20 feb. 2007

Everything Counts

Aprieto las nalgas, enderezo la espalda y me jalo la camiseta para asegurarme que me esté tapando bien mi torso. Los lentes de sol bien puestos, bloqueador en la cara, cuello y brazos, música en mi bolsillo. Mi maletín pesa con cargas que no he querido eliminar. En la caminata que hago todos los días del metro a mi casa, sigo el ritmo que la música me propone. Nunca sé cuánto calor va a hacer, si estará la sombra disponible o faltará que avance más el sol, si los semáforos me tocarán en verde o en rojo y a ratos pienso que cuando llegue no querré subir por las escaleras sino que tomaré el ascensor.

Ese kilómetro diario es mi sanidad mental. Cositas pequeñas que me ponen feliz, cositas ridículas. Estoy acá! Estoy caminando! Vengo de CLASES! me vine en METRO! mis converse todavía no se desbaratan! Ahora llego a mi CASA! Almorzaré con mis PAPÁS! Algo como cruzar la calle en el semáforo peatonal me llena el corazón y siento esa tensión en la mandíbula de emoción. Nervio, le decía Picasso, un amor violento y tenso y que ganas de pegarle un mordisco y estripar a esta vida que me tocó, porque hoy (y todos los días que hago esa caminata) no me cambio por nadie!

Desde ese primer cruce de calle, todo me anima. El taller de motos (algún día tendré una), las tiendas de ropa interior (tantos colores y diseños), la rotonda o ronpoi (tiene semáforos!), el parquecito de los indigentes (eh! hoy tienen una fogata!), el Río Medellín (hoy parece chocolate), el Cerro Nutibara (esas banderas son gigantes). Disfruto todo: las aceras con texturas para invidentes, los puentes peatonales, los parques infantiles en cadena, uno después del otro.

Llego al aparta y mientras sale el portero me miro en el vidrio de la ventana. Roja, caliente, sudada, algo despeinada. Saludo al portero y entonces comienzo a subir, paso a paso, hasta llegar a mi piso. Hoy tampoco tomaré el ascensor.

Etiquetas: ,

7 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Hacés complacencias? Qué tal "Shake the Disease"?

2:40 p. m.  
Blogger Matriuzka dijo...

¡Qué lindo!

No siempre se puede andar viendo así de claro todo.

¡Saludos!

3:27 p. m.  
Blogger Denise dijo...

Y esos son los días geniales, que uno se da la palmadita en la espalda por la decisión que tomó. Me imaginé el paso según la música... :-)

2:57 a. m.  
Anonymous Sergio dijo...

Rico un cambio así, necesito... ocupo más tips.

9:12 a. m.  
Blogger Sardina albina dijo...

¿Mediaron halucinógenos, antidepresivos, alcohol, manoseadas en el metro o grandes cantidades de azúcar o café? Si no, me quito el sombrero. Póngalo en una botella y véndalo.

2:21 p. m.  
Blogger Jaqui dijo...

Puña...y es que pocas veces me pongo a pensar en esos detalles, esas cosas, que día a día colorean el ambiente. Gracias por recordarmelo.

2:30 p. m.  
Anonymous flavia dijo...

Q rico!!! Andas conectadisima!!!

5:43 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal