11 jul. 2008

aislada

Encerrada en mi casa, hago un par de citas para salir y verme con gente, pero no muchas. Me despierto temprano, trabajo, me acuesto temprano. Estoy siempre cansada. Trabajar remotamente tiene sus ventajas, pero las vacaciones nunca se sienten como vacaciones, siempre tienes algo ahí atrás puyando por avanzar. Hay que trabajar, trabajar, trabajar, y quieres trabajar y debes trabajar y salen cosas nuevas y hay que hacer tiempo para ellas también.

Hoy me acurruqué con las gatas en la cama y dormí hasta tarde. Hoy no quiero trabajar, no quiero salir, no quiero pensar en todo lo que hay para hacer. Hay tanta gente que me gustaría ver y no hay tiempo para verlos a todos. Me gustaría organizar una cena algún día en algún lado. Llegue todo mundo y ahí nos ponemos al día.

Entonces sigo. Escribo, procrastino, trabajo un poco.

Etiquetas: ,

1 Comentarios:

Blogger Carlos Guzman dijo...

Es difícil decidirse a descansar con el mismo entusiasmo (o sentido de obligación?) con el que nos ponemos a trabajar...
saludos!

7:58 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal