16 abr. 2007

Domingos

Es bueno pasar así las tardes de domingo, con la cabeza en su regazo, viéndole los ojos color caramelo y mis dedos enredados en su pelo.

La felicidad está embebida en esos sencillos actos donde las palabras y los silencios fluyen, ligeramente condimentados con besos.

Etiquetas: ,

1 Comentarios:

Blogger Ventolin dijo...

esas cosas son las que da terror perder...

7:04 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal