11 may. 2008

Dog days

Ayer salí del evento pangeaday y pensé en voz alta "no vuelvo a organizar ningún evento, la gente no llega". Pensado nuevamente me di cuenta que no estaba siendo justa conmigo ni con "la gente". El problema no son los eventos ni el público. El problema soy yo.

En este momento tengo demasiadas cosas en mi plato, y balancearlas se ha convertido en una tarea agotadora que no me da tiempo para atender cabalmente ninguna de ellas. Tengo mis estudios y mi trabajo (ya sería algo tiempo completo con esas dos) además estoy armando empresa, y eso toma trabajo y reuniones. Para esta semana también me salió una larga traducción freelance para ayer, y encima de todo eso, le agregué lo de la organización de este evento. ¡Con razón no doy para más!

Tengo ese gen que me hace imposible ser la que nada más llega a una fiesta, por más que quiera. Pero si no me invitan a una, me las invento. Me importan demasiado algunas cosas y siento que el resto de la humanidad comparte esa necesidad gregaria de hacer las cosas en grupo. Entonces montamos el evento, y al final de cuentas de las 30 personas que habían dicho que irían, estuvimos 14 en el punto máximo de la reunión. De alguna manera estoy pensando en eso como si fuera algo malo, cuando todo lo contrario: de haber llegado las 30, no hubiéramos tenido cómo ver el evento! Porque aunque las máquinas se prueban, siempre existe la posibilidad que el día del evento,nada más les de por estirar la pata y adiós: corra a buscar un proyector, un televisor, o ALGO para poder continuar con la función.

Me importan demasiado las cosas. Me importa que todo esté en orden, que las cosas se den. Me olvido de preguntarme esa frase que me recordó ayer una maravillosa amiga: Preguntarme que sería lo peor, más bajo, espantoso que podría suceder si a.) el videobeam no funciona, b) no llega gente, c) la gente se levanta y va. Si lo pienso, la respuesta es: nada. Nada hubiera pasado, por lo menos negativo. Que alguna gente hubiera refunfuñado, pero esos igual lo harían sin importar el evento.

Es como si los de la casa amarilla cuando organizan ciclos de cine se estresaran porque solo estábamos el flaco y yo sentados en una mesa y los demás fueran todos amigos cercanos del bartender. O cuando se dan esos talleres y capacitaciones y solo llegan 5. Porque sabemos que cuando hay algo gratis, la gente no le da valor. Piensa que no pierde nada si no va. La otra opción hubiera sido masificar la invitación, con más tiempo se hubiera hecho una convocatoria por medios públicos, con espacios más grandes, etc. Pero no. Esto fue montado en una semana y media, y todos los que le metimos mano lo hicimos con ganas. En un futuro podré hacer estos eventos en mi casa, invitar a un puñado de gente interesada y darme cuenta que bajo esas condiciones, los videos son una excusa para reunirse.

Entonces creo que tomo un par de decisiones: quiero IR a eventos sin organizarlos, para poder sentirme en los pies de los asistentes y darme cuenta cuáles son las cosas que me importan y cuáles no, desde la perspectiva de participante y no responsable. Si de igual manera lo hago, no estresarme, no preocuparme. Lo que no sé es cómo hacerlo para no llegar a esa actitud de "porta mi" "eso no me corresponde" "que otros vean como se las arreglan". Creo que seguiré el consejo de mi amiga: si nadie más está estresado, no estresarme yo. Igual: nos reunimos, vimos los videos, hicimos streaming desde el lugar, tomamos cervezas y pasamos el rato. Creo que no estuvo TAN tan tan tan mal.

Etiquetas: , ,

7 Comentarios:

Anonymous itzpapalotl dijo...

a mi me parece que te fue bien :) estoy segura que tus eventos son un éxito y yo iría nada más a tu casa a tomarme las birras y ver el video, aunque fuera un evento de dos!

1:26 p. m.  
Blogger AlejandroAngel dijo...

y que es lo peor que puede pasar? Buena pregunta.

Creo que lo más complicado es encontrar ese punto de equilibrio entre hacer mil cosas y no hacer ninguna. a mi me cuesta mucho, no se decir que no a nuevas cosas así esté en mil más... igual todo es un aprendizaje.

¿qué tal Pangea Day? a mi al fin se me cruzó con el trabajo y no hubo manera.

un saludo.

1:29 p. m.  
OpenID Patton dijo...

Si no fuera por tu gestión yo nunca hubiera sabido de pangea day ni la hubiera visto a pedazos. El espíritu ANACUPRO es así, y uno no puede resistirse a él. Es parte de uno. Nadie puede culparlo a uno por querer para los demás lo que le gustaría hubiera para uno.

9:04 p. m.  
Anonymous gerente dijo...

calma, calma, una buena jornada de sueño, hacer lo que más te guste, como tejer algo, y listo todo bien de nuevo.

9:27 a. m.  
Anonymous catirestrepo dijo...

Pues déjame decir que me enteré de Pangea Day por tí... Solo que los compromisos de la Universidad impidieron que fuera... (Tal vez las personas que dijeron que hiban tuvieron sus inconvenientes. Lo importante era cumplirle a los que fueron.. ¿No crees?)

Tómate un buen descanso... Tal vez así, todo mejore.

2:41 p. m.  
Blogger LuisCarlos dijo...

Por un lado, creo que le llaman "egoismo responsable" y no está nada mal aplicarlo de vez en cuando.
No todo el tiempo se puede ser la persona que mete la moneda en la rockola.

Por el otro, no tengo ninguna moral para hablar: soy otro con agendas líquidas.

4:34 p. m.  
Anonymous Catirestrepo dijo...

Aclaro que se escribe: iban y NO "hiban"...

Perdón :(

7:19 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal