19 oct. 2007

En busca de la felicidad: Daniel Gilbert

Dan Gilbert
Catedrático en Psicología, Harvard University

El autor más vendido Daniel Gilbert, el Harvard College Professor of Psychology en Harvad, tiene una noticia sorprendente para nosotros: no somos tan buenos en predecir qué nos va a hacer felices (o tristes para tal caso). Daniel es mejor conocido como el autor de Stumbling on Happiness, que detalla su investigación pionera en predicciones afectivas- la habilidad de predecir nuestro estado emocional en el futuro. Las investigaciones e historias cortas de Daniel han aparecido en múltiples publicaciones. Entre algunos de los premios que ha recibido se encuentra el de "American Psychological Association’s Distinguished Scientific Award for an Early Career Contribution to Psychology" (Algo así como el premio distinguido a las ciencias de la sociedad american de psicología por una contribución temprana en la carrera a la psicología) Considera que sus más grandes logros han sido "aparecer después de Dizzie Gillespie en la lista de las personas más famosas que se han salido de la secundaria".

Español: explicación del video de la charla de "El secreto de la felicidad". El video (excelente, por cierto) está en inglés, pero la explicación en español igual es muy completa.



Dan habla sobre las consecuencias de la felicidad. Inicia hablando de Dostoiesky, y una historia sobre no pensar en algún tema .

Una idea es primero conenada como rídicula, pasada como trivial y después se convierte en verdad: esto según William James en 1879. Algo como la idea del calentamiento global, que antes lo ignoraban. La pregunta es por qué cuando sabemos que algo sucede, como el calentamiento global, tanta gente no hace nada al respecto. Muestra una cita de starbucks que sale en un vaso, de cómo si el cerebro humano es capaz de predecir el futuro, por qué toma decisiones que sabe que van a llevarlo a problemas. Hacemos muchas cosas para protegernos el futuro como limpiarnos los dientes, dejar de fumar, etc.

El problema del calentamiento global tiene que ver con cómo funciona nuestro cerebro: estamos diseñados para salvarnos a nosotros mismos, podemos evitar y evadir peligros si cumplen con cuatro características, pero si le faltan estas características, somos incapaces de hacer algo porque nuestro cerebro no relaciona al peligro.

La explicación va acompañada de imágenes.

La primera característica que le falta al calentamiento global es la falta de una cara: necesitamos visualizar el peligro. Sabemos que el cerebro tiene zonas dedicadas a procesar información de otros seres humanos, que es nuestra necesidad-capacidad de pensar en otros que ha sido lo que aumentó el tamaño de nuestro cerebro. Nuestro cerebro está programado para reconocer figuras humanas en lo que sea, en nubes, en puntos. Pero no vemos nubes en las caras de personas.

Cuando un acto tiene una responsabilidad humana, nos acordamos: por el humano le tiene miedo al antrax, pero no a la influenza.

Otra diferencia es que el calentamiento global no atenta contra nuestra moral. Dice que las sensaciones que eleva el calentamiento global, no son las que nos mueven a nuestro cerebro, no saca sensaciones de asco y desagrado. No nos hace sentir nausea, o desgraciados o avergonzados. Si el cambio climático estuviera causado por acostarse con gente del mismo sexo o por comer perritos, ya habría gente haciendo manifestaciones.

El calentamiento global amenaza nuestro futuro... pero no nuestro presente. Nuestro cerebro y cuerpo reacciona al peligro inmediato. Por eso podemos evadir bolas.

Una característica evolucionaria que apenas está evolucionando: tenemos apenas un pedacito del cerebro que piensa en el futuro, y todo el resto está dedicado al presente. Todavía no hemos aprendido a tratar el futuro como algo que nos va afectar.

La cuarta razón es que el cerebro está acostumbrado por cambios relativos y no absolutos. Una imagen que nos muestra está cambiando mientras la vemos, pero no nos damos cuenta de cambios que suceden gradualmente. Entonces los problemas con el agua, la contaminación ambiental, el aire, el sonido. Si esto hubiera sucedido de un día a otro, habríamos sentido la iminente necesidad de evitarlo. Pero al suceder poco a poco, nuestro cuerpo y cerebro no reacciona.

Estas características las describe como PAIN: personal, repentina, inmoral e inmediata. El terrorismo responde todas estas características... pero el calentamiento global no. Y eso lo hace más peligroso, porque es el equivalente de seguir durmiendo en una cama que se está incendiando. Es un peligro más fuerte porque no lo vemos venir, porque nuestro instinto no es a defendernos, sino a aceptarlo. Y eso hay que cambiarlo.

Etiquetas: , ,

2 Comentarios:

Blogger Bellydancingknitter dijo...

buuu. como la ranita que se cocina en la olla de agua hirviendo :(.

Entonces??? Soluciones? buu. sensación muy incómoda, triste. Que raro, que irónico el nombre del post.

11:53 a. m.  
Blogger juan farncisco muñoz dijo...

según Aristóteles la felicidad está en la realización más específica de las posibilidades propias y específicas.
Creo que según Freud, estaría en el equilibrio entre los deseos más personales y la aceptación completa o parcial de su posibilidad de cumplimiento.
No se bien, pero según Gilbert, estaría en ajustarse a un mundo predecible.
Yo creo que la felicidad es una forma aprendida de experimentar emociones llamadas positivas, que se frustra o se alimenta de las condiciones objetivas de feliciddad de quienes rodean a la persona en cuestión. Estas condiciones se verían en lo que hace constantemente felices a los demás. Y por felicidad, no quiero decir alegría o júbilo, sino aceptación e incondicionalidad con los eventos que hacen feliz.

9:39 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal