27 may. 2008

A caballo rega... pero si no tengo establo!

Hay algo de hablar mal de la gente que uno no ve cuando es el que comenta cosas negativas, pero sí cuando las escucha. Sobre todo de personas que uno quiere, que hablan de otras personas a las que uno también quiere.

Llevo cargando un secreto ajeno todo este año. No tiene que ver con que vaya a decirle al individuo involucrado A lo que B dijo, sino de cómo ha cambiado mi relación con B. Porque sus juicios hacia A fueron algo injusto, pero honestos. No es culpa de A ni de B que vean el mundo tan distinto, y que los mensajes se tergiversen de tales maneras.

Digamos que A le hubiera grabado un mixtape a B y se lo dio de regalo. Entonces B me contó en son de burla sobre el terrible regalo. No entendía por qué A le había regalado un objeto arcaico que ni siquiera es comprado ni original, y sobre todo música que B jamás escucharía, tras que no tienen toca-cassette. Es cierto. Un mixtape de lo mejor de lo peor de 14 cañonazos bailables no es un regalo para chicos punk pero, acaso hubieran tomado mejor la ausencia absoluta de un regalo? O lo que duele es que no haya ni siquiera un pensamiento de qué le podría gustar a B, en vez d comprar algo nada más por salir del paso?

El caso es que B no fue capaz de entender por qué habían dado el regalo, ni de callarse y educadamente no volverlo a mencionar. En mi cabeza quedaron rodando todos los regalos que alguna vez le di a B... y que probablemente botó a la basura después de reirse un buen rato de ellos. No sé que lo haya hecho, no hay pruebas, lo único que tengo es ese comentario que me da vueltas en la cabeza sobre el regalo de A. Y que tal vez una tarjeta explicando la razon de dar el regalo que la acompañara hubiera resuelto dudas... o la posibilidad que esa tarjeta sí estaba, y sencillamente no la leyeron.

Es cierto que A tiene una mala maña de dar regalos sin pensarlos muy bien, pero de cierta manera lo pensé como si fueran esos regalos de abuelita: ese desodorante con el talco que jamás usarás, pero que lo consiguieron como un buen gesto. Sí, podrían haberte comprado alguna otra cosa, pero uno tampoco comparte con las abuelas los gustos, uno no les conversa tanto como para que sepan qué cosa conseguirte. Apuesto que a las nietas que les llegan a hablar de grupos favoritos, que les leen partes de libros, que les cuentan de sus vidas, les llegarán regalos más aptos. Al resto, pues nos dan regalos porque sí. Porque creen que es un bonito gesto, porque más vale la intención.

En alguna parte de mi mente entiendo que esto no tiene que ver con regalos, que va más allá con otros niveles. Que esta escena está haciendo playback en mi cabeza por otros motivos. Entonces pienso en las veces en que tal vez he estado en la misma situación de B, y he abierto la boca tan indiscretamente, y que de ahí viene mi vergüenza con esa escena. Las veces que he conseguido algo por salir del paso, y las veces que he dado algo de corazón y no sé si fue recibido así, o como una chuchería. He estado en los zapatos de ambas partes, y ninguna de las posiciones me gustó.

Etiquetas: , ,

4 Comentarios:

Anonymous catirestrepo dijo...

Huy, quedo pensativa con lo que cuentas porque sin duda alguna como humanos cometemos imprudencias que a veces cuestan mucho... Aunque todo eso hace parte del "crecer" como individuos,y pues a veces somos tan tercos que solo aprendemos a través de golpes.

Saludo afectuoso. :)

5:33 p. m.  
Anonymous AlejandroAngel dijo...

dos cosas.

por un lado siempre le he tenido recelo a aquellas personas cercanas que me hablan mal de otra persona, lo que sea, me entra la misma duda de si cuando esté con otra persona no hará lo mismo conmigo como protagonista.

por otra parte, un mixtape no está tan mal, a mi una vez me regalo una misma persona, de amor y amistad, un champú, dos sobres de maní y un bloc de papel. bueno lo que cuenta es el detalle y la intención ¿no?

un saludo.

6:26 p. m.  
Anonymous gerente dijo...

el mixtape, no originakl, a lo mejor fue hecho con paciencia dedicación y cariño, claro y mucha ingenuidad, pero como dices tu, como habrá sido el paseo con uno?
por eso callar es de sabios.

6:39 p. m.  
Blogger Denise dijo...

:-p
Yo trato de regalar cosas que sean un detalle pensando, pero es verdad que no siempre es posible. De todas formas, cuando recibo regalos, intento pensar que vienen con la mejor intención, sonreír y callarme, pero sí... a veces cuesta mucho!

9:31 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal