31 ago. 2008

Blogday

No son todos blogs, ni nuevos, ni diferentes ni completamente ajenos a nuestra realidad. Pero son los sitios renovados periódicamente por personas que no lucran de este oficio que me gustan, los que recomiendo y ahí se los paso:

Delebimba.com

Revista, magazin, página web hecha por jóvenes trabajadores ticos que sacan de su tiempo libre para invertirle ganas a este proyecto. Artículos divertidos, entrevistas, secciones graciosas e informativas... un gusto para leer y para ver, porque las fotos que usan son super pros. También tienen blogs, por si las moscas. Si no habla costarricense, es posible que necesite algún tipo de traductor.

craftster.org

Comunidad de gente que hace cosas por gusto y provecho. Costura, manualidades, jabones, lana, tejido, cocina, mejoramiento de la casa, bricolaje, arte... hay de todo para todos. Ta en inglich, y hasta ahora no he encontrado otras colombianas en el sitio.

This American Life

Podcast que retrata historias que le pasan a personas, todas alrededor de un mismo tema cada episodio. Me encanta la manera de dirigir el programa que tiene Ira Glass, y es excelente ejercicio para entrenar el oído en inglés. Mi única queja es q el podcast solo salga una vez a la semana.

CakeWrecks

Son fotos. De tortas. Todas horribles, feamente decoradas, con mala puntuación o de esas que uno duda de la capacidad mental de quienes las decoraron, pero más aún, de quienes pagaron por ellas.

You Knit What?!

igual que el anterior, pero sustituya las tortas por los patrones de tejido en malla, punto, dos agujas o como le diga. Son horribles. Patrones que uno no pensaria que nadie en sus 5 sentidos tejería y mucho menos usaría. Deliciosos.

28 ago. 2008

Ud si que no tiene nada q hacer

Usualmente cuando la gente no iniciada a la web se entera que uno vive metido en este mundo interactivo de la red, donde puedo tener amigos en diferentes países y estar al tanto de cada detalle de sus vidas gracias a mensajería instantánea, sus blogs o twitazos, cuando ven que tengo un blog en el que escribo y que publico en otro y que me la paso recogiendo "gotitas del saber" y compartiéndolas como la historia del gato con alas o el monje metalero, exclaman: Ud si que tiene tiempo, como que no tiene nada para hacer.

Lo irónico del asunto es que justamente esa gente que se deja decir ese tipo de comentarios son los que se sientan largas horas frente a un televisor y absorben todo lo que éste les mande. Farándula disfrazada de noticias, fútbol y más fútbol, novelas a granel y realities.

Cuál es la diferencia entre ver un reality y participar de un MMORPG como World of Warcraft? A mi parecer es que en el MMORPG activamente escoges caminos y rutas en vez de vivir vicariamente a través de lo que les sucede a unos patos en la pantalla y en el que la interactividad se limita a llamar o mandar mensajes de texto a un canal por 1800 pesos el minuto.

Irónico que en esta sociedad se considere tiempo bien invertido ver la tanda de novelas en la noche que actualizar páginas de la wikipedia, o subir videos de youtube, crear fotos de gatos con textos graciosos encima o escribir posts como este. Que una señora que se plante toda la mañana a ver El Arte Sano se piense que se ocupa mejor que una que se sienta a revisar en línea foros y blogs sobre las mismas técnicas, y que comparte las propias.

(Inspirado en este post)

Etiquetas: , ,

Tiempo

Ya en el post pasado dejé claro que mis energías no se están empleando en el mejoramiento del hogar... entonces, en qué es que las estoy usando?

Viendo películas, mayormente.


Tampopo:
película japonesa de 1985, recomendada por Murasaki
. Comedia con un propósito noble: hablar sobre la sopa Ramen, y la cultura gastronómica japonesa.

Once. Musical independiente irlandés del 2007. De esas películas que ganan premios de la academia y uno ni siquiera sabe que existían. Es buena. Qué digo. Maravillosa. Un soundtrack de impacto y lo deja a uno conmovido, una historia de amor y de amores. Y NADA de riverdance.

The Diving Bell and the Butterfly. Ya había leído el libro hace varios años y me había impactado por su tema: la vida de alguien encerrado en su cuerpo con el "locked-in syndrome". Con todas las capacidades mentales intactas, en un cuerpo que no responde. La película es narrada con una perspectiva de primera persona, vemos el mundo en su mayor parte a través del ojo del protagonista, quien escribió el libro pestañeando con su ojo bueno, la única parte del cuerpo que podía mover.

Garden State. Scrubs es de mis series favoritas, y cuando me enteré que Zach Braff dirigió y actuó en esta película me la tuve que ver. Él escogió personalmente las canciones de la banda sonora y ganó un Grammy por ello. El protagonista vive tomando medicamentos para controlar las emociones, recetados por su padre, y regresa a su pueblo cuando muere su mamá... and hilarity ensues. Los personajes tienen ese algo que los hace diferentes mientras podrían ser cualquier persona, incluso vecinos.

Ahí me cuentan si les gustaron.

Etiquetas: ,

26 ago. 2008

expectativas

Ya son 27 años de experiencia, debería tener una mejor noción de cuál porcentaje de mis planes a futuro se vuelven realidad. Y planear de acorde, o más bien, dejar de planear.

Viviendo bajo la tutela paterna, en mi mente bailaban imágenes de cómo serían las cosas cuando otra vez estuviera viviendo sola. Me veía activa y deportista, saliendo a las 6am con el frío de la madrugada a calentar suela contra pavimento y pegarme las trotadas en la mañana. Después de todo, correr es gratis. Lo hice UNA SOLA VEZ. Después decidí que ya q correr no era lo mío, me matricularía en el gimnasio de la vuelta y santo remedio. Este es el momento en que todas las mañanas encuentro la excusa perfecta: que está lloviendo a cántaros y no tengo sombrilla. Que tengo migraña, que me vino el periodo, que tengo clases, que tengo cita donde el médico, que tengo pereza y mucho sueño y mejor me acurruco bajo el cobertor de plumas y sigo durmiendo.

También se desplegaron nubecitas sobre mi cabeza donde me veía como la diosa doméstica. Repisas pintaditas y adorables con mis latas de saltinas todas esmaltadas del mismo color con etiquetas retro que dijeran "granos" "arroz" "café" "azúcar", etc. De repisa tengo la parte de arriba de la nevera y mis etiquetas retro consisten en pedazos de masking tape pintado con sharpie. Soñé con una mesita con mantel amarillo brillante y colorido donde serviría cenas para uno: que mis burritos de queso gouda, eneldo y pepino, que pasta con salsa pesto, que desayunito completo de arepa, quesito, huevo y chocolate. No tengo mesa de comedor todavía, el mantel anda guardado en el fondo de una maleta. Los chococrispis se han vuelto mi dieta Special K. Ni mencionar las noches sociales con sushi hecho en casa, o los asaditos en la terraza, siguen en proyecto. Todavía tengo 3 cuadros en blanco esperando que me llegue inspiración para pintarlos.

Tengo razones y excusas múltiples: llevo poco tiempo viviendo acá y he estado fuera la mayoría del tiempo. Todavía estoy tratando de establecerme con lo básico: sillas, mesas, nevera, cama. Que todo a su tiempo. El problema no es que estas cosas no se hagan, es que me haga la ilusión que sí lo voy a lograr, todo a la vez. Porque estos sueños son en grande.

Entonces decido conformarme con mini éxitos. Como sacar el taladro y poner el tubo para la cortina. Como cortar unas piezas de metal para hacer finalmente una banca. Como coser un par de puffs multicolores, como comprar un par de modestas sillas. Paso a paso. Sin perder la esperanza de que algún día, completaré mi lista de cosas "por hacer".

Etiquetas: , ,

24 ago. 2008

Ejército Nacional

Iba en el metro sentada al lado de una señora y su hijo menos de 2 años. Hay un muchacho en fatigas militares y su mochilita de visita a la casa. El niño ve al militar y esconde la cara asustado. La mamá le pregunta: Gerónimo, le tiene miedo al policía? El niño no asoma la cara ni por milagro. Creo que le hizo gracia a la mamá, porque cuando veía que el niño se olvidaba de la presencia del "policía" (como 30 segundos) la mamá volvía a preguntarle. El militar, de no más de 18 años, buscó en su bolsillo y sacó su escarapela que dice que es del ejército y al otro lado tenía una lista del código de honor. También sacó una tarjetita colorida, bastante trajineada, sobre el ejército. Al ratito se fue acercando al niño y la mamá. Le entregó la tarjetita al niño, y le dijo "para que no vuelva a tenerle miedo al ejército", y el niño la recibió, y se la mostró a la mamá y a la señora que iba al lado. La mamá le decía: dígale gracias al señor. El niño miraba al militar y escondía la cara, pero cuando el chico le extendió la mano, el niño se la agarró. La sonrisa del militar fue de impacto.

En ese momento pensé que el joven militar debió haberlo sentido como un pequeño triunfo personal.

Etiquetas:

18 ago. 2008

la cultura del ahorro

Soy Medea, y no tengo crédito.

Por ende, las cosas las compro en efectivo, al momento, en una sola dolorosa cuota.

Ahora que leía a Arias en El Kilo, creo que él y Wilde tienen un buen punto. En Colombia, vivir con el salario de miseria que pagan y sin crédito es no poder adquirir siquiera las necesidades básicas. Digamos que un salario mínimo es de 430 000 pesos.

Eso significa que trabajo 8 horas diaras de lunes a sábado, y digamos que me transporto en transporte integrado ida y vuelta. Pongámosle que sólo para ir a trabajar, me gasto 3000 por día, y de los 30 días del mes apenas tengo 4 días libres, me gasto 76 000 pesos en transporte en un mes, poniéndole poco. Me quedan 354 mil pesos para alquiler, ropa, comida. Alguien se ha fijado en los clasificados ultimamente? Una persona no puede vivir sola con un salario mínimo. Entonces pongámosle que comparte casa con alguien y paga 200 000 pesos por su pieza. Le quedan 154 mil pesos para comida y ropa. Si le da por comer por fuera, cada vez q lo haga, serán 10 000 pesos de eso que se restarían. Apenas tendría para 10 comidas por fuera, así que le toca comprar fríjoles, arroz y huevos. Y pobre si necesita champú, acondicionador, desodorante o detergente: cada uno de esos puede rondar en 8000 pesos lo más económico.

Y si necesita comprar nevera? No le queda otra que comprarla a pagos. Todos los meses estará tallado con la plata, pero podrá tener una nevera en la casa.

En cambio, yo, para comprar la nevera debo ahorrar. Una vez que he ahorrado, puedo comprarla. Pero a veces fallo en los cálculos.

Ahora tengo una nevera nueva en casa... la ironía es que este mes, no tengo con qué llenarla.

Etiquetas: , , ,

13 ago. 2008

Las olim-que?

Sin tener tele ni estar suscrita a un periódico, pasan los días como si no hubiera nada especial en ellos.

Si no fuera por twitter, ni me daba por aludida.

11 ago. 2008

Fe

Abrí los ojos a las 6:50am. Mientras me acurrucaba debajo de la delgada cobija y hundía mi cabeza llena de nudos en la almohada más profundamente pensaba en si debería darme la vuelta y seguir durmiendo o... algo tenía importante que hacer. Ese pensamiento irrumpía en mi mente y fue creciendo como un tsunami en mi cerebro. Algo... algo... algo. A... Aeropuerto! Miré nuevamente el reloj: 6:50. Mierda. No me habían llamado a despertarme a las 5 y a las 5:15 como había solicitado a la recepción. Mi avión salía a las 8:05 minutos, y se recomienda estar 2 horas antes en el aeropuerto. Mierda.

Me puse la ropa del día anterior, me amarré la maraña que hacía el papel de "pelo" esa mañana y agarré cuanta cosa estaba fuera de la maleta para salir corriendo. Un sobre quedó bajo la puerta sin que me percatara de él. Tuve que devolverme a medio camino porque llamaron del hotel a avisar que lo habían encontrado roto bajo la puerta. Más minutos perdidos. El taxista hacía zigzag, se metía por calles y yo nada más rezaba porque el vuelo se atrasara. "Que se retrase el vuelo, que se retrase el vuelo". Llegué al aeropuerto a las 7:20, corro a cambiar toda la plata en pesos mexicanos que tenía, me brinqué todas las filas y logré convencer a otros pobres que también estaban a punto de perder vuelos, pero después del mío, que me dejaran pasar. Mi cara de angustia, de "mi vuelo sale en media hora" creo que fue suficientemente convincente. Entonces el supervisor me señala a la ventanilla y me dice "ya es tarde, perdió el vuelo". Pido por favor, me quedo en la fila, ruego que alguien se apiade de mi y de mi maleta. Estoy dispuesta a dejar mis dos botellas de tequila, mi champú, mi perfume, los líquidos con tal de subirme con mi maleta en el avión.

De pronto la chica sube mi maleta en la báscula, le pega las etiquetas y me da los pasabordos: "la puerta de embarque todavía está sin definir". Whoa!Woohooo!
Salgo corriendo por el aeropuerto. Corro por los pasillos eternos con cuadros turísticos. Llego a información y no me sale la voz de lo agitada que estoy. Trago bocanadas de aire y mascullo la pregunta: me señalan hacia la sala y me dicen "no se agite, que tiene tiempo". Increíble pero cierto. Había tiempo. Pude llegar a la sala, seguir caminando para recuperar el semblante tranquilo y gastarme las monedas en un chai frapuchino de Starbucks que tuve que dejar en el counter a medio tomar porque no lo podía subir al avión. Agradecí a Dios por ayudarme con esta, por no tener que pagar un tiquete extra por perder el mío, por poder estar subida en el avión, por que mi maleta iba a llegar intacta y sin problemas.

Al final de cuentas, ya en el avión, medité. Llegó un momento en el taxi, mientras el conductor calibraba la velocidad de tal manera que todos los semáforos los agarráramos en verde que me di cuenta que no había NADA que yo pudiera hacer. Nada. Si iba a perder el vuelo lo perdería. Por más que me apurara, al no ser que se atrasara, estaba tarde. Llegar con media hora antes que arranque un avión no es suficiente. Me entró una paz. De esa que da cuando ya dejaste todo en otras manos. Y al final de cuentas resultó. Ni tengo claro qué cosas me olvidé en mi salida apresurada, pero sea lo que fuere, valió la pena. Porque llegué bien.

Etiquetas: , , ,

8 ago. 2008

Poder femenino

La conferencia parecía dividida en 2 facciones: la "seria" y científica y la social y comunitaria. En el bus escuché que hay muchos investigadores que dicen que no quieren volver a venir a estas conferencias porque "están muy sociales y no tan científicas". Ese es el problema de los investigadores: quieren separar una enfermedad de quienes lo padecen, y por eso es que no hay más apoyo a investigaciones de microbicidas y de nuevos mecanismos de protección. De hecho, la posibilidad de conectarme con personas de todo el mundo, activistas y proyectos de prevención y educación es lo que más me gustó de la conferencia. Pasé la mayoría del tiempo en la zona cultural y social, conocida como la Aldea Global. Y en la Aldea Global pasé la mayor parte del tiempo con un equipo de mujeres que me enseñaron muchísimo sobre equidad, derechos humanos, prevención y autoestima.


Entre las trabajadoras sexuales lo que vi es un culto a la mujer: a su habilidad de elegir lo que es mejor para ella misma, y no sólo elegir lo que dicta la sociedad que le conviene. Todos los días se enfrentan prejuicios que determinan que las mujeres necesitan escapar del trabajo sexual y "aprender otros negocios"... mientras los otros negocios no paguen lo mismo, en muchos lugares del mundo una mujer prefiere arriesgarse a la vida como trabajadora ilegal que la absurda explotación de las maquilas, donde tras de palo, un salario de hambre.

Lo más sorprendente para mi lo aprecié en 3 momentos específicos: en el desfile de modas Daspu de las prostitutas de Brazil, en la presentación teatral de Honey Bee, y en la fiesta de clausura donde Mariko Passion cantó. Estas mujeres trabajadoras sexuales y prostitutas brasileñas vienen en todas las formas, colores y tamaños. Va en contra de todo lo que nos enseñan a las mujeres: que para atraer a los hombres hay que ser delgadas, rubias, tetonas, calladitas más bonitas y vestirnos para impresionar. Y no. Son sexys y lindas y no se conforman a ningún estándar. Viven de ofrecer servicios sexuales, la gente les paga por su compañía, por sus habilidades y por unas horas con ellas. Tras de eso, son activistas constantemente educando a sus pares y a la comunidad en lo relacionado con derechos humanos y la protección de la salud. Se ríen en la cara de la convencionalidad que nos ha recordado a las mujeres cuál es nuestro lugar en la sociedad: siempre como ciudadano de segunda y a la sombra de otros, ajenas a lo que sucede con nuestros cuerpos, con hombres en el poder decidiendo qué es mejor para nosotras: que si el aborto, que si los anticonceptivos, que si la educación sexual, que si podemos usar o no minifaldas en público y en las oficinas gubernamentales. Las admiro.

Admiro la fuerza con la que defienden sus trabajos, sus decisiones de vida y luchan por la descriminalización de su labor. Porque tras de que lo que hacen es trabajo duro, les toca luchar contra la discriminación, la policía, el estigma por lo que hacen, y nunca nadie habla mal de los clientes. También admiro a mis amigas trans, porque ella también reciben discriminación inclusive más fuerte que las mujeres biológicas. Porque si algo aprendí en estos días es que los derechos humanos son para todos. Todos. todos. todos.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

6 ago. 2008

diversidad

Era como estar en una disco gay. Gente repartiendo condones y margaritas, música, drag queens, transexuales, trabajadoras del sexo, y de vez en cuando un plato con pasabocas para diluir el tequila. Sólo que era una fiesta organizada por el Open Society Institute de la organización SOROS para todos los becarios de su programa.

Un grupo de música con harpa y charangos y guitarras amenizaba la fiesta, y creo que podría suponer que era la fiesta más extraña donde hubieran tocado los músicos, con bailarines Camboyanos haciendo breakdance a ritmo de las rancheras.

Esta conferencia ha sido una serie de nuevos descubrimientos. Hay cosas sobre el VIH-SIDA que nunca había pensado en que fueran importantes. Hay actitudes que me cuesta entender de muchos que están en la conferencia: uno asumiría que un aliado de la causa VIH-SIDA estaría más abierto de mente para escuchar a las trabajadoras sexuales hablar por cuenta propia de cómo consideran que el trabajo sexual es eso... un trabajo más y no es explotación ni tampoco es trata de personas. Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. Pero acá también se encuentran a los mojigatos que no entienden cómo se maneja la situación.

Por ejemplo: en el hotel Sevilla donde me estoy quedando, segregaron la zona del comedor para delegados de la conferencia. La razón que dieron? "los demás huéspedes se sentían incómodos con los delegados por miedo al contagio". Esto me lo contaron de terceras manos, porque yo ni me he acercado al comedor, y no lo he experimentado en carne propia. Esta tarde tengo ganas de ir a preguntar y ver qué fue lo que sucedió y qué razones dan. Pero lo que sí sucedió es que los huéspedes de la conferencia que se enteraron de esto se pasaron de hotel. Esa decisión la tomaron en una ciudad donde no queda una habitación disponible en ningún hotel, así que creo que no se lo tomaron nada a la ligera.

Ahora que entraba a la Aldea Global, una zona más relajada y personal del evento, había una manifestación en el puro corredor. A un lado, un puñado de jóvenes con pancartas diciendo que los condones no habían disminuído los contagios de VIH, pero que la abstinencia sí. Al otro lado del corredor, las organizaciones juveniles, las trabajadoras sexuales y gente aliada andaba gritando que eran responsables por sus cuerpos y nadie más, y que sí al condón y la protección. El primer grupo no tardó mucho para irse por su lado y buscar otro lugar donde manifestarse.

Por otra parte, experimento mis propios prejuicios cuando veo tanto activismo a favor de los derechos humanos de los drogadictos que viven con VIH, o los derechos que tienen las personas seropositivas para tener hijos a pesar del riesgo de contagio. Su argumento es absolutamente válido el hecho de tener esta enfermedad no nos quita lo humanos, y también tenemos deseos, sueños y aspiraciones en nuestra vida, y no queremos ser definidos por un status como lo es esta enfermedad. Y pues todo mundo, independientemente de las decisiones que toma, es un ser humano, y tiene derechos que los deberían proteger. Lo mismo con el hecho que alguien con VIH-SIDA muchas veces no tiene acceso a medicinas de cuidados paliativos y manejo del dolor.

Igual llego a las charlas con un escepticismo, pero salgo de ellas convencida que tienen razón. Sencillamente pasa que uno nunca escucha de estas problemáticas. Es como si el problema fuera con otros. Algo que me ha quedado claro durante esta conferencia es que TODOS estamos en riesgo. TODOS. Los que somos monógamos y estamos con una pareja fija también. Porque uno nunca sabe. Uno cree conocer a alguien hasta que te das cuenta que te pegó algo. Pero ya por lo menos no pensaría que es el fin del mundo contagiarme de VIH. Porque en lo que he estado acá he visto tantos modelos positivos de personas positivas. Tanta gente que sigue trabajando duro por los derechos de otros, para que todos puedan acceder a los medicamentos que les salvan la vida, para acceso a salud, para acceso a un trabajo digno, a la no discriminación. Tanta gente que no se ha dejado morir por un diagnóstico. Gente que ha buscado una salida a poder vivir con una condición que no tiene cura. Y no puedo más que admirarlos.

Etiquetas: , , , , , ,

2 ago. 2008

Conferencia SIDA 2008

Pues acá estoy, en la Ciudad de México recibiendo una cantidad impresionante de información que voy digiriendo de a poquitos. Hay tantas facetas para la problemática del VIH y SIDA que ni me imaginaba. Estoy como en shock informativo, escucho, escribo, pienso y converso.

Uno de los temas que más me han interesado de lo que he escuchado hoy es el de las trabajadoras sexuales y el trabajo que hacen respecto a la prevención de VIH y SIDA. Sentada acá es difícil que cualquiera quede con cualquier prejuicio. Estas mujeres son de armas tomar, informadas, valientes y están haciendo su trabajo valer.

Ya hace unos años que conocí a una de las amigas de Sweetie (personaje de este blog por allá a finales del 2006) que laboraba en uno de los hoteles del centro de la ciudad, conquistando gringos por sumas importantes de dinero y viajes a los lugares turísticos del país. Este primer contacto con la prostitución así de cerca y contado de primera mano me quitó varias telarañas de la mente, y hoy quedaron erradicadas absolutamente.

El momento de oro fue cuando una mujer de Kenya le preguntó a Gabriela Leite, trabajadora sexual de Brasil y fundadora de la marca de ropa Daspu por qué se prostituía. Ella respondió sencillamente que "esa pregunta nunca se la hacen a personas que trabajan como abogadas, ingenieras o sicólogas. Sólo nos la hacen a nosotras. Preguntas que si recibiéramos plata suficiente para mantenernos no nos prostituiríamos, pero nosotras trabajamos como cualquier otro profesional. Claro que es por la plata, como cualquier profesión. No hay nadie que trabaje para regalarle la plata a otras personas, todos lo hacen porque necesitan dinero para mantenerse. Y también es por placer, igual que cualquier otra profesión. Pregúntele a cualquier ingeniero si hay días en los que no quiere trabajar o siente que no valió la pena tantos años de estudio, y los habrá. Igual hay días buenos. Lo que queremos es eliminar el estigma relacionado con este trabajo, el hecho que la gente se siente justificada en preguntarnos por qué."

Me quito el sombrero.

Type rest of the post here

Etiquetas: , ,

1 ago. 2008

De vuelos y aeropuertos

Aquella escena de Love Actually aflora en mi memoria cada vez que paso por un aeropuerto. La gente que espera a otros, aquellos que reciben a sus visitas con ramos de flores, banderitas, e inclusive, como me tocó en Bogotá cuando regresé de Costa Rica, con una grupo vallenatero. Cuando voy saliendo con mi maleta y miro a las ventanas donde se agolpan todas las personas, un montón de caritas redondas como naranjas en góndola de mercado. A veces llego y no veo a nadie, pero a decir verdad esas son muy pocas, usualmente entre el mar de personas está alguien de mi familia. Otras veces me toca esperar a mi que alguien llegue por mi, en ese caso me siento y estudio a las personas.

Me gusta adivinar qué viajero va con qué grupo. Casi nunca pego, pero me entretiene. Veo aquella familia con dos niños que sostienen flores y pienso: llegó la mamá. Y no, sale un señor bigotón y ahí queda encartado con dos ramos un poco desvencijados de margaritas africanas. Miro al chico metrosexual super fashion con zapatos impecables y anteojos oscuros gigantes que le oscurecen la mitad de su aburrido rostro. Me imagino que espera a la novia super modelo, cuando lo veo gritar emocionado "mamá! mamá! por aquí!". Las monjas son las que más me sacan de base. Las veo ahí, tranquilas esperando. Me imagino que viene alguna otra monjita y se van a ir a subir en una Vanette. Y no. Es una chica adolescente de esas que combinan las hebillas del pelo con los zapatos y los aretes y las pulseras y la ropa y pareciera que no se perdía un sólo episodio de RBD.

Otra cara aparte del aeropuerto se ve en las salas de espera. Yo he viajado bastante, pero siempre me siento como primípara. Me entra pánico que haya metido algún cortauñas por error, que tenga algo esta vez que será considerado un peligro. "este labial no lo puede pasar". "Esta aguja es un arma mortal". "No puede llevar Ibuprofeno". Antes existían reglas, pero ahora cada quien se hace una, todo depende de que genio se maneje el que te revisa el equipaje. Me compadezco completamente de aquellos quienes viajan por primera vez y miran con horror al momento donde se dan cuenta que eso de llevar solo equipaje de mano significa que tendrán que decirle adiós a TODOS los productos de belleza que llevan: champús, acondicionadores, cremas para peinar, cremas de manos, rasuradora, cortauñas, limas y demás. Pelean, lloran, patalean pero nada se puede hacer, excepto refunfuñar e imaginarse a las chicas que trabajan en esos controles repartiéndose el botín al final del día.

A veces después de migración sacan a alguien a un lado de la fila, a donde revisan a la gente por drogas, papeles que no estén en regla y quién sabe qué mas. Es una puerta que se ve poco amistosa, con una silla afuera donde se sienta el desafortunado individuo. Hoy era una nena con cartera de charol, pómulos exageradamente ruborizados y tacones altos, con aretes gigantes que se zangoloteaban con cada mascada que le daba a su chicle.

Después ahí en la sala de espera, cada quien esperando que pase el tiempo, aguantando hambre, esperando que lo que sea que den en el avión sea aceptable. Hoy hay mucha gente esperando, muchas modelos que me imagino que vienen saliendo de ColombiaModa, o que nada más habrán venido atraídas por las modas y precios bajos. Casi nadie conversa, y quienes lo hacen, lo hacen muy calladitos. Ahora es cuestión de paciencia y de mirar la tele, como si en realidad les importara.

Etiquetas: ,