles, cigarrillos y dulces. A mis espaldas escuché los acordes y estrofas de la Canción para mi Muerte y creo que por primera vez en mucho tiempo no quise llorar con esa canción. Las lámparas hacen sus veces de sol y luna, y podés buscar una sombrita a la media noche. Alguien tiró una de nuestras cervezas por error y no paso nada. Nos reimos de temas que no eran de reirse: que si los paras, que los celadores, que la pedofilia, que el ejército, la muerte, los corazones rotos. Aprendí muchas palabras que ya he olvidado y escuché historias de cortometrajes inconclusos.

Entré al Guanábano para ir al baño y me encontré con mil caras de extraños mirándome por detrás de la puerta, cubiertos por una gruesa capa de pegamento. Pensé al caminar con otra cerveza en mano que debería haber comido algo, pero entre una cosa y otra no se me ocurrió y lo sustituí por el paquete de maní que cargo en la cartera. Me senté y por un momento sentí que me ahogaba del calor, el sudor saltó a mi frente y mi delirio fue amarrarme el pelo y sentir la brisa pegarme en la nuca. Una neblina se enredaba entre las ramas más bajas de los árboles y otra subía serpenteante desde los cigarrillos. El vendedor de cigarros se sentó a descansar a mi lado y me advirtió que mi billetera se había caído al piso. La metí en mi cartera agradecida con él y por ese instante con todo el resto de la humanidad. Los policías regresaron y requisaron a un mendigo, después de un tiempo dimos vuelta para donde estaban los policías y conversaban amenamente con dos motociclistas. Unos chicos despertaron al inconsciente indigente y a puntapiés le demostraron que ahí no era bienvenido. El único punto amargo de la noche, darme cuenta que entre tanta comunidad tranquila todavía hay personas a las que les gusta armar pleito. Al ratito ya me quise ir, aunque tengo ganas de volver a ese parquecito en el pleno corazón de la ciudad, esa islita anidada en una esquinita, coordenadas 6º14N y 75º33O.

Etiquetas: , ,

6 Comentarios:

Blogger Alejo dijo...

viste el árbol de papaya que crece en la cornisa del guanabano?

a media cuadra del periodista encontras comida buena bonita y barata y uno de los mejores sitios para oir y/o bailar salsa.

4:07 p. m.  
Anonymous fausto dijo...

Se ve muy curioso lo que se encuentra allí en la cornisa del bar, pero no es un árbol de papaya sino una chaflera.

3:53 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

bueno el parque del periodista es una chimba cada quien hace lo q leda la gana y a nadie le importa ni le dicen nada. asi q es uno de los mejores lugares para divertirse sin condiciones porque la gente ademas es demaciado amigable y hay muchcos muy lindos y chistosos solo q debes fijarte muy bien con quien te metes. este parque definitivamente es una chimba aunque sea un sitio como de desparche....kathe

4:19 p. m.  
Blogger julian camilo (jucaba) dijo...

si entras te quedas, te atrapa el murmullo de las personas que alli avitan,el olor a naturleza, la luna y la noche perfecta.pero ten cuidado...espera...observa...se cauteloso...no te quedes alli mucho tiempo.vuela como ave migratoria. conoce mas lugares pero no dejes de ir a este.

12:11 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

bueno que drama lo unico que se puede decir del perio es que es lo maximo alli vas te relajas y nadie te molesta es un lugar muy tranquilo y se puede decir que hay libertad de expresion es lo que pienso del periodista

5:21 p. m.  
Anonymous mensajes dijo...

De acuerdo con @fausto.

7:02 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal