12 may. 2008

Lo que faltaba

Me quedé sin apartamento. Aparentemente este país del sagrado corazón no cree mucho en los contratos o los compromisos, y de nada sirve pisar un apartamento para que se de el acuerdo que se va a dar en arrendamiento. Hoy nuevamente me toca salir en busca de un apartamento, y con el lastre adicional que tengo una cama comprada, y ningún lugar donde ponerla.

Hoy estaba de ánimo súper bajo. Desmoralizada sin razón aparente, con ganas de guardarme en un capullo y esperar la primavera. No sabía bien por qué... hasta que entró la llamada. En estos momentos, estoy sinceramente esperando qué más me va a pasar. Perderé el año, me asaltarán a mano armada, morirá alguien? Se romperá la portátil, me quedaré sin trabajo, me negarán la visa? Porque las malas rachas, como que a pares no vienen, siempre es en tres.

A ver vida, tírame todas de una mejor.

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal