10 jun. 2007

ExpoTejidos



El sábado fue el Día Internacional de Tejer en Público, una festividad conocida casi que exclusivamente por tejedores. Me pareció una excelente excusa para ir a expotejidos.



Hay ciertos puntos altos de la visita. La primera fue doña Amparo, una señora que hace encaje con bolillos. No sólo estaba ella trabajando feliz en su artesanía, sino que atrás había un trabajo expuesto a la mitad del proceso para mostrar cómo se hacía. Pude hablar con ella y me explicó algunos pormenores de la hechura de encajes, como que cuando era niña hacía los encajes, la mamá los vendía y entonces le podía comprar un vestido o zapatos con esa plata. También esa misma señora tejió una colcha en hilo de bordar. Es impresionante, colorida y fantástica, con un precio alto totalmente justificado.


En otro stand tejían con fique (parecido al yute), y lo tenían ordenado,colorido y bien presentado con cierto "flair" artístico. Las señoras eran medianamente amables. Por allá al fondo me encontré una señora tejiendo una bufanda en lana de oveja, pero los productos estaban apilados en el piso, otros pegados con alfileres a las paredes. Lamentablemente, ellos no vendían ningún tipo de lana. Otro local que me gustó fue el de la seda. tenían capullos de seda que usaban para hacer joyería, unas madejas de hilo en exposción y vendían bolsos, chalinas y pañuelos hechos en seda trabajadas en telar.

Los demás he de decir que eran monótonos y fáciles de olvidar, centrados en vender y no tanto en mostrar esas tradiciones textiles, enseñar de sus orígenes y de lo que representa para la comunidad. Un montón de carteras, canastas, bolsos, correas, bufandas etc tejidos, donde los productos de una tienda se parecían demasiado a los productos de las otras tiendas similares.

Fui y vi lo que usualmente aqueja a las "expo-ferias". Tratan de hacer contactos con compradores mayoristas y no le prestan mucha atención a buscar un público más amplio, están contentos con la cantidad que los visita cada año. Los "stands" carecían de decoración o displays interesantes, era típico ver a alguien aburrido detrás de un escritorio o en una silla esperando que alguien le compre algo. Muy comercial, muy de recuperar la inversión de un stand esos mismos días por medio de ventas. También es extraño la manera como algo hecho a mano ya no garantiza que sea único o irrepetible.

He de explicar algo: acá en Colombia han industrializado de una manera admirable el trabajo hecho a mano, siguiendo el patrón de los productores de encaje en Europa. Si bien producir algo a mano toma tiempo, acá tienen literalmente un batallón de gente trabajando a mano productos varios, y ni siquiera tienen que pagar costos de planta. Qué hacen?

Una empresa crea (o copia, tal parece) algún producto. Éste puede ser una cartera, una correa, unas pantuflas o decoraciones en madera country. Hacen unos kits con los materiales, y consiguen ejércitos de amas de casa que están en búsqueda de un ingreso extra. Entonces a estas señoras les venden los materiales e instrucciones detalladas y se les pide que se apeguen al modelo, después de terminados, la empresa les comprará sus productos terminados. Trabajan a mano y van a entregar el producto a algún lugar donde lo inspeccionarán, y si está mal hecho no lo pagan. Así de sencillo pueden hacer mil copias de un producto "hecho a mano". Aunque el hecho a mano nos remite a una pequeña industria familiar, acá es todo menos eso. Son fábricas sin overhead.

Entonces que pasa, los patrones están practicamente en el dominio público y una idea inmediatamente es copiada por muchos otros. Recuerdo la primera cartera tejida en fique de colores que vi, con una manija de madera, divina. Después vi otra, y otra, y otra, todas casi que iguales, con pequeñas diferencias. Compras un producto en el que te cobran la exclusividad de hacerlo a mano (aunque "a mano" incluye también máquinas de coser y troqueles y otras cosas similares) pero el producto es igual a otros en el mercado, en no tan limitadas ediciones. Cuando la idea es vender, entonces ves a 3 o cuatro empresarios de la misma región vendiendo el mismo producto, presentándolo de la misma manera.

Entonces soñé con una feria de tejidos diferente. Llena de personas como Doña Amparo, dispuestas a compartir lo que les gusta hacer. Una feria donde puedas pasar por un stand donde te enseñarán a hacer las puntadas básicas del crochet y saldrás con una pulsera tejida. Si te gusta, puedes adquirir un juego de aguja con lana para seguir practicando, o si no nada más sigues tu camino. En otro stand habría una señora sentada con su telar, trabajando. Entonces uno podría acercarse y mirar como trabaja o hablar con ella y preguntarle cosas. En otro, explicarían como se hacen los sombreros paso a paso, desde la preparación de las fibras, la cortada de fibra, la tejida de las tiras, el cosido, el hormado, etc. Un stand de canastas tendría unas canastas en diferentes etapas de hechura, para ver cómo la van armando. En la sección de encajes explicarían la importancia que han tenido los encajes en la historia y de la tradición de hacerlos que usualmente pasa de madre a hija.

Tendría un stand donde venderían agujas, hilos, lanas y otras cosas, tendrían sillas extras para que uno pudiera llegar y sentarse y tejer y probar nuevos productos. Habría revistas y libros a la venta, o patrones de distribución gratuita para hacer con lanas y agujas que ellos convenientemente venderían. Porque así como estuvo, yo sentí como que me vieron cara de $. Cobrándome por entrar a ver un montón de gente que quería venderme cosas, y no una exposición de las tradiciones textiles, que es como venden la feria. Dizque para público familiar, pero no había ningún lugar con actividades para entretener niños. Ni siquiera para entretenerme los suficiente a mi, que soy parte de los groupies del tejido, casi que público meta y garantizado.

Que lindo poder cambiar un poco la mentalidad para que estos asuntos de comprar un espacio en una feria no se convierta siempre en un balance de ganancias o pérdidas. El tejido ha sido por excelencia una tradición alimentada comunitariamente, de compartir nuevas puntadas y técnicas y por eso ha crecido. Sería bueno que nos hubieran mostrado esa faceta también. Pero sé que estas luchas de lo que va y lo que no va, y de escoger entre el público meta que paga mucha plata y los que nada más vamos a aprender y educarnos, usualmente tendremos las de perder.

Ya entiendo por qué mis amigos no ven las ferias como algo interesante que valga la pena asistir... creo que también se han dado cuenta de lo poco entretenidas y lo muy comerciales que son. Como ir a un mall, solo que te cobran por entrar, las tiendas no son agradables y no tienes donde comerte un helado.

Subí fotitos a flickr, para que se den un vistazo.

Edit: acá hay un recuento de una feria de manualidades en USA... con talleres, demostraciones y más.

Etiquetas: , , , , ,

4 Comentarios:

Anonymous federico dijo...

This comment has been removed because it linked to malicious content. Learn more.

9:56 a. m.  
Blogger Marcela dijo...

Yo desde niña hago muchas cosas con las manos, por ejemplo el ultimo fue aprender coser, mi mama dejo una muy buena maquina de coser que estaba en un rincón de la casa sin uso… desprenderse de ella parecía horrible por que es de las pocas cosas que aun tenemos de ella, así que como soy la mujer empecé aprender a usarla, a hacerme mis pantaletas y ropa interior, desafortunadamente no puedo andar con ella al hombro pero por lo menos se que cuando me ubique tendré algo de ella que usare, además de eso me gusta mucho el tejido con agujas… el crochet se hacerlo desde niña pero nunca me emociono mucho, igual que todas esas cositas con pepitas y eso, aprendí a hacerlos y los tengo ahí, pero lo que mas me gusta es la malla, uno con sus dos agujas, me gusta regalar por ejemplo bufandas, se que nadie lo hará con el mismo material y de la misma forma, antes me hacia bolsos y eso, pero ya con el tiempo es poco lo que tejo, me gustan las medias y las bufandas, les dedico tiempo y luego las regalo solo mías tengo dos jejej, justo ahora ando haciendo cositas en mis ratos libres, es tan bonito mas que nada por que es algo que aprendí de mi madre y señoras importantes en mi vida… a veces me voy a un parque con mi tejido y muchas señoras se acercan y me dice que hace años no veían a gente tejer con las dos agujas… a mi me gusta mucho mas que el crochet… muchas me preguntan pasos básicos y eso, acá en bogota ya no lo hago tanto en la calle mas por miedo acá uno no sabe… saludos

12:42 p. m.  
Anonymous pequeña padawan dijo...

mmm, tejer...
creo que va siendo hora de retomar ese placer... aunque no sé si esté lista para hacerlo en público :)

9:37 a. m.  
Blogger Jen® dijo...

qué bonito!
uy medea, vieras que bonita bufanda de colores me regalaron. me acordé de ud :)

10:00 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal