6 jul. 2008

De bodas

Es uno de esos posts cursis sobre gente que se casa y es feliz por siempre. Y me alegro mucho más porque sé que quien se casa no lo hace ni por moda, ni porque la deja el tren, ni para "amarrar" al novio. Lo hace porque es lo que le nace hacer con esta persona con la que quiere estar por el resto de sus días.

Obviamente a la hora del almuerzo tuvimos que comentar el asunto de "casarse o no" con los amigos.

Porque tengo bastante definido que eso de las bodas, hacer listas, conseguir vestido, encargar flores, organizar catering, que la despedida, que los anillos que las visitas... eso no es para mi. Nada de eso me emociona, es una estructura alrededor de un compromiso de la que podría prescindir. Pero el hecho de sentarte y pensar: Hey, podría pasar el resto de mi vida junto a este infeliz parcero... es priceless. Porque es una de esas decisiones que no se piensan, sino que se sienten. Y tal vez esa parte me da un poco más de envidia. El poder decir "sí acepto" sin dudas ni remordimientos ni pensando que el pasto está más verde al otro lado de la cerca. Sin tener esa voz en la parte de atrás de la mente saboteandolo todo.

La boda en sí fue espectacular. También fue la primera vez en mi vida que he visto a una amiga o amigo casarse. Es algo más personal. El hotel era de clima frío, tipo tirolés-suizo y muy elegante pero poco presuntuoso a pesar de ello. La comida estuvo genial, la decoración genial, la ceremonia estuvo corta y al grano, genial también. Mi amiga se veía divina en su vestido, el peinado, el maquillaje y los detalles, preciosos. Fue una boda de buen gusto: nada de lanzar ramo, ni quitar ligas ni mordisco de queque ni baile del billete.

Les deseo lo mejor a ellos dos, se lo merecen.




Type rest of the post here

Etiquetas: ,

3 Comentarios:

Blogger Alejandro González Estrada dijo...

Lo que pasa es que eso no te emociona querida porque aun no te ha llegado tu "Troy McClure" ;) Saludos partner.

6:31 p. m.  
Blogger Denise dijo...

Jiji... si fue el sábado y en Heredia... sé dónde estabas, sé hasta el postre chocolatoso :-)
Es hermoso, síp, y casarse en esas condiciones lo es aún más.

8:51 p. m.  
Blogger Bonnie dijo...

Por eso hay Las Vegas. Uno podria casarse en jeans o bikini! Viva Las Vegas!

7:41 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal