20 oct. 2007

Cambiando el paradigma: Jay Keasling

Jay Keasling
Director, Amyris Biotechnologies

Tomando en serio las promesas de la ciencia -que el conocimiento puede hacer las cosas mejores, más fáciles y menos caras - Jay Keasling se ha convertido en un verdadero pionero. Ha pasado años investigando cómo hacer que los microbios produzcan drogas que podrían salvar vidas de la manera más eficiente en costos posible. Él no hace esto por beneficio económico ni fama, sino para salvar la vida de todos en este mundo que no pueden pagar $2.40 USD por una vacuna contra la malaria. Jay ayudó a fundar Amyris Biotechnologies, cuya meta es crear microbios capaces de producir químicos que puedan sobrepasar los principales retos globales en salud y energía. En el 2006, recibió el primer premio Discover Magazine como el Científico del año. Su próximo proyecto es comenzar a adaptar tecnología para producir nuevas fuentes de energía y maneras para mejorar el medio ambiente. “Supongo que cuando vaya a mi tumba habré ayudado a generar soluciones para algunos de los principales problemas de la sociedad.”


Comienza con una analogía: El computador es una herramienta para comunicarnos y conectarnos. Tiene partes, componentes, y estos componentes se venden y se compran y alguien puede comprar las partes y construir un computador. Esta industria es importante por lo que nos ha afectado. Si estás construyendo un computador, vas a conseguir las partes que las empresas productoras le venden a las empresas que construyen computadores. Esto nos da como resultado la estandarización. Los componentes hacen las cosas que se supone que hagan, y cada parte trabaja en gran parte independientemente. A la vez tenemos software que nos ayuda a trabajar los computadores.

Se va a la química y el Styrene. Si necesitamos sintetizar estireno, se necesita un sistema, una planta de síntesis. Entonces necesitamos componentes que se compran de algun lado, y ahí traemos los ingredientes en bruto que compramos, y todo esto lo conectamos con tuberías... estas tuberías son estándares. Uno va a comprar tuberías y sólo agarra una tubería macho y una hembra y funcionan juntas, sin importar la marca... y esto sucede porque a alguien se le ocurrió establecer un estándar de la rosca... y funciona con todas las tuberías.

Ahora pensemos en la farmacia. Comencemos con la malaria. entre 1-3 millones se mueren de malaria por año, el 90% son niños. Hay medicinas basadas en quinina que se usan para tratar la malaria, pero por su uso, hay muchas cepas de la infección resistentes a la quinina.

Entonces hay una droga llamada Artemisinin, se llama artemisia annua, y crece como una mala hierba. Los chinos descubrieron que esta medicina servía para las hemorroides, y después para malaria... esto fue en 168 BC, después fue en 340 AD... Es hasta 1972 donde se redescubrió a la artemisina para salvar a los soldados de Vietnam.

El problema ha sido el costo. Aunque no es cara para nuestros estándares, para la gente que sufre de malaria, pagar $2.5 dólares cuando ganan menos de $1 al día es mucho. El problema con esta droga es que el precio fluctúa mucho, no hay controles de calidad, hay empresas que están haciendo drogas que sólo tienen artemisina, y otras que no tienen nada de artemisinina , otras muestras están contaminadas.

La solución es producir la droga más barata y más pura. Por síntesis es muy caro. Lo que queremos hacer es manipular ADN bacterial para producir artemisina. Pero esto no es tan sencillo. No podemos ir a ninguna tiempa a conseguir partes como si fueran procesadores, o componentes químicos.

Lo que tienen que hacer es pedir muestras genéticas y es un tira y afloja con científicos que están practicando biología, donde las muestras no funcionan como dicen que funcionan en los estudios científicos.

Ahí se complican las cosas, porque hay muchos lugares donde puede fallar el sistema. Llevan 6 años trabajando en sintetizar la droga. Deberían ser 6 semanas, 6 días. Es demasiado tiempo. Etnonces hemos trabajado con otra gente, nos hemos unido. con compañías optimizadoras de procesos y luego con one World health para producir las medicinas. El problema es que estas partes que usamos muchas veces tienen patentes. Y hay que pagar regalías. Y entonces decidieron patentar sus procesos... para que nadie pudiera patentarlos antes de ellos. Y decidieron regalar sus derechos. De la misma manera que sucedió con la tecnología. Esto trae un costo. Ninguno de los que trabajamos en esto podemos ganar dinero con esto. Estamos negociando con grandes firmas farmacéuticas para darle est tecnología a gente en el mundo en desarrollo. Queremos que en 3 años estas medicinas puedan estar en manos de los niños del mundo.

Taxol: Hay un tratamiento para el cáncer que se ha comprobado que funciona, el problema es que se necesita un árbol entero de más de 100 años para sacar suficiente taxol para darle tratamiento a un paciente de cáncer una vez, y éste árbol es una especie protegida. No hay suficientes árboles del mundo para tratar a los pacientes.

El prostratin del árbol de mamala de Samoa inhibe el VIH. Quieren inyectar el ADN de este árbol, inyectarlo en una bacteria y hacer que esta bacteria produzca todos los compuestos necesarios para hacer esta medicina. No hace falta plantar

Otra aplicación es sintetizar conceptos con bacterias para hacer combustibles, como sucede con el etanol, pero esto requiere mucha energía, mucho maíz. El etanol no es práctico, es tóxico para los microbios que lo producen, incluye mucha agua. Quieren hacer un microbio que pueda producir hidrocarburos. Como hacer yogurt, pero que el resultado sea petróleo.

El problema con la biotecnología es que se ha empleado mal. Hay que pensar sobre la propiedad intelectual. Tiene que ponerse al uso de las personas más pobres... que sea para el beneficio de la humanidad.

Etiquetas: , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal