9 may. 2007

Balance

Después de mi primer día de ventas informales, tengo q decirlo: que admiración por los que tratan de subsistir de ésto! Resulta que además de agarrar fortaleza para ofrecer mis bienes, tengo que hacerlo escondida, porque en el poli "no permiten las ventas" y confiscan los bienes. Tendré que buscar el reglamento para ver donde dice. Entonces ofreciendo underground logré recolectar la mitad de la inversión inicial, mañana venderé más y trataré de completar, para q la otra semana pueda concentrarme en ganancias.

La idea de trabajar por un salario y vestirme formal y no disponer de mi propio tiempo no suena tan mal después de todo, aunque la opción C de "plata que caiga del cielo" sigue siendo la idónea. Lástima que para que caiga del cielo uno usualmente necesita hacer cosas ilegales... obviemos el detalle que vender golosinas undercover también está en "the shady side of the law".

Fui a hacerme una impedanciometría hoy: ni siquiera me tomé el trabajo de averiguar en google en que consistía el exámen, así que me sorprendí al darme cuenta de las diferentes formas de tortura que existen en la medicina. Un audífono de esos con cojin todo alrededor en una oreja, un tubo en la otra por donde sacan aire, y un pito molesto que aumenta de decibeles en cada paso mientras tu organismo trata desesperadamente de equilibrar los niveles de presión. Veredicto: mi trompa de eustaquio izquierda no responde adecuadamente. Ahora entiendo porqué siempre estiro la oreja derecha acompañada de la palabra "¿qué?" y "¿perdón?" cuando alguien me habla. Próximo paso: el otorrinolaringólogo.

De regreso a la casa del hospital tomé "la ruta de la salud". Lo más entretenido del paseo, además de tratar de averiguar como harían los dos pasajeros con muletas para bajar atravesando el trompo precariamente colocado encima de las escaleras, fue una iglesia con un gigantesco letrero en el frente que decía algo como "Iglesia del Fuego Eterno". En seguida de ese local, y con un letrero colocado a la par del primero y de igual tamaño estaba una "fábrica de extintores", señalando directamente al logo del mundo en llamas de la iglesia. Lástima que eso lo ví justo cuando no tenía la cámara. La foto quedará pendiente para la próxima visita al hospital.

Por otra parte casi quemo la casa al olvidarme de unos limpiones que mi mamá estaba hirviendo y que me dijo: apague eso en 20 minutos... eso fue hace aproximadamente 1.5 horas, haganle el cálculo :/ Quemados y la casa llena de humo.

Hoy extrañé mucho a mis amigas... necesito salir a tomar café y hablar de amor y odio y trabajo y proyectos de vida con ellas. Para Andre y Adri y Silvia y Laura: I miss you :( Nos hubiéramos reído mucho juntas hoy.

Etiquetas:

3 Comentarios:

Anonymous Patton dijo...

Como que las ventas ambulantes estaban llegando para quedarse en las universidades del país, y les tocó cortarlas de raíz. Ya he oído de la prohibición en muchas. Y es un trabajo duro (el de vender, y más a escondidas)

Suerte con el oído, ¿oyó? ;). En espera de esa foto, se ve bien buena.

12:28 a. m.  
Blogger Velvet dijo...

Ya he leído con agrado varios postes en este blog con ese tono descriptivo que le pones. Tienes talento para escribir así.

Por cierto quedamos en espera de la foto. Tiene que ser muy divertida

3:33 p. m.  
Blogger Andrea dijo...

Querida....yo también te extraño miles. Un besote

4:22 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal