1 nov. 2007

Mon Rêve

Sueño la continuación de lo de ayer, pero no figura el transbordador espacial que se hundió en la bahía congelada. Lo que sí hay es amigos. Nuevos y viejos que vamos buscando lugares para ubicarnos. Busco posada en un Inn Alemán. Quiero ser parte del grupo que no sólo toma café ahí para entretenerse sino que una vez que salen al porche, suben la escalera caracol que los lleva a un reino desconocido donde todos se conocen y son amigos. Agarro mis 3 maletas de cuero y subo las escaleras. La primera cama tiene una tablita para apuntar mis datos y dos toallas, la de más allá no tiene ninguna de esas cosas, las han cambiado por un morral y cachucha. La primera cama está cómoda. Agarro la tablita en mis manos y me levanto a investigar un poco más. Hay libros por todas partes, es como que hubiera sido una biblioteca de esas de película con entradas y salidas llenas de libros viejos y nuevos y si quiero un libro que está entre la Ka y la Kr tengo que pedirle permiso al de la cachucha para subirme en la cama y buscarlo. A la vuelta veo que hay muchas más alcobas: nichos con camas escondidos entre los libros. Quiero una cama de esas, algo menos expuesto, un escondite donde pueda ubicarme y perderme por horas entre libros... literalmente. Llego a una que está debajo de un alerito, y me tocan de la Cl-Di. Hay una baranda a mi lado y me doy cuenta que también hay un segundo piso.. Allá en esa montonera hay una fiesta, veo a 3 personas montadas en la cama y las páginas dan vuelta y caen libros y suben otros. Hay una cama un poco más lejos que ellos, dos de hecho, pero ya tienen bufandas y carteras encima. Regreso la tabla a la cama original y me llevo mis maletas al nicho donde puedo ver a los chicos del altillo rebuscar entre libros.

Uno me pega un grito: Niña, me puedes traer a Kant? Está ahí sobre mi cama, la de la cachucha. Pregunto que cuál Kant quiere, me dice que el único que queda. Regreso con el libro y se lo paso por mi barandita: entre mi cama y la de ellos hay medio piso, porque para ir a las camas que están debajo de ellos hay que bajar 5 escalones. Nuestros dedos tocan y después no puedo creer que no miré a ver cómo era su cara.

Salgo y hay muchas actividades de donde escoger, la gente grita y se emociona y yo me quedo quieta como esperando a ver que sucede.

Etiquetas: , ,

1 Comentarios:

Blogger Bellydancingknitter dijo...

Que loquera!

11:29 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal