30 may. 2008

De Zeppelins y John Malkovich



No sólo me pasa siempre, sino que además ese sueño lo he tenido. Ahí estábamos John Malkovich, quien había declarado su amor arrebatador por mi, subiéndonos a un zeppelin para escaparnos de la tierra cuya gravedad se estaba invirtiendo, todo explotaba a nuestro alrededor, volcanes erupcionaban al no tener gravedad que mantuviera la lava cerca al centro de la tierra, buscaba como salir. Ni bien estábamos acomodados, tuvimos que escapar, porque lenguas de fuego comenzarían a caer y todos sabemos lo que le pasó al LZ 129 Hindenburg.

Entonces John Malkovich (llamarlo solo John como que no cuela) y yo nos escondimos en el techo de una pérgola como la del Parque Central en San José, yo recordaba la aventura poseidón mientras mirábamos como la gente caía de la tierra al espacio sideral, muñequitos cayendo de la proa del titanic, solo que no había ningún mar que los recibiera. Obviamente el Sr. Malkovich y yo no pudimos ni darnos un beso. Por más que intenté que el sueño diera un giro más romántico, es difícil ignorar la muerte inminente todo a tu alrededor. Pero tuvo buenos detalles conmigo, consiguió cadenas y nos amarramos a los pilares de la pérgola, hasta que el cemento se comenzó a resquebrajar y salir en pedacitos flotando. Entonces nos soltamos y me acordé que en los sueños también se puede volar. Más como brincar, aprovechando la fluctuante fuerza gravitacional, íbamos de silla en silla, de copa de árbol a copa de árbol, caminando sobre techos de centros comerciales como si fueran el piso, y dándonos cuénta que suena maravilloso aprovechar para saquear, pero las puertas quedan demasiado arriba cuando el mundo está de cabeza.

Mis sueños apocalípticos son algo con lo que he aprendido a vivir. Nunca estoy relajada, disfrutando de vacaciones y tiempo a solas con un Malkovich o un Joe Black, o un Tristan de Leyendas de Pasión. No señor. Los sueños eróticos cuando logran colarse son como pesadillas en sí, porque me toca que me seduzca Danny de Vito con halitosis, o el Sr. Que Vende Tomates en la Esquina. O un taxista. Nunca son guapos o con buena higiene oral.

Entonces veo este comic y recuerdo todo esto. Los meteoritos, las explosiones nucleares, los zeppelin... y me doy cuenta que en realidad nos parecemos más de lo que creemos.

Gracias XKCD!

Etiquetas: , , , , ,

5 Comentarios:

Blogger Sebastián Dávila dijo...

o_O wow!

12:33 p. m.  
Anonymous xady dijo...

Super bacano el post..........
Muchas gracias por lo de la traducción y el post en Hiperbarrio.

Abrazos.

7:50 p. m.  
Anonymous gerente dijo...

añ menos tui sueñas y lo recuerdas, pero los que no soñamos?
y que prácticamente nunca recordamos nuestros sueños?
ni siquiera eso nos queda, ni una pesadillita por ahí toda espichadita, nada. . .

3:09 p. m.  
Anonymous AlejandroAngel dijo...

Estos son el tipo de rollos mentales que me gustan de los blogs personales.

Como conflictuados lo sueños no?

un saludo pues.

6:58 p. m.  
OpenID blueandtanit dijo...

muy raros tus sueños, al fin y al cabo no dejan de ser eso, sueños, hermoso lugar donde liberamos nuestra mente y todas nuestras represiones se van al carajo y simplemente vivimos, muy bacano tu escrito, ta loko.

1:58 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal