11 feb. 2008

Isla Elephanta

Las actividades del domingo: Visita a la Isla Elephanta en plan turista, almuerzo, coca cola de mentiras y la mejor cena en el mejor restaurante en el que he estado En Mi Vida.


El Domingo salí temprano con mi hermano a las Islas Elephanta. Él no había hecho ese tour así que fue algo nuevo para los dos. Llegamos a Colaba y al sur de Mumbai, que es de los pocos lugares donde el "downtown" queda "down". De camino vi la mesquita de Hadji Ali, una mesquita que queda en medio del agua. En marea alta, de hecho no se puede cruzar hasta ahí. Le pregunté a mi hermano si podríamos ir a conocer, pero él humildemente me confesó una cosa: no cree que tenga la fuerza de espíritu para poder hacer ese camino entre la costa y la mesquita. A cada lado de la ruta, hay una fila interminable de mendigos, leprosos y tullidos. Todos quieren plata, una limosna o algo de uno. Al ser un visitante blanco, la atención aumenta. Como parte de la religión musulmana es la obligación de dar limosna y ayudar al más necesitado, es un punto estratégico para cualquiera q necesite dinero gratis. Así que seguimos el camino. Colaba es la otra zona de plata de Mumbai, con edificios altos, y calles relativamente limpias. Eso no significa que no hayan tugurios en los parques, las esquinas y cualquier zona disponible. A lo largo de toda la costa hay un malecón, y las parejas de novios salen ahí a pasar un rato a "solas". Uno ve parsis, cristianos, musulmanes, hindúes, judíos y turistas de denominación no establecida, todos caminando tranquilamente uno junto al otro. Llegamos finalmente al "Gateway to India", un gigantesco arco construido para el único beneficio de dos personas: el rey y la reina de Inglaterra, Jorge y María. Frente al arco, parece un bazaar. Cantidades de gente tomando fotos, vendiendo, tratando que les compres algo, que les hagas caso, no entienden no como respuesta (literalmente, acá no se conoce el no como respuesta). El chofer nos recomendó un guía para Elefanta, una llamada después ya estaba todo coordinado: su amigo nos recibiría en la isla, y ya teníamos los precios de todo: del ferry, de la salida del puerto, de la entrada a las cuevas.

El viaje en ferry dura una hora, y de camino estuvimos hablando sobre lo que es la vida en Mumbai, de política, de la manera como funcionan las cosas. Creo que India es de esos lugares a los que la gente llega apasionada por lo exótico, por la tradición, y se encuentra que esas dos características hacen imposible el desarrollo. Acá no existe la política ambiental excepto porque los organismos internacionales lo requieren: entonces hay regulaciones pero nadie las cumple y nadie tampoco las hace cumplir. Son tantas las religiones, culturas, castas y diferencias entre cada grupo, que tener leyes que apliquen para todos es extremadamente complicado. No hay una noción de ayudar al necesitado, porque en la cultura Hindú, el pobre es pobre porque por destino le tocó nacer en una casta menor: no hay necesidad de ayudar ni nada, si se portan bien, podrán reencarnar en una casta más alta. El femicidio y feticidio cada vez aumenta más. Tener una mujer es sinónimo de pérdidas a lo largo de la vida. La dote, la falta de educación, el hecho que una mujer nunca ganará lo mismo que un hombre. Entonces tener hijos varones es sinónimo de ingresos económicos a lo largo de la vida. No existe la seguridad social: la pensión toma la forma de hijos que cuidarán de sus padres, y una mujer cuida de los suegros... una vez que se casa, ya no tiene mucho que ver con su familia de nacimiento. Esto cada vez va cambiando, pero eso no necesariamente significa que las cosas vayan a mejorar.

Para salir de los barcos del ferry, hay que cruzar por otros barcos que están en puerto, entonces uno salta de uno a otro para llegar a tierra firme. Ahí hay un tren que te lleva a lo mucho unos 200 metros. Después comienzan los 120 escalones para llegar a las cavernas, y a lo largo del camino hay cuanta venta de chuchería te puedas imaginar. Mi paciencia con los vendedores cada vez es menor. A uno por ser extranjero le cobran el triple, y eso que ya estás en un lugar donde hay un sobreprecio sobre lo que sea que quieras conseguir.

Arriba, Mili nos dio un excelente tour de las cavernas. Originalmente, era un lugar donde llegaban los yoguis a practicar su yoga. A meditar, a ejercitar, a estar en paz con dios. Una vez ahí, decidieron que todo el mundo debería tener derecho de aprender sobre la historia de la India y su mitología, así que hicieron una serie de tallados que cuentan sobre los mitos, la vida, lecciones y moralejas. Es impresionante lo mucho que hay en común con el Antiguo testamento, incluso existe un diluvio universal y un arca de Noé, pero todo en hindú. Los portugueses que encontraron esta isla, se encargaron de bautizarla Elefanta por la escultura de Ganesh que daba la bienvenida a todos, y también, como es usual de los conquistadores, destruyeron la mayoría de los cuadros tallados. Sólo hay uno que respetaron, donde se ve las 3 representaciones de dios. Ahí en flickr tiene el nombre de G. O. D. Generator, organizer destroyer. Brahma, Vishnu y Shiva. Creo que hasta ellos pudieron reconocer a la santísima trinidad.

Otra de las cosas de esta isla es la impresionante cantidad de monos que allí habitan. Los Mumbaikars llegan a elefanta y pagan una suma bastante baja para entrar, como 20 centavos de dolar. El extranjero paga 6 dólares. Ellos usan la isla para meditar, orar y mayormente picnics... así que los monos y perros están muy acostumbrados a ser alimentados. Un mono te robará la comida de tu mano, y vimos eso suceder. Una turista tenía una lata de cocacola light que puso a su lado un momento mientras buscaba algo en la cartera, y el mono se la robó y huyó con ella. Unos monos casi atacan a una pareja que felizmente comía una manzana debajo de un árbol. Los monos y los perros pelean entre ellos, y ninguno parece tenerle miedo a la gente.

Mili vive ahí en Elefanta... La isla no cuenta con electricidad, y es triste pensar que esta isla genera tanto ingresos por turismo y nada se reinvierte en mejorar la vida de los locales. Ahí solo pueden vivir los lugareños, algo como en las islas galápagos, que no admite inmigrantes. Hay tanta mugre, tanta falta de conciencia de un ambiente. La gente deja la basura tirada por donde sea, aunque haya un basurero a 10 pasos. Excepto por los Parsis y Musulmanes, que en su religión el orden y limpieza es un precepto inviolable.

Hacía hambre, entonces buscamos algo para comer... Me pedí una Coca Cola y ahí me di cuenta que la malicia Indígena debe provenir de la India. Me dieron una coca cola que no se veía como coca cola, no olía a coca-cola y no sabía a coca cola. Pero en botella de vidrio de cocacola con pitillo ahí metido. EW. Uno no reclama porque nadie va a admitir que es de mentira. A nadie le importa y el servicio al cliente no existe. Parte de vivir acá es aprender que hay batallas que se pueden hacer y otras que no. Llorar por una coca cola es de esas que no vale la pena. Me imagino que Patton podrá indignarse... pero hay tantas otras cosas por las cuales se podría luchar que una coca cola no tiene mayor relevancia.

El camino de regreso fue poco emocionante, una vez en puerto buscamos algo para comer. Entramos al Taj Mahal hotel. Es el hotel más opulento que he visto en mi vida. Resulta que a un hindú le prohibieron la entrada a un hotel. Entonces qué hizo? Construirse el suyo, mucho mejor que el que había antes. Tal parece que el arquitecto que diseñó este monstruo que domina el puerto envió los planos por correo, y construyeron el hotel al revés. El frente mira atrás y atrás es el frente. Entonces el arquitecto se suicidó tirándose de una de las torres. O eso dicen.

Terminamos almorzando en Leopold's, uno de los restaurantes más antiguos de Mumbai. De ahí regresamos a casa, porque teníamos una salida planeada.

La cena fue en el restaurante más lindo y bonito y espectacular en el que he estado en toda mi vida. Y para llegar ahí hay que pasar por el slum más grande de Mumbai. De esos sitios que si no sabes donde quedan, no llegas. Nosotros sabíamos y casi no lo logramos. Pero valió la pena. Está construido en una ex-maquila. Entonces entras por una puerta sin mayor pena ni gloria, y entonces te abren esta otra puerta que tiene por lo menos 30 metros de alto. Entras y hay fuentes y esculturas gigantes, la iluminación es perfecta, los ambientes divinos, el servicio genial. La decoración es de las cosas más impactantes que he visto, cada detalle perfecto. La comida y bebida no se quedaron atrás. No hay palabras, así que mejor anímense a ver las fotos en flickr que pronto subiré.

Eso fue el Domingo. El lunes aproveché para descansar, dormir y jugar con mi sobrino. Esto es vida.

Etiquetas: , , , , ,

8 Comentarios:

Blogger Alejandro González Estrada dijo...

Estoy impactado con tantos contrastes, hay cosas que me encantan, como la arquitectura y lo exótico del paisaje con vacas, burros, monos a bordo,,, esa mezcla de mezquitas, templos, esculturas y todas esas cosas,,, pero los slums nos muestran que no estamos tan desarrollados como parecemos,,, Que rico ese viaje,,, pero me imagino que el agua debe valer una fortuna, no se si sea mi pulcritud, o tal vez tenga razón, pero todo lo veo más sucio de lo normal,,, pero todo se ve demasiado exótico,,, Como mis Larry Strike ;) ... Saludos.

2:03 a. m.  
Blogger Bellydancingknitter dijo...

no pude dejar de pensar en si te tomaste la coca cola o no.

Supongo que es mejor comprarla en lata, cierto?

8:25 a. m.  
OpenID Patton dijo...

Aprendí muchas cosas nuevas hoy, gracias. Por eso me gustan tanto los blogs de viajes: te transportan.

Por ratos me sentí viendo "agua". Y no, ¿sabes qué no me indignaría? Son costumbres tan arraigadas en su cultura que simplemente no tiene sentido resistirse a ellas, menos no estando en el contexto, sin entender toda "la big picture".

10:34 a. m.  
Blogger Galo dijo...

Impresionante tanto contraste. Lo de los monos robando comida debe ser muy divertido desde que no le pase a uno. Qué rabia lo de la Coca-Cola, pero ni modo, allá tienen problmas mucho más graves. Bacano lo del restaurante, ya me dieron ganas de ir. Es complicado ir en contra de las tradiciones, por más que ellas establezcan condiciones de desigualdad. Saludos.

4:04 p. m.  
Anonymous xady dijo...

mi pregunta es...

¿Tomaste coca cola?

en fin, el caso es que la pasaste bien.

5:33 p. m.  
Blogger medea dijo...

alejandro: Vi un paquete de Lucky Strike y se veian iguales que todos los paquetes de lucky strike en el mundo. Seguire buscando.

bellydancer y xady: OBVIO q no me la tome. Nada mas la probe :P Eso es como jugar ruleta rusa en India.

patton: de hecho, todavia es comun la autoinmolación como arma: cuando una mujer enviudece o como mecanismo de presión. Justo hoy en el periodico contaron d una niña d 8 años q se autoinmoló. Queria que su hermanito de 5 años estudiara mucho y le fuera bien en el colegio, y como él no quería, ella lo amenazó bañándose con kerosene y encendiendo un fósforo. El resto de la historia es facil d adivinar.

galo: eso es exactamente el asunto. Una cultura milenaria, y uno llega con sus 200 años de cultura consumista occidental a cambiarles el asunto. como que no cala.

10:12 a. m.  
Blogger Eyeman dijo...

Holaaa, nunca habia comentado por estos lados (creo, no me acuerdo, no me importa)
Ojala estes pasando deli en la India, por allá también se ve el dubian? la fruta que huele a uishhh, el peor olor del mundo?
Si la ves, fotico, que es carisima y quienes visitan Asia es de lo más exotico.

7:15 p. m.  
Blogger Denise dijo...

Eso es vidaaaaaa.
Ahora, la coca cola de mentiras yo la hubiera dejado ahí :-P

10:22 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal