10 dic. 2007

Mi tío

Ayer lo sentí en la mañana, ese día recibiría una llamada. En la tarde lo confirmaron: mi tío finalmente dejó de respirar y después de 2 años de luchar contra el cáncer y 1 de nada más sobrevivir con él ya no tiene que preocuparse por eso.

Pasé todo el día donde mi abuela, mientras se recibían llamadas y visitas a lo largo de todo el día. Mañana en la madrugada llegarán sus cenizas y la misa será en la tarde. De pronto se me ocurrió preguntar si no tendrían fotos de mi tío, ya que sólo lo vi una vez en mi vida y no tengo recuerdos de él. Entonces salieron álbumes de papel negro con fotografías pequeñas pegadas con gotitas de goma en las puntas. Ahí aparecía mi mamá en sus trajes de semana santa, todos los hermanos posando frente a la casa, los cerdos, los caballos, los sombreros para ir a misa. Después las fotos de mi tío como bebé, como niño en el colegio, haciendo la primera comunión, en su boda con la inmencionable primera esposa.

Es gracioso cómo nos hacemos una imagen de una persona según lo que nos cuentan. Si me tocara contar la historia de la vida de mi tío, sería la siguiente:

Nació en una finca, donde mi mamá y tías lo criaron, mi abuela daba las órdenes, ellas le daban el cariño y afecto. Creció y maduró y cometió un error: se enamoró de una mujer muy bella, que como la bruja de blancanieves, escondía un alma negra. Mi mamá al enterarse que se había casado le dijo "eres un bruto". No podían tener hijos, así que adoptaron a un niño. A los dos años quedaron embarazados y el primer hijo putativo quedó relegado. Después siguió una niña.

Estos niños crecieron y se convirtieron en la pesadilla de cualquier padre. Sufrieron de abandono por causa de la madre, quien se fugó. Después ellos decidieron ir a buscarla y tuvieron que aguantar abusos físicos por culpa del padrastro. El niño adoptado descubrió que lo era en la calle, y entonces cometió la imprudencia de robarse la plata del mercado más de una vez y dejar a la familia sin comida, decían que era porque iba a comprar drogas. Lo echaron d la casa a los 18. La niña se fugó a los 14 con el circo para ir a una zona tomada por la guerrilla, el otro chico decidió que el reggaeton era su vida, y se dedicó a una vida de traqueto wannabe. Los tres en cada visita a las casas de la familia, se robaban algo. Eran hábiles mentirosos. Ya nadie sabía si creerles sus historias de tragedias, o qué.
el libro que escribió
A mi tío lo embrujaron cuando trabajó en el Chocó y tuvo que irse de ahí porque lo estaban volviendo loco. Se enamoró y casó con su segunda mujer, quien ya tenía una hija de un matrimonio anterior. A veces los niños regresaban a la casa, y entonces corrían los insultos. Eventualmente mi tío se enfermó, y comenzaron los tratamientos médicos. Poco a poco se fue perdiendo y hace poco más de un año, estuvo hospitalizado y lo daban por muerto. Quienes estuvieron a su lado durante su enfermedad fueron sus 2 hijos adoptivos, los biológicos brillaron por su ausencia. Logró reponerse, pero completamente disminuido. Regresó a su casa, y mi tía lo ha mantenido y cuidado con la ayuda de mi prima. El hijo mayor natural de vez en cuando regresaba a casa diciendo que estaba muerto de hambre, que necesitaba un lugar donde dormir, y ahí seguía su cuarto. Pero después de un tiempo se volvía un ser violento, robaba al descaro, llevándose electrodomésticos y plata, y se iba contra su papá a pegarle, y la hija de mi tía tenía que defender a su papá y a ella misma con una tabla de la cama. Lo echaron nuevamente, pero siguió llegando a comer los domingos. Mi prima circense llamaba a insultar a mi tía, a pedir plata y a insinuar que mi tío se gastaba toda su plata en esa bruja y no les daba nada a ellos. No creía que mi tío estaba ya moribundo y que era mi tía quien con su trabajo lograba mantener la casa muy humildemente.

Mi mamá fue varias veces a visitarlos, a llevarles un mercado, a ayudar. Vio los huecos en las paredes causadas por el primo reggaetonero y escuchó como llamaba a su papá padrastro, escuchó de las historias de mi primo adoptivo quien llamaba seguido y no pedía nada. Le tocó contestar llamadas de la niña insufrible quien solo llamaba a insultar y a decir que mi tío no era su papá. Según lo que cuentan de la mamá, es probable que hasta eso sea cierto, que ellos no son hijos de él.

Hace dos semanas publicó un libro, y muchos dicen que esa fue la única razón por la que resistió tanto tiempo. Parece que mi primo adoptivo logró convencer a los otros dos de ir a pasar con mi tío, que ya estaba por morirse. Había plantado árboles, criado hijos y escrito un libro. Y así murió mi tío, rodeado de su familia disfuncional y preparado para irse. La dedicatoria que le hizo a mi mamá dice montones en su sencillez.

Mañana conoceré a casi todos los protagonistas de la historia. Mañana su misa es a las 5.


Etiquetas: , , ,

8 Comentarios:

Blogger Bellydancingknitter dijo...

finalmente descansó. sigh.

9:32 p. m.  
Blogger Aaron Ortiz dijo...

Siento mucho que lo hayas perdido

10:51 p. m.  
Blogger Denise dijo...

Ohhhh... estas historias. Algún día te sigo el ejemplo y cuento alguna de las de mis tíos, que son más o menos se ese estilo... ¿qué tendrán las grandes familias latinoamericanas que siempre salen estas historias?
Y bueno, yo creo que tu tío debe estar feliz donde quiera que uno vaya a dar, ya sin tener que aguantar taaaanta cosa!

1:21 a. m.  
Blogger patton dijo...

¿a Todos? Si lo que tienes es un guión de una buena telenovela!

Pasa en la vida real, pasa en AXN ... y en medeamaterial ;)

6:36 a. m.  
Blogger Rafael dijo...

Mis condolencias.

12:21 p. m.  
Blogger Jacinta dijo...

Un abrazo.

7:28 p. m.  
Blogger medea dijo...

Finalmente conocí a mis primos, sólo llegó el putativo y la niña. La otra hija adoptiva no fue, después de todo ella estuvo con él a lo largo de toda su enfermedad, y e´l sabía lo mucho que ella lo quería, como para tener que ir a pagar respetos frente a unas cenizas.

Hay muchas más historias de mi tío, que parece que siguió bromista incluso después de muerto.

1:13 p. m.  
Blogger JF dijo...

Es interesante cómo la historia de ese lado de la familia es algo que tan pocas veces conversamos a fondo, siempre como en susurros, murmurado...

Una vez mamá me contó sobre la historia de cómo nuestra abuela y abuelo se casaron sin el consentimiento de la vis-abuela porque el abuelo era de la familia que repartía el carbón en el pueblito de Guadalupe... me la imagino como una beata en traje negro con encaje blanco en las mangas y el cuello, con el cabello amarrado en un nudo sobre la cabeza, sentada en una enorme, incómoda y oscura silla/trono de madera con brazos que en sus extremos tendrían garras de jaguar, ella apuntando con un huesudo y afilado dedo índice hacia la puerta del destierro, cual pintura renacentista.

Leyendo la historia del tío Gabriel, embrujado en el Chocó y con los primos que nunca he conocido, me recuerda qué tan poco sabemos de lo que deberíamos.

10:26 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal